viernes. 01.03.2024

Para muchos, la pasada ceremonia de los Premios Goya tuvo un ausente destacado: el mundo rural. La protesta de agricultores y ganaderos a las puertas del Ferial de Valladolid no tuvo eco de puertas adentro, donde el mundo del cine no tuvo ni una sola mención a lo que se viene viviendo en carreteras y calles durante las últimas semanas. Lo único que pudo verse fue el apoyo explícito que mostró un académico, el productor y director cántabro Rodolfo Montero de Palacio. Un apoyo que está lejos de ser puntual: lleva realizando desde hace décadas cine e iniciativas en el mundo rural.

“No era una provocación, era una forma de identificarme con ellos”, ha asegurado Montero en declaraciones a este medio después de difundir “en mi pequeño mundo de redes sociales” su “mensaje de apoyo y esperanza” al trabajo de los hombres y mujeres que “hacen que tengamos alimentos en casa”, del que se hicieron eco algunos medios. Con un lazo verde en solidaridad con el mundo rural (lazo que también puso a la gran estatua de Goya a la entrada de la ceremonia), Montero quiso mostrar un apoyo “sin ideología previa ni post”.

El ganador de dos Premios Goya no es un recién llegado a este mundo rural. Lleva décadas trabajando y luchando por dar visibilidad. Lo más reciente es su último proyecto, la Fundación Agro y Cultura, y la plataforma AgroCultura Tv, que tiene su sede en una antigua cuadra de San Martín de Elines, en Valderredible, su municipio natal. Pero antes de esto, su trayectoria siempre ha estado marcada por el objetivo de dar una imagen real de la cultura rural.

El productor Rodolfo Montero de Palacio, durante la presentación de AgroCultura Tv | Foto: edc
El productor Rodolfo Montero de Palacio, durante la presentación de AgroCultura Tv | Foto: edc

Prueba de ello es, por ejemplo, ‘El prado de las estrellas’, la última película de Mario Camus y que él produjo. “Era un canto al mundo rural”, afirma, al igual que otros títulos que llevan su sello como productor o director, desde ‘Las tierras altas’ hasta ‘Tudancos’ o ‘En la cuna del aire’, corto documental sobre los últimos niños en un pueblo y por el que ganó su segundo Goya en 2006 (el primero fue por otro documental, ‘El efecto Iguazú’, en 2003).

“Falta fundamentalmente ilustración sobre este mundo”, valora Rodolfo Montero, considerando que la imagen que suelen ofrecer televisiones, series o películas “se queda en los clichés”. “Siempre son los feos, los malos, los tontos”, lamenta, recordando que durante las reivindicaciones de estos días “suelen entrevistar a la gente más gañán”. Pero el mundo rural dista mucho de esa imagen.

El productor y director cántabro recuerda que cuando él era pequeño y cuidaba del ganado “llevaba mis cómics, claro, pero también libros” con los que aprendió de grandes referentes de la literatura y la poesía como Miguel Delibes, Julio Llamazares o el propio Camus, a los que considera “fundamentales” para entender mejor el mundo rural.

A LOS GOYA EN TRACTOR

Desde varios días antes de los Premios Goya, Rodolfo Montero ya aprovechó las redes sociales para dar visibilidad a su apoyo al mundo rural y las reivindicaciones de agricultores y ganaderos. Con el lema ‘A los Goya en tractor’, y consciente del poder de la imagen, su idea era llegar a la ceremonia en el “tractor de un amigo e ir con dos o tres amigos académicos”. Finalmente, y debido a las protestas y a la posible tensión del momento, se le denegó el permiso, algo que “entiendo perfectamente”.

Pero eso no le impidió mostrar su apoyo. Y fue el único que lo hizo cuando se bajó del autobús junto al resto de invitados. “Cuando me acerqué, al principio uno de los policías no me dejaba”, recuerda Montero, pero finalmente pudo porque “quería ir por mí mismo, no en representación de nada”.

“Hay que apoyar el mundo rural. Cada uno con su visión, pero apoyar”, ha reivindicado. Y reitera, siempre dejando la ideología a un lado. En su opinión, es posible que esto haya estado detrás de la ausencia de apoyo dentro de los Premios Goya. “Sé que hay mucho miedo” por el uso partidista que se está haciendo de las reivindicaciones, pero “no habría estado de más”.

De hecho, ha escrito a Fernando Méndez Leite, presidente de la Academia de Cine, para mostrar ese malestar. “Habló de Delibes, pero se quedó ahí”, recuerda. Precisamente, Delibes entró en la Real Academia Española con un discurso que luego se convirtió en un libro con el título ‘Un mundo que agoniza’, y a este respecto, Montero asegura que “llevamos tiempo agonizando”.

El apoyo del cine al mundo rural a través de la mirada y el trabajo del productor y...
Comentarios