jueves 2/12/21
TURISMO

La cuna de la civilización, el emerger de la humanidad, y la historicidad del turismo

Si hay un lugar perfecto el cual permite sumergirse en su historia y cultura mientras se lo visita es Grecia.
Acrópolis de Atenas
Acrópolis de Atenas

El país, como bien se sabe es cuna de grandes filósofos, y pensadores, además de importantes artistas y mantiene gran parte de su arquitectura original intacta, o por lo menos su mayoría aún continúa perdurando con el pasar del tiempo. De todas esas ciudades que replican este sentido altivo de seguir culturizando futuras generaciones de locales y turistas, podría decirse que Atenas es el núcleo y el punto de partida.

El romanticismo que despliega, y su combinación entre lo arcaico y lo moderno, resulta propio de una capital de su renombre, siento esto lo que termina conquistando el corazón de muchos turistas. Indudablemente tanto por esto, así como por muchos motivos, cientos de miles de personas deciden vacacionar en el país heleno cada año.

Antes que nada, lo primero a tener en cuenta, obviamente, son los meses recomendados en los que podrá realizar al viajar a Grecia. La temporada alta está comprendida entre diciembre, enero y febrero, los cuales debería esquivar si no desea pagar demás o hacer largas colas para cada actividad. Precisamente por ello, la agencia de viajes Greca.com recomienda viajar entre los meses de abril a junio o septiembre y octubre. En el caso de que así sea, además de disfrutar de un excelente clima a lo largo de toda su estadía, podrá evitar grandes aglomeraciones.

Atenas, nueva capital del viejo mundo: Considerando que es la capital, y centro cultural, económico y social del país. Sin duda alguna Atenas debería ser el punto de partida. Desde allí podrá visitar la Acrópolis, la metrópolis más famosa de todas. Básicamente, es una ciudad altiva que tenía funciones defensivas y se podían encontrar en la mayoría de las ciudades importantes. La segunda atracción a nombrar es el glorioso Partenón: el templo sagrado tallado en puro mármol blanco que consagra a Atenas como la protectora de Grecia.

El Peloponeso divino: La Moorea o el Peloponeso es una península griega, muy recomendada por los locales debido a su rareza, ya que es cortada por la mitad por el canal Corinto. Si bien aún no es explotada por el turismo, la búsqueda de tranquilidad podria ser su principal atractivo. Sin embargo, el fenómeno peninsular no es lo único que podrá visitar en Moorea. Existen otros diversos encantos paradisíacos, como: el Castillo de Nauplia, y las playas de Kalamata y Monemvasia, además del yacimiento arqueológico de Micenas.

Olimpia y el Coloso: Siguiendo con la moda del turismo arqueológico, y  situada en Élide, no podría quedar sin nombrar Olimpia. Además de ser el hogar de los primeros Juegos Olímpicos, el lugar solía utilizarse como un santuario muy popular en la antigüedad. El sitio se encontraba al pie del monte Cronio y pegado al torrente del río Alfeo. En su interior aún puede encontrarse en pie tanto el templo, como la estatua del Dios Zeus.

Las islas griegas, un paraíso terrenal: Teniendo en cuenta que Grecia consiste en un gran número de islas y archipiélagos relacionados culturalmente de alguna u otra manera entre sí. Las Cícladas es el archipiélago más famoso de todos. Allí se pueden encontrar ciudades como Mykonos o Santorini, que trae una gran cantidad de turistas desde hace años.

Su imponente belleza es suficiente para justificar tal condición. Así como las Cícladas, existen otros conjuntos de islas muy valiosas para la región, como las islas del Dodecaneso, siendo Rodas la más importante, tanto monetaria como culturalmente.

Las ruinas y los restos de guerra que perduran en la isla contienen la gracia que acredita su fama. En el centro de la ciudad, podrá caminar por la Ciudad Antigua, recorriendo así las viejas calles y el palacio del Gran Maestre, el cual en la actualidad funciona como un museo de historia griega.

Creta la grande, y la influencia veneciana: Como la isla más imponente de toda Grecia, y tan solo la quinta más grande de todo el Mediterráneo. El archipiélago cretense debería encabezar la lista de lugares a visitar en lo dura su estancia en Grecia. Además de tener una gran influencia cultural e histórica sobre toda la región, confirma dicho dominio en la actualidad mediante la Universidad de Creta, una de las más reconocidas de la zona.

Asimismo, la capital de Creta, Heraclión es otro de los imperdibles que no puede faltar. Allí podrá encontrar el mítico yacimiento llamado Palacio de Cnosos, albergado en las afueras de la ciudad. La fortaleza de Koules es otra estructura difícil de ignorar; un castillo que solía proteger el puerto de la ciudad.

Toda arquitectura de la ciudad reconoce sus orígenes, trasladando su historia tanto a las raíces venecianas, como a las minoicas. Por ejemplo, el Museo Arqueológico de Heraclión, contiene en su interior la más grande colección de arte minoico, cuya civilización fue la primera cultura de la Edad de Cobre en aparecer en la isla.

La República de Venecia construyó estos paradigmas a principios del siglo XVI. Es por ello, que en toda Grecia se venera la arquitectura veneciana. En Mykonos, por ejemplo, el barrio ‘Little Venice’ reúne miles de turistas. Y en continuación, con esta poderosa influencia cultural en la herencia de los habitantes de Creta, en Chania, otra de las ciudades más importantes de la zona ubicada en la costa noroeste, el puerto y el faro, ambos venecianos, que cuidan la entrada, rodean el Museo Arqueológico de Chania. Dentro del mismo, también podremos hallar objetos y antigüedades minoicas y venecianas que datan desde el siglo XIV hasta el siglo XVI.

Hasta en el lago Agios Nikolaos, se puede visualizar este replicar, esta traducción sociocultural, donde las góndolas (botes venecianos), y los gondoleros que manejan a las mismas, son idénticos a los del canal de la ciudad italiana.

Para finalizar este recorrido por las bellezas naturales, y la historicidad incluyente de tanto Grecia como la isla de Creta, deberíamos venerar ese andar divino que se respira desde que se arriba en el lugar. Y para ello, nombraremos a las dos playas más famosas que no podria dejar de visitar en su viaje a Creta.

La primera es Seitan Limania, una remota playa que se puede encontrar en la Península de Akrotiri, donde podrá maravillarse con uno de los atardeceres más hermosos y fascinantes del mundo. Mientras que la asombrosa Playa Elafonisi, es una bahía de arena rosada, y aguas turquesas localizada en la costa suroeste de la isla, la proporciona una de las vistas más increíbles que podrá hallar en todo el Mediterraneo.

Comentarios