viernes. 01.03.2024

Debido al clima, la mayoría de las piscinas solo se disfrutan unos pocos meses al año, una pena dada la inversión que suponen y el esfuerzo que cuesta mantener el agua limpia.

Aquí, las cubiertas para piscinas de Vegametal pueden cambiar esto, pues gracias a ellas es posible alargar la temporada de baño muchos meses.

Hay varios tipos de cubiertas

Vegametal ofrece varias clases de cubiertas, ya que las fabrican, las diseñan e incluso las montan a medida. Así, vamos a poder tener la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Cubiertas planas

Este tipo de cubierta es un tanto distinta, puesto que está pensada para aquellos lugares de dimensiones más reducidas en los cuales la piscina ocupa una buena parte del espacio.

Así, cuando la piscina ya se deja de usar una vez que pasa el verano, esta se tapa con una de estas cubiertas planas que son transitables. También se pueden poner los muebles encima, así que es como si la piscina desapareciera.

Al estar tapada, la piscina se conserva mejor durante el invierno y con el agua limpia, lo que facilita ponerla en marcha cuando empiece la temporada de baño.

No hay que olvidar que se gana en seguridad, pues los más pequeños de la casa no se van a caer dentro, como tampoco tendrán accidentes nuestras mascotas.

Techos telescópicos

Otra variante son los techos telescópicos, los cuales se ponen a una buena altura y que aprovechan los elementos arquitectónicos de la vivienda, por lo que su colocación es más sencilla.

Traen un mando a distancia con el que se pueden abrir y cerrar, por lo que cuando el calor se comienza a ir los dejamos cerrados. Al estar hechos de policarbonato, un plástico, se crea un efecto invernadero que consigue que el agua no se enfríe.

Dicho de otra manera, la temporada de baño se amplía muchos meses y se le da un mayor uso a la piscina.

Cubiertas telescópicas

Cuando no hay elementos a los que fijar un techo, se fabrica la cubierta entera, la cual suele ser un poco más baja, pero hace el mismo efecto. Como en el caso anterior, se pueden motorizar los módulos y abrirlos con un botón.

Son muy estéticas y las hay de diversos tamaños, por lo que son aptas para cualquier piscina. En el caso de las más grandes, y si hay una zona amplia alrededor, incluso se puede crear una pequeña estancia exterior en la que comer o pasar el rato en los meses más fríos.

Si el clima acompaña, no es raro poder bañarse incluso en los meses de invierno cuando hace sol, pues dentro el ambiente es muy agradable.

Cubrir la piscina es una buena idea. Esto facilita mucho el mantenimiento, aporta seguridad y nos permite bañarnos durante más meses. Si estamos en una zona que no es demasiado fría, no sería nada extraño alargar la temporada de baño medio año más, con unos meses antes del verano y otros en otoño.

Disfruta del baño de tu piscina durante todo el año con una cubierta para piscina
Comentarios