martes 18/1/22
ANIMALES

Dieta BARF para perros y gatos: todo lo que debes saber sobre este tipo de alimentación

Dieta para animales
Dar la comida de las personas a los perros puede traer riesgos importantes para su salud

La dieta BARF es un plan alimenticio diseñado especialmente para las necesidades nutricionales de las mascotas. Conocer los alimentos que no pueden consumir los animales y aquellos que son ideales para ellos es necesario para garantizarles una salud óptima y fuerte. 

Dar la comida de las personas a los perros puede traer riesgos importantes para su salud. Algunos de los síntomas que pueden presentar los animales son: sobrepeso, enfermedades como la diabetes o incluso la muerte. Esto se debe a que la composición de algunos alimentos básicos para las personas hace que sean altamente tóxicos para las mascotas.

Las personas que tienen perros o gatos entienden lo difícil que resulta ignorar a sus mascotas cuando se sientan a su lado mientras comen. La buena noticia es que existen alternativas alimenticias ideales para cubrir sus necesidades. Comprar dieta Barf es una excelente forma de complacer los gustos de estos peludos y también de mejorar su salud, desde todo punto de vista. 

¿QUÉ ALIMENTOS NO DEBEN COMER LOS PERROS Y GATOS?

Antes de conocer qué es la dieta BARF y cuáles son sus beneficios, es importante tener en cuenta que los alimentos que los perros consumen no pueden sobrepasar el 10% de calorías que les corresponde diariamente. Muchas de las enfermedades más comunes en animales derivan de la obesidad, como por ejemplo, los problemas renales o daño en las articulaciones. 

La lista de alimentos que nunca debes dar a tu perro es bastante extensa, por eso conocerla es primordial, pues de esta forma se podrán evitar situaciones de emergencia. 

A continuación se presenta una lista con las comidas que resultan nocivas para estas mascotas.

CEBOLLAS Y DERIVADOS 

Tanto la cebolla como las cebolletas, chalotas y, sobre todo los ajos, tienen en su composición una sustancia llamada tiosulfato, la cual es conocida por causar un tipo de anemia grave en gatos y perros.

ALCOHOL

Las bebidas alcohólicas pueden causar, entre otras cosas, diarrea, vómitos, temblores y dificultad para respirar. En casos extremos, afecta al sistema nervioso central, lo cual puede ocasionar el coma o incluso la muerte. 

CAFÉ O ALIMENTOS CON CAFEÍNA

La ingesta de café, té, refrescos o bebidas energéticas lleva a los perros y gatos a un estado de intoxicación que se manifiesta en forma de hiperactividad, taquicardia, vómitos, hipertensión, fiebre, convulsiones y colapso. 

CHOCOLATE

El cacao es rico en metilxantinas, una sustancia altamente tóxica para los perros que genera hiperactividad, taquicardia, convulsiones, vómito, diarrea o incluso la muerte. Por ello, es importante tener este alimento completamente alejado de las mascotas. 

LECHE Y DERIVADOS LÁCTEOS

Los perros y gatos no tienen la capacidad de producir cantidades suficientes de lactasa, es decir, la enzima que ayuda a digerir los azúcares de la leche. Por esta razón, el consumo de productos lácteos puede causar diversas molestias digestivas. 

AZÚCAR Y DULCES

Los alimentos dulces son los responsables de la obesidad en los animales domésticos, así que es sumamente necesario eliminarlos por completo. Además, su ingesta también puede derivar en problemas graves de páncreas. 

Una cosa es que los perros coman las migajas que caen al suelo, y otra completamente diferente, es servirles un plato de comida pensado para personas. Por eso es importante conocer soluciones alimenticias como la dieta BARF. 

¿QUÉ ES LA DIET BARF?

La dieta BARF consiste en un plan de alimentación para perros a base de carnes crudas. Su nombre proviene del acrónimo de ‘Biologically Appropriate Raw Food’, o lo que es lo mismo, Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada en español. Sus defensores apuntan que de esta manera es posible brindar a las mascotas los nutrientes que los piensos y latas no tienen. 

Esta dieta fue creada por el australiano Ian Billinghurst, tras un estudio que parte de la premisa de que el perro es descendiente directo del lobo y, por lo tanto, su sistema digestivo es el de un animal carnívoro. 

Por ello, la dieta BARF propone una alimentación en la que la proteína animal es predominante, aunque en ella también se suelen añadir un porcentaje de frutas y verduras que sirven de complemento. 

Está formulada de la siguiente forma: 

60% huesos carnosos: alas de pavo o pollo, carcasas, cuellos, faldas o costilla de ternera, y muslos con carne.

20% carnes magras o pescado: filete, pecho o pescuezo de res, pechugas de aves, lomo de conejo, pescados como atún, sardina, anchoa, caballa o bacalao. 

10% vísceras y órganos: corazón, mollejas de pollo, hígado de pollo, ternera o res, o riñón.

10% frutas y verduras: pimientos, apio, lechuga, pepino, acelgas, zanahoria, espinaca, papaya, melón, mango, plátano.

Erróneamente, algunas personas consideran que preparar la dieta BARF y todas sus equivalencias es muy complicado, pero la verdad es que existen tiendas físicas y virtuales en las que se pueden adquirir menús preparados, según las necesidades. Las cantidades pueden variar según factores como el peso, el tamaño, la actividad física, la edad o la raza. 

Beneficios de la dieta BARF 

La dieta evolutiva en la que está basado este plan alimenticio influye directamente en la salud y longevidad de las mascotas. Sin embargo, aún hay muchas personas que se preguntan si en realidad es buena idea dar de comer a los perros huesos carnosos, carne magra, pescado, vísceras, frutas y verduras. 

Lo cierto es que la dieta BARF es una opción mucho más efectiva que los simples piensos o croquetas para perros. La unión de todos sus componentes trae increíbles beneficios, como los que se presentan a continuación: 

  • La dieta BARF proporciona una hidratación correcta, lo cual se manifiesta en un pelaje brillante y piel sana
  • El sistema inmunológico de los animales se ve fortalecido, así que resulta la forma perfecta para disminuir alergias e intolerancias
  • La dieta BARF favorece el tracto digestivo, ayuda a que las heces sean menos olorosas y evita los gases.
  • Disminuye el riesgo de sufrir obesidad. 
  • La dieta BARF también funciona como una excelente fuente de energía, después de consumirla, las mascotas se encuentran mucho más activas.   
  • La variedad en las comidas ayuda a que aumente el apetito.
  • Es una forma de disminuir el mal aliento, y además, contribuye a una mejor limpieza dental.

Conocer las necesidades nutricionales de las mascotas es la única manera de lograr una buena alimentación. Por ello, cada vez más propietarios de mascotas optan por alternativas como la dieta BARF para perros: una opción que permite que los animales tengan todo lo que necesitan para estar sanos y tener una larga vida.

 

Comentarios