domingo. 14.08.2022

No hay descanso en Torrelavega. El verano está siendo especialmente movidito en el corazón de la Real Sociedad Gimnástica, que tras haber logrado el ascenso de categoría lleva semanas tratando de perfilar una sólida plantilla con la que poder competir a lo largo de la temporada entrante. La transición hacia la Segunda RFEF y el objetivo de la permanencia ha comenzado en la dirección deportiva del club, provocando hasta la fecha ocho salidas y media docena de fichajes, además de otras negociaciones que siguen activas y que terminarán de dar forma a la plantilla definitiva. Si todo marcha según lo previsto, el equipo podría postularse como uno de los favoritos en las apuestas online España, donde los primeros pronósticos ya lo sitúan como un candidato a tener en cuenta.

La Gimnástica afronta ahora este cambio de escenario a golpe de caras nuevas y con el rumbo de competición renovado, y es que no sólo las exigencias son distintas, sino que además el equipo estrena presidencia de la mano de Siro del Barrio. Los primeros movimientos del exfutbolista están siendo contundentes, siempre bajo la dinámica de refuerzo que piden las circunstancias. Del Barrio inició su etapa como presidente el pasado mes de abril y al cabo de las ocho semanas ya había firmado la primera de las incorporaciones blanquiazules; el club ejerció la opción de compra que tenía por el central Óscar Marotías, que estaba jugando en El Malecón en calidad de cedido tras su corto paso por el Recreativo de Huelva.

Fue este el inicio de una ronda de altas que todavía sigue con vida. Si bien es cierto que el radar en la búsqueda de futbolistas está más orientado a la juventud que a la experiencia, el caso de la portería es una excepción. El conjunto torrelaveguense ha invertido en la veteranía del guardameta Jorge Mediavilla, que llega con 29 años y 188 centímetros de altura procedente del Portugalete, donde ha ejercido como capitán. El portero cántabro acumula más de 130 partidos disputados y una trayectoria contrastada en la ya extinta Segunda División B. Cabe destacar que en su última temporada logró mantener su puerta a cero hasta en ocho ocasiones. Está por ver si logrará arrebatarle la titularidad a Alejandro Fernández.

También la línea defensiva empieza a tener otro aspecto. El lateral derecho cuenta ahora con los servicios del mexicano Iñaki Rosas, que aterriza en la Gimnástica para confirmar que a sus 21 años se encuentra en plena etapa ascendente. Inició el salto a la competición profesional con el Club Deportivo Vitoria tras pasar por el juvenil del Bansander y jugar en División de Honor con la Sociedad Deportiva Éibar. Con el cuadro vitoriano ha cosechado más de una veintena de partidos en Tercera División, definiendo desde ahí una polivalencia futbolística que le permite ser también un jugador con llegada hasta la línea de fondo.

Miguel Goñi será otro de los refuerzos que apuntale la zaga blanquiazul. El defensa central de 24 años viene de jugar en Segunda RFEF con el Laredo, donde ha demostrado tener una gran contundencia a la hora del marcaje, una buena capacidad de anticipación y un dominio del juego aéreo que puede ser aprovechado de cara al gol en las jugadas a balón parado. Su periodo de formación lo completó hace cinco años, y desde entonces ha jugado tres temporadas con el Racing B en Tercera División, otra con el primer equipo del club santanderino en la categoría de plata y las dos últimas con el cuadro laredano en calidad de cedido.

A su lado estará el central Miguel Gándara, un futbolista defensivo de 25 años especialmente versátil que puede adaptarse con facilidad al lateral derecho si el contexto lo requiere. La última temporada la ha pasado al servicio del Portugalete, pero su trayectoria va más allá de eso: jugó más de cincuenta partidos con el primer equipo del Racing de Santander durante tres cursos consecutivos. Después pasó a formar parte del Barakaldo en la Segunda División B, donde llegó a vestir la camiseta gualdinegra hasta en otro medio centenar de encuentros. Su corpulencia se encarga del resto.

En la línea de medios la novedad la protagonizan dos centrocampistas tan jóvenes como curtidos en labores de enganche y circulación de pelota. Por un lado, está Josemi Castañeda, el clásico jugador con capacidad de sacrificio que consigue mantener el tono defensivo en la medular de manera constante. Debutó hace seis años con el Racing y se sumó posteriormente a las filas de Las Palmas B y del Viitorul Constanta, un equipo rumano de primera división con el que sólo pudo disputar seis partidos; una rotura de ligamento cruzado lo mantuvo alejado de los terrenos de juego. A la sala de máquinas también se incorpora Javi Cobo, una pieza indispensable cuando la idea de un fútbol más vistoso y de toque planea sobre el esquema táctico del entrenador. Su currículum no deja indiferente a nadie: ciento diecisiete duelos en la segunda división B militando en conjuntos como el Racing, el Deportivo B, el Sporting B y el Izarra. 

Por el momento, este es el plantel que estrenará Sesi Fernández el próximo lunes en el arranque de la pretemporada. Dos meses y medio después del ascenso, la Gimnástica afronta ahora nuevos horizontes a lomos de la Segunda RFEF.