lunes. 20.05.2024

Senderismo o escalada. Yoga en un parque o una playa. Hacerse unos kilómetros en bicicleta. O simplemente correr. En nuestro tiempo de ocio, el deporte, en cualquiera de sus disciplinas, debe tener bastante protagonismo porque es una fuente de salud para el organismo. ¡Tiene un buen número de beneficios!

Exceptuando esa parte del deporte considerada como profesionalismo o asociada a los grandes retos, la práctica de un deporte activo es tan positivo como recomendable para el común de los mortales. El organismo necesita ejercitarse, pero requiere que vayamos correctamente equipados según el deporte que se vaya a practicar. De lo contrario, ese ocio saludable puede desencadenar algún percance físico.

EQUIPARNOS EN UNA TIENDA DE DEPORTES

Por tanto, es muy recomendable adquirir ese equipamiento en una tienda de deportes, donde nos ayudarán a resolver todas las incógnitas acerca de cómo equiparnos correctamente. Escoge ropa cómoda; que sea deportiva y apropiada a cada deporte; que sea de tu talla; que sea de un tejido que te permita no sentirte siempre húmedo ni con un exceso de calor, por ejemplo. Son algunos consejos que seguro recibirás en tu tienda de confianza.

Al comprar el material necesario en la tienda de deportes, el siguiente paso será ser constantes en la práctica de ejercicio, recomendándose entre dos y tres días (dedicando entre media y una hora de nuestro tiempo) por semana.

Si conseguimos ser constantes (consejo: elige un deporte que te guste), el cuerpo lo agradecerá, porque sentirás los innumerables beneficios que conlleva el deporte:

• Más vitamina D: aprovechando que los días son más largos y con más horas de sol (tiempo primavera-verano), es aconsejable practicar deporte al aire libre para que éste consiga elevar tus reservas de vitamina D, lo que repercute en unos músculos y huesos más sanos, evitando además padecer enfermedades cardiovasculares. Por otra parte, nuestras defensas se harán más fuertes.

• Mejoras psicológicas: el contacto con el aire puro y el ejercicio ayuda a estimular nuestra actividad neuronal; a ir sintiéndonos mejor físicamente con la consiguiente mejora de la autoestima; a liberar tensiones; a aumentar nuestros niveles de felicidad y, entre otras cosas, ayuda psicológicamente a emprender nuevos proyectos con mayor ilusión.

• Control del peso: la mayoría de los trabajos son sedentarios y si no cuidamos nuestra alimentación, el cuerpo necesitará ese necesario equilibrio calórico. El deporte nos ayudará a estar en forma.

• Mejor salud: la practica de ejercicios con cierto nivel de intensidad nos ayudará a la prevención de enfermedades. La elasticidad de nuestros músculos será mejor y nuestros huesos serán más fuertes. Eso sí, hay que coordinar el ejercicio con una correcta alimentación y un descanso correcto.

• Socializar: el ser humano necesita estar en contacto con otras personas, y uno de los beneficios del deporte es relacionarse con otras personas que también practican esa actividad.

Éstos son algunos de los beneficios que encontramos realizando deporte al aire libre, pero ¿conoces alguno más? Seguro que sí, y más si se trata de realizarlos al aire libre y en contacto con la naturaleza. En estos meses primaverales, en las horas de menos calor en verano, es buena idea retomar el compromiso no ya de ponerse en forma, sino de activarse en cuerpo y alma. 

¿Cuáles son los beneficios de hacer deporte al aire libre?
Comentarios