sábado. 20.04.2024

Existen instituciones en nuestro país que han logrado sostenerse a través de los años, ya sea porque son propias del Estado y necesarias para el funcionamiento del mismo, o porque simplemente son instituciones indispensables para la sociedad, como las entidades bancarias.

Existen múltiples factores por los que una institución perdura, pero en este caso particular queremos hablar sobre un centro de entretenimiento especial, El Gran Casino Sardinero.

¿Cómo una institución de este tipo ha logrado mantenerse vigente durante tantos años? Lo analizamos a continuación.

UNA HISTORIA CON MUCHO PESO

El Gran Casino Sardinero fue inaugurado en 1916 y era frecuentado por la burguesía adinerada y las élites de la época. Se convirtió en uno de los principales espacios para eventos, fiestas y reuniones en la muy visitada ciudad de Santander.

Su construcción fue en la plaza Italia del barrio de Sardinero, y sustituyó a un antiguo casino que estaba ubicado en el mismo sitio. Este último, también sirvió como salón de entretenimiento para las familias y personalidades más importantes de la ciudad y de la región por varios años.

Lamentablemente, el Gran Casino Sardinero padeció las prohibiciones al juego durante el siglo XX. Aun así, este espacio se mantuvo abierto la mayor parte del tiempo, tal como los casinos online de la actualidad. Aunque este mantuvo sus puertas abiertas con otro tipo de actividades no relacionadas al juego, como el uso de sus espacios para el teatro. 

Ahora bien, después que las prohibiciones fueron levantadas en el año 1977, este recobró importancia y se mantiene aún al día de hoy prestando sus servicios al público.

PARTE DE LA CIUDAD Y PARTE DE SUS HABITANTES

Los casinos en general no son indispensables para la sociedad, pero lo que sí es cierto es que son espacios de entretenimiento en el que las personas se distraen de su cotidianidad y comparten con otros. Esto último, la recreación y el esparcimiento de la población sí que es relevante.

El Gran Casino Sardinero, por su parte, ha contribuido a que Santander se afiance como un destino turístico por excelencia. La majestuosidad de su estructura, sumado a los distintos eventos que se celebran dentro de sus espacios, atraen a turistas y a pobladores de la ciudad por igual.

Y es que con el pasar del tiempo y, más aún, después de la remodelación que sufrió en el año 1978, este ha sido un espacio para todos. Atrás quedaron esos años donde solo las personas pudientes se recreaban dentro de esos muros tan elegantes.

Ahora, existe una cercanía a la población en general, y esto ha calado muy bien dentro de la ciudad. En sus instalaciones, por ejemplo, se celebran fiestas para recaudar fondos que son destinados a causas benéficas, este tipo de acciones son claves en la sociedad actual.

Y si hablamos del uso de sus espacios, como las salas de juegos, la sala de exposiciones o la terraza, ahora son áreas concurridas por todos. Inclusive, actividades como celebrar una boda o una pequeña fiesta son perfectamente normales.

¿Sigue vigente? Por supuesto, cómo no va a estarlo si su historia y su cercanía con la ciudad lo sostienen y lo mantendrán así, probablemente, durante muchos años más.

¿Qué mantiene vigente al Gran Casino Sardinero durante sus 107 años de historia?
Comentarios