jueves. 26.01.2023

La elección del seguro de moto varía en función de las necesidades de cada motorista. Pero, ¿qué sucede cuando el vehículo es nuevo? ¿Qué coberturas debe incluir la póliza para contar con la mejor protección ante diferentes tipos de siniestro?

A diferencia del sector del automóvil –cuyas ventas descendieron–, el pasado fue un magnífico año para el mercado de la moto y los vehículos ligeros. Concretamente, según datos de la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), en 2022 se registraron 202.293 matriculaciones, lo que supone un incremento del 4,6% con respecto a 2021.

En el caso concreto de las motos, los concesionarios vendieron 175.525 unidades (+6,3%). Vehículos que, tal y como obliga la legislación española, tuvieron que ser asegurados por sus propietarios. Un trámite, advierten desde el sector asegurador, que suele plantear dudas a algunos usuarios. Por ello, señalan los expertos, conviene tener claro qué seguro de moto nos conviene más para un vehículo recién salido del concesionario.

¿QUÉ CUBRE EL SEGURO OBLIGATORIO DE MOTOS?

En este sentido, quienes estrenan moto han de saber que, al menos, deben contratar un seguro obligatorio. Por ley, este tipo de póliza incluye la cobertura de Responsabilidad Civil, encargada de cubrir los daños personales o materiales, hasta los límites legalmente exigibles, que el conductor asegurado pueda causar a terceros. De ahí que, popularmente, la opción más básica de aseguramiento sea conocida como seguro a terceros.

De igual manera, el seguro obligatorio incluye la garantía de Riesgos Extraordinarios. Asumida por el Consorcio de Compensación de Seguros, dicha cobertura brinda protección ante percances provocados por fenómenos naturales extremos como inundaciones o erupciones volcánicas. Y también a consecuencia de acciones violentas, intervenciones policiales o actuaciones de las fuerzas armadas.

Y a estas garantías, algunas entidades aseguradoras suelen sumar otras. Entre ellas, las coberturas de Protección Jurídica y Reclamación de Daños, unas de las más valoradas por los motoristas a tenor de la información facilitada por la patronal Unespa.

EL SEGURO A TODO RIESGO, EL MÁS ACONSEJABLE

Sin embargo, observan los profesionales consultados, el seguro obligatorio no es la mejor opción para una moto nueva. Salvo que, por motivos económicos, su propietario no pueda asumir una protección mayor, lo aconsejable es contratar un seguro a todo riesgo. Al menos, durante los primeros años. Ello es así porque cubre los daños propios causados al vehículo cuya responsabilidad sea del asegurado.

Y al tratarse de la modalidad más completa, un seguro de moto a todo riesgo también protege en situaciones de robo e incendio. Algo muy a tener en cuenta, puesto que los vehículos nuevos son especialmente codiciados por los amigos de lo ajeno. Y no están exentos de sufrir un cortocircuito o ser pasto de las llamas.

¿QUÉ OTRAS COBERTURAS SON RECOMENDABLES?

No obstante, observan los especialistas en productos aseguradores, es recomendable incluir en el  seguro a todo riesgo las coberturas de Accidentes del Conductor, Asistencia en Viaje y/o Equipamiento. 

Del mismo modo, recomiendan elegir compañías especializadas en la comercialización de seguros de moto y que faciliten elegir las coberturas que nos interese incluir en la póliza.

Comentarios