sábado. 02.07.2022
CONSUMIDORES

Consejos para comprar un reloj de lujo

Dentro de la relojería, que es un universo por descubrir, los relojes de lujo son cabalmente los elementos de mayor demanda. Difíciles de encontrar en distribuidores oficiales, difíciles de negociar a buen precio en mercados de segunda mano o como productos usados, el mundo de los relojes de lujo implica conocimiento y tomar las decisiones adecuadas.

Reloj de lujo
Reloj de lujo

De más está decir que tener un reloj de lujo se ha convertido en una tendencia creciente, porque aparte de ser elementos de distinción, categoría y estilo, también pueden ser completamente productos de inversión, cuyo porcentaje de rentabilidad puede llegar a ser bastante interesante, incluso por encima de varios valores utilizados como refugio, si bien es cierto que en el gran porcentaje de los casos, los relojes de lujo se pasarán de generación en generación, y rara vez se vendan después.

Considerando que las intenciones de compra pueden estar sujetas a distintos intereses, los consejos para comprar correctamente un reloj de lujo no varían en lo absoluto.

DISTRIBUIDORES OFICIALES, SIEMPRE

Salvo que se tenga una connotada experiencia en el mundo de la joyería, y específicamente en el mundo de los relojes de lujo, comprar en mercados de segunda mano, casas de subastas y demás es un riesgo bastante importante, tanto para la integridad del interesado como para las decisiones u oportunidades que pueda realmente lograr.

Lo mejor es siempre buscar distribuidores oficiales, algunos no de la marca como tal, pero sí empresas que se han convertido en partners de las principales fabricantes del mundo, como el caso de Peyrelongue Chronos, distribuidor oficial de Rolex México y de otras marcas de lujo.

Comprar en sitios como este garantizará el mejor precio, mayor variedad incluso con modelos nuevos, a menudo disponibles solo años después y en mercados de segunda mano, aparte de la seguridad, la confianza y la privacidad que este tipo de negocios ofrece a sus clientes.

PRIMERO LA MARCA, LUEGO EL MODELO

Es uno de los consejos habituales de todos los maestros de relojería. Cada marca tiene detrás una filosofía adquirida a través de los años, procesos de fabricación de piezas artesanales y únicos, aparte de una predilección por determinadas funciones o materiales. Decantarse por una marca significa empatizar y compartir su elegancia y su forma de ver la relojería y la alta joyería. Es, por ende, la primera gran y buena decisión.

Luego está el tema de los modelos. Desde luego, no todos pueden permitirse un Rolex Daytona, pero dentro del icónico fabricante suizo hay decenas de posibilidades, o incluso, si no es la marca, o si se considera más de una, las posibilidades de encontrar el reloj de lujo adecuado y por el presupuesto esperado serán mucho mayores.

UNA INVERSIÓN INTELIGENTE

A nivel mundial, la inversión en relojes de lujo y productos de alta joyería en general se han incrementado gradualmente en las últimas dos décadas, casi en contraposición a la confianza en los sistemas de ahorro convencionales. Y es que el rendimiento de esta decisión, que como se decía, tiene un gran mercado de segunda mano, permite que sean no solo productos que valga la pena coleccionar, heredar de generación en generación, sino también comprar para invertir o protegerse de la inflación, teniendo una gran posibilidad de venderse por un precio mayor al que se ha comprado.

Para que ello ocurra, por supuesto, conocer lo básico del sector, de las marcas y de los modelos -cada uno con su historia particular- y dejarse asesorar por especialistas, de ser posible acudiendo físicamente a los establecimientos varias veces antes de tomar la decisión, puede ser la mejor forma de acertar desde el primer momento en la elección de un buen reloj de lujo.

No en vano, tener un reloj de lujo y tener una historia que contar alrededor de él tiene incluso un mejor poder de venta que tener los modelos más recientes y exclusivos. Y allí, el conocimiento y la buena asesoría son elementales.

Comentarios