domingo. 21.04.2024

El origen de las auditorías se remonta a principios del siglo XX, cuando se hizo evidente la necesidad de contar con mecanismos de control y verificación de la información financiera de las empresas. A medida que las empresas crecían en tamaño y complejidad, se hizo cada vez más importante contar con profesionales especializados en la revisión de los estados financieros.

En muchos países, los Servicios de auditoría para empresas están a cargo de organismos públicos o entidades reguladoras. Estas entidades establecen estándares y normas que los auditores deben seguir al llevar a cabo su trabajo. Además, se exige que los auditores sean independientes e imparciales, lo que significa que deben actuar de manera objetiva y sin conflictos de interés. 

¿CUÁL ES EL OBJETIVO PRINCIPAL DE LAS AUDITORÍAS?

Las auditorías contables y financieras, así como las auditorías de cuentas anuales, nacen de la necesidad de garantizar la transparencia y la fiabilidad en la información financiera de las distintas organizaciones. Estas auditorías se encargan de examinar y evaluar los registros contables y financieros para asegurar que reflejan de manera precisa y veraz su situación financiera y sus resultados. 

Así pues, su objetivo principal es brindar confianza a los usuarios de la información financiera, como inversionistas, acreedores y el público en general. Al proporcionar una opinión independiente sobre la veracidad y confiabilidad de los estados financieros de una empresa, las auditorías contribuyen a fortalecer la confianza en los mercados financieros y a proteger los intereses de los diferentes grupos. 

CIRCUNSTANCIAS EN LAS QUE ES OBLIGATORIA UNA AUDITORÍA

Una Auditoría obligatoria para empresas, es un proceso de revisión y evaluación que se requiere por ley o reglamento para ciertas organizaciones o entidades. Consiste en una revisión exhaustiva de los registros contables, financieros y operativos de una entidad para asegurarse de que cumplen con las normas y regulaciones aplicables. La auditoría obligatoria puede ser realizada por auditores internos o externos, dependiendo de los requisitos establecidos por la legislación o las regulaciones pertinentes.

Las auditorías son obligatorias para ciertas corporaciones que cumplen con criterios específicos. 

• Tener un volumen financiero superior a 5,7 millones de euros.
• Poseer activos por un total de más de 2,8 millones de euros.
• Emplear a más de 50 personas durante un año completo. 

Aparte de la verificación y comparación de datos financieros, que a menudo escapan al control de los gerentes de las corporaciones más grandes, también existe la medición de riesgos y la identificación de oportunidades de mejora. Estos diversos aspectos en conjunto aseguran que la empresa mantenga una estabilidad incuestionable, independientemente de su escala o volumen de actividades comerciales.

EJEMPLOS DE AUDITORÍAS OBLIGATORIAS

• Una de las circunstancias en las que es obligatoria una auditoría es cuando una empresa cotiza en bolsa. Las empresas que están listadas en el mercado de valores están sujetas a regulaciones financieras más estrictas y deben informar periódicamente sobre sus estados financieros a los organismos reguladores. Por ejemplo, en España, las empresas que cotizan en bolsa deben informar inmediatamente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre su situación financiera. 

• Otra situación en la que es obligatoria una auditoría es para las grandes empresas privadas. Estas entidades suelen tener un alto volumen de transacciones financieras y una gran cantidad de activos y pasivos. Para asegurar la integridad y la precisión de sus estados financieros, se requiere una auditoría independiente, ya que proporciona una revisión imparcial de los registros financieros de la empresa y ayuda a identificar posibles errores o irregularidades. Igualmente, las auditorías también pueden ayudar a las grandes empresas a mejorar sus prácticas contables y financieras, lo que a su vez ayuda a fortalecer su posición en el mercado.

• Por otra parte, las organizaciones sin ánimo de lucro que reciben fondos federales también están sujetas a la obligación de realizar una auditoría. Estas organizaciones, que pueden incluir fundaciones, asociaciones y otras entidades sin ánimo de lucro, deben rendir cuentas sobre el uso de los fondos públicos que reciben. Con una auditoría podrán garantizar que los fondos se utilicen de manera adecuada y se cumplan los requisitos legales y regulatorios. De la misma manera, las auditorías también pueden ayudar a las organizaciones sin ánimo de lucro a mejorar su gestión financiera y a demostrar transparencia y responsabilidad ante sus donantes y la comunidad en general.

¿DÓNDE SOLICITAR LOS SERVICIOS DE UNA AUDITORÍA DE CONFIANZA?

Una vez entendemos en qué consiste el proceso de análisis que emplean las auditorías, es imprescindible saber a qué empresas podemos acudir a la hora de solicitarlas. No hay que perder de vista que el acceso a la información privada de cualquier compañía puede poner en peligro el trabajo de todo un negocio, por eso es necesario contactar con expertos profesionales como los que encontrarás en Legalnet, especialistas en auditoría y assurance con los mejores profesionales en la materia. De hecho, no solo analizan cuentas anuales, sino que también prestan otros servicios de interés, como informes financieros, emisiones de valores, salidas a bolsa o asesoramiento financiero a largo plazo.  

Valores como la transparencia forman parte de la firma desde sus inicios, que cuenta con 15 años de experiencia auditando hasta 572 empresas, con una tasa de éxito del 100%.

Solo tienes que entrar en su página para comprobarlo.
 

Por qué, cuándo y cómo es necesario contratar los servicios de una Auditoría para empresas
Comentarios