sábado. 13.04.2024

El uso del teléfono móvil es una acción habitual en el ciudadano de hoy en día y esta necesidad puede llegar en cualquier momento. En cambio, no todos los momentos son propicios para conectar el aparato y tener una conversación o visualizar un contenido. A bordo de un vehículo, esta posibilidad se reduce a casos muy concretos y con la infraestructura adecuada.

La motocicleta es un medio que limita especialmente el uso del teléfono móvil, si bien hay determinadas situaciones en las que el acceso al teléfono está permitido. En cualquier caso y para circular con tranquilidad y garantías, además de evitar determinados comportamientos, lo mejor es contar con un seguro de moto a todo riesgo que proteja al conductor y a los pasajeros, así como al propio vehículo, frente a cualquier percance. 

RIESGOS

Sujetar el móvil con la mano cuando estamos conduciendo una motocicleta (u otro vehículo) está prohibido y supone una infracción grave que repercute en una multa, además de ser un riesgo para los pasajeros y para otros vehículos que circulan por la carretera. La pérdida de atención visual y mental, y la reducción de la movilidad en las manos, una parte del cuerpo esencial para la conducción, son los factores de riesgo que multiplican notablemente las opciones de sufrir un accidente. No es recomendable, por motivos evidentes, tomar riesgos en ese sentido. 

Una alternativa que también está prohibida es la de utilizar auriculares en los oídos durante la conducción de una moto, ya sea para escuchar un audio o como medio para mantener una conversación por teléfono. Esta acción significa que el conductor pierde mucha capacidad para escuchar todo lo que sucede a su alrededor y no hay que olvidar que los sonidos son fundamentales para entender la situación de cada momento en la calzada. Esta actuación supone una sanción con pérdida de tres puntos en el carnet de conducir, además del pago de una multa valorada en 200 euros. 

SOLO HAY UNA POSIBILIDAD

La normativa de la DGT contempla una posibilidad para hablar por el teléfono móvil cuando se conduce una motocicleta: el uso de un intercomunicador. La reciente reforma de la Ley de Tráfico lo autoriza. Es el manos libres adaptado a las condiciones de este vehículo.

Se coloca sobre una estructura adecuada, de manera que el teléfono no es manipulado con las manos, y el conductor puede escuchar los sonidos. La única condición para el uso de esta herramienta es que debe estar homologada, por lo que es recomendable preguntar a profesionales y acudir a centros especializados.

El intercomunicador también se emplea para el acceso a los servicios de navegación. ¿Cómo escucha el conductor el sonido y manda su mensaje al receptor? A través de un sistema instalado en el casco. De esta manera, el usuario está conduciendo su vehículo a la vez que mantiene una conversación o recibe las indicaciones de una guía de navegación. No tiene que utilizar sus manos en ningún momento para llevar a cabo esta acción. Es un método seguro, pues no desvía la mirada de la carretera ni supone una pérdida de atención.

Usar el teléfono móvil mientras vas en moto: se puede, pero solo en estos casos
Comentarios