martes 24/5/22

Tener un seguro para tu hogar es muy recomendado en ciertos casos, así como obligatorio en casos de hipoteca. Por otra parte, no hay que olvidar que el hogar es un sitio muy importante. Es donde reside la familia, donde las personas invierten la mayor cantidad de su dinero. Por lo tanto, las pérdidas materiales en el hogar se convierten en algo grave. Es un problema que puede suceder en cualquier momento. Por eso, hay que estar prevenidos para contar con solvencia en caso de un siniestro, desastre o problemas en el hogar.

Hay diversas opciones de seguro de hogar en el mercado. En el caso de la región de Cantabria, hay interesantes comentarios de los seguros de hogar nueva generación ofrecidos por empresas como Luko, la cual es de origen francés y ha logrado posicionarse muy bien en el segmento asegurador. En el caso de los seguros para el hogar, cuenta con excelentes paquetes y promociones. Además, muy cómodas formas de pago y ofertas por diversos programas; como por ejemplo, sus descuentos por referidos.

¿CUÁNTO ES NECESARIO UN SEGURO PARA EL HOGAR?

En general, siempre es necesario tener uno seguro para el hogar. Nunca se sabe cuándo puede ocurrir un incendio, explosión de sistemas de gas, un cortocircuito o una inundación que afecte los suelos y mobiliario. Asimismo, estos seguros también cubren problemas de hurtos y otros inconvenientes.

No obstante, la contratación de un seguro para el hogar suele siempre quedar a discreción. Sin embargo, hay un par de circunstancias donde las leyes y protocolos de España exigen contar con uno de estos seguros: en caso de una hipoteca o en ciertos contratos de inquilinato. Veamos algunas explicaciones a continuación:

  • En caso de hipoteca: es una exigencia de los bancos para otorgar estos créditos. La razón es que la propiedad queda en manos del banco en caso de que el cliente no pueda cumplir la hipoteca. Entonces, el banco exige que el cliente tenga un seguro de cobertura del inmueble.
  • En caso de alquiler: es una medida de protección al inquilino, aunque no siempre es obligatorio. Su premisa es que, quien paga el alquiler, no es el dueño del inmueble y no puede hacerse responsable por accidentes, siniestros y otros eventos similares. Por eso, se exige que quien alquila tenga el inmueble cubierto con un seguro.

Sin embargo, siempre es recomendable un seguro para el hogar. No hay que olvidar que perder el hogar puede ser algo trágico, dejando a las personas sin un techo. Por eso, es 100% recomendado contar con un seguro que permita recuperar el valor monetario y poder hacer reparaciones, o bien invertir en otro inmueble de residencia, así como recuperar los bienes perdidos por un incidente en el hogar.

LAS DIVERSAS COBERTURAS QUE OFRECE UN SEGURO PARA EL HOGAR

Una empresa como lo es seguros Luko ofrece muchas alternativas. En España, se ha convertido en una de las más importantes en 2022. No hay que olvidar que, en territorio español, hay un auge inmobiliario. Por lo tanto, los seguros relativos a inmuebles cobran importancia; como sucede con el caso de los seguros con coberturas del hogar. 

Una consulta frecuente atañe a las coberturas de un seguro del hogar. Al respecto, mencionamos lo ítems más importantes que se deben considerar en estos contratos con las aseguradoras: 

Responsabilidad Civil

La cobertura se encarga de cubrir los gastos de accidentes sucedidos a terceros en el hogar. Es algo importante, ya que si ocurre un siniestro o incidente grave; entonces el dueño del inmueble es quien debe cubrir los montos de hospitalización, indemnización y de otra índole.

Robo y hurto

En tales casos, se pierden bienes de valor que deben estar inventariados y colocados en las cláusulas del seguro de hogar. Es importante colocar la debida denuncia en caso de ocurrir un delito de este tipo.

Rotura de cristales

Por diversos motivos (tormentas, objetos arrojados, accidentes, etc.) los cristales se pueden romper. Por eso, se recomienda asegurar todos los cristales del hogar.

Explosión e incendios

Es algo que puede acontecer: bien sea por un cortocircuito, fallo en instalación de gas, o bien por ignición de materiales flamígeros (papel, querosene, etc.). 

Daños por agua

Es otro de los problemas que puede afectar a un inmueble. Por ejemplo, en caso de fuertes precipitaciones o cuando se rompe una tubería. En tales casos, pueden acontecer severas filtraciones o que se deterioren muebles y materiales. 

Daños eléctricos

Pueden ocurrir por un cortocircuito, o bien por sobrecargas de tensión. En tales casos, se pueden generar chispas; o bien que los circuitos queden dañados. Un fallo de electricidad puede desencadenar llamas, o bien que muchos aparatos se dañen por una elevación inesperada de corriente. 

Comentarios