lunes. 26.02.2024

A menudo, las sillas apilables tienden a ser confundidas con las sillas plegables. Aunque ambas están diseñadas con el mismo objetivo (ahorrar espacio), no son lo mismo.

Cuando hablamos de sillas apilables para oficina nos referimos a asientos que se agrupan verticalmente uno sobre otro una vez que han sido utilizados. Esto permite almacenarlos de una forma más optimizada y liberar espacio útil.

ESTAS SON LAS VENTAJAS DE LAS SILLAS APILABLES PARA OFICINA

Aunque las sillas apilables más comunes o convencionales son aquellas elaboradas a base de plástico, podemos encontrar otras tipologías en el mercado, por ejemplo, en madera, acero e, incluso, tapizadas y acolchadas.

Pero, ¿por qué son tan convenientes? A continuación, compartimos algunos de sus principales ventajas. ¡Toma nota!

Son versátiles

Hablamos de un formato susceptible de adoptar diferentes diseños a partir de una amplia variedad de materiales. Esto se traduce en una opción conveniente en todo tipo de contextos así como capaz de brindar cobertura a determinadas necesidades particulares. Desde su uso en salas de reuniones, hasta asientos principales o auxiliares para proporcionar mayor comodidad en las salas de espera. Su colocación estratégica puede traducirse en una amplia variedad de ventajas a largo plazo.

Optimización del espacio disponible

Sin duda, es uno de sus principales puntos fuertes. De hecho, en la mayor parte de los casos, la principal finalidad de sus adquisición responde ea necesidades en materia de diseño y aprovechamiento del espacio útil. Su concepto está planteado para brindar el máximo nivel de funcionalidad y comodidad sin que ello implique necesariamente la reducción de espacios y la supresión de los tan necesarios espacios muertos, especialmente, en oficinas de reducidas dimensiones y que necesitan de configuración que faciliten la circulación y los desplazamientos. Contar con sillas apilables permite recuperar el espacio utilizado una vez que se han cubierto su función. Tan solo basta con apilarlas y almacenarlas en un almacén o colocarlas en una esquina de la oficina.

Comodidad y flexibilidad

En general, las oficinas y salas de reuniones no tienden a contar con unas dimensiones amplias. A menos que hablemos de una compañía de gran tamaño, lo más probable es que sus estancias y departamentos tiendan a ser reducidos. En este sentido, la colocación de sillas apiladas permite reorganizar la distribución de forma sencilla y sin generar obstáculos atendiendo a las necesidades que surjan en cada momento. Basta con apilarlas y colocarlas en un lugar determinado cuando están en desuso. El resultado es un entorno que ofrece una mayor amplitud. Aunque a priori no lo pudiera parecer, la disponibilidad de algunos metros cuadrados puede marcar una importante diferencia en términos de comodidad.

Ligeras

Dado que están pensadas para ser apiladas y, por tanto, movidas de sitio regularmente, las sillas apilables para oficina tienden a ser ligeras. Optar por ellas se traduce en una experiencia de uso mucho más cómoda y amigable, especialmente necesaria en contextos de desgaste como los centros de trabajo en donde tras una larga jornada de trabajo, las soluciones ligeras y cómodas tienen un significado especial.

Económicas

Su asequibilidad se une a su funcionalidad. Las sillas apilables para oficina, a diferencia de lo que suele ocurrir con los diseños más tradicionales, tienden a ser económicas. En general, se comercializan en forma de packs que incluyen entre 10 y 15 unidades. Se trata de una inversión inteligente y altamente conveniente, especialmente, teniendo en cuenta que debido a sus características pueden adoptar diferentes estilos y diseños para garantizar su armonía con la estrategia o estilo decorativo de las estancias.

COMPRAR SILLAS APILABLES: ALGUNAS CLAVES QUE DEBES TENER EN CUENTA

¿Estás valorando la posibilidad de incluir sillas apilables en tu oficina? Si es así, toma nota. Aquí compartimos algunos consejos.

¿Qué cantidad de sillas necesitas?

Cuanto mayor sea el número de sillas apilables mejor. Al fin y al cabo, siempre pueden almacenarse en un lugar de la oficina al que acceder cada ves que se requieran.

¿Cuál será su función?

¿Estarán destinadas únicamente al uso de los empleados? ¿Te gustaría destinarlas también para la celebración de eventos? Cada empresa es única y cuenta con sus propias circunstancias por lo que es importante evaluar las necesidades antes de escoger el diseño más conveniente.

Su calidad es importante

Lo más recomendable es que no limites tu decisión al precio de venta. Valora la seguridad y el bienestar de tus trabajadores y evita las soluciones de calidad cuestionable. Al fin y al cabo, se trata de un componente que influirá de forma indirecta en el bienestar de los usuarios pudiendo comprometer su rendimiento e, incluso, a largo plazo, su salud. Por ello, es importante recurrir a una tienda especializada y que brinde ciertas garantías de calidad.

¿Qué hay de los materiales?

Como mencionamos anteriormente, existe una amplia variedad de materiales que pueden utilizarse para la fabricación de este tipo de sillas. Desde metal hasta madera, vinilo, plástico o resina, cada opción cuenta con sus características. Lo fundamental es que sean capaces de reunir comodidad, ligereza y resistencia.

Sillas apilables para oficina: Estos son sus beneficios
Comentarios