domingo. 03.07.2022
CONSUMIDORES

Estilos decorativos de interiores para el hogar

Una forma de crear espacios ordenados usando solo lo más básico y funcional
Una forma de crear espacios ordenados usando solo lo más básico y funcional

En algún momento puede suceder que necesitemos conocer los estilos decorativos posibles para dar un nuevo giro a las instalaciones del hogar. Ya sea porque nos hemos cansado de la misma fórmula, porque nos mudamos a una nueva vivienda y queremos empezar de cero o por haber realizado una reforma, nos sobran los motivos para colocar esa mesa centro madera de la que nos hemos enamorado y diseñar un estilo propio con influencias de los estilos existentes.

No hay que olvidar que conocer las fórmulas de decoración más populares nos servirá para tomar nota, coger ideas, entender lo que nos gusta y adaptar el estilo a un concepto propio y personal. Se trata de usar la propia creatividad y gustos como tamiz de lo ya existente para encontrar el verdadero sentido estético que queremos trasladar a nuestro hogar. No es cuestión de copiar, sino de transformar, de adaptar, de reconfigurar una fórmula decorativa a nuestra personalidad.

EL NÓRDICO

Tendencia en boga en los últimos años. Su origen hay que localizarlo en países como Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia. Se basa en el uso de colores claros y objetos que se relacionen con la naturaleza, dejando que penetre y conquiste el espacio. Son bastante habituales, por tanto, los muebles de madera en crudo y de líneas sencillas y rectas. Las plantas son el objeto decorativo esencial.

EL RÚSTICO

La tradición de las casas rurales, transmitiendo armonía, naturaleza, bienestar… el uso de objetos antiguos relacionados con el campo es una señal de identidad de este estilo. Los colores tienen como función transmitir sensaciones cálidas. Los suelos empedrados, terrazo y lozas de barro. Así mismo, los muebles de madera, el mimbre y los objetos de cerámica son fundamentales.

EL MINIMALISTA

Una forma de crear espacios ordenados usando solo lo más básico y funcional. Así podría definirse este sistema. Bajo la premisa menos, es más, los colores combinando blancos y negros son la característica fundamental. Destacan las superficies lisas, el uso del vidrio y las maderas nobles oscuras, como el ébano, con pocos adornos y los muebles justos, ya que se trata de encontrar la armonía interior al llegar a casa, sin que elementos externos la perturben. En este sentido, las tumbonas siempre forman parte de los recursos mobiliarios que sí tienen permitida su entrada en estas estancias.

EL INDUSTRIAL

Inspirado en los almacenes del sojo neoyorquino, se trata de espacios abiertos y lofts que buscan abarcarlo todo con una mirada, por lo que la ausencia de tabiques y habitaciones es la norma. La decoración se basa en ladrillos y hormigón, lejos de tapar los materiales de construcción utilizados, se exponen como parte de la decoración.

EL ROMÁNTICO

Un estilo que busca llenar de pequeños detalles que marquen la diferencia, logrando identificar claramente quién es el propietario y el gusto que siente por ocupar un espacio propio, muy personal y auténtico. Es habitual que se utilicen recursos decorativos suaves y delicados. También, como norma general, recuerda a las casas y palacios del siglo XIX, buscando la misma belleza, apelando a los sentidos, queriendo cubrir el ambiente de un sentido atemporal muy acogedor. Los tonos blancos, pastel, las flores y velas… son parte necesaria para completar este estilo.

Otros ambientes de los que también se pueden extraer ideas para crear el entorno exclusivo del hogar son el art Deco, el náutico, el oriental, el ecléctico o moderno…

Comentarios