domingo 22/5/22

La sociedad en la que estamos inmersos requiere el uso continuo de aplicaciones, correo electrónico o incluso juegos para distraer la mente.

Se dice que internet recoge solamente personas jóvenes o adultas y nadie enseña a los mayores a saber utilizarlo bien, pero lo cierto es que más de un 50% de personas mayores lo usan a menudo y muchas horas seguidas. Además, actualmente existen diversas plataformas virtuales para ayudar a los mayores, como Internetizados.

HERRAMIENTA DE CONTACTO CON OTRAS PERSONAS

Para que los mayores sientan ganas de iniciarse en el mundo de la tecnología y la informática de una forma más profesional se puede empezar haciéndoles ver que es una manera de estar continuamente en contacto, ya sea con familiares o con personas que hace tiempo que no ven.

Los mayores que no utilizan estos servicios es porque no tienen la información adecuada o simplemente han desistido por no verse capaces. Esta idea puede cambiar haciéndoles ver que con un simple clic pueden tener a un amigo o familiar delante y hablar el tiempo que quieran con ella o él.

ENTRENAMIENTO DE LA MEMORIA Y LA LÓGICA

Otro punto que puede hacer que los mayores quieran estar internetizados como el resto del mundo es que puede mejorar muchos aspectos de su vida cotidiana:

  • Entrenamiento de la memoria mediante juegos o aplicaciones específicas para este tipo de casos.
  • Conocer recursos de calendario o notas para organizar su día o apuntar cualquier evento que quieran recordar.
  • Trabajo de la lógica con recursos de internet.
  • Realización de un diario. Muchos mayores se adentran en el mundo de internet para escribir lo que hacen día a día, a modo de potenciar su escritura y refrescar momentos.

MITOS DEL MUNDO INFORMÁTICO SOBRE LOS MAYORES

En muchos casos se oyen frases como que los mayores no necesitan la informática y el acceso a internet porque no es de su época y tampoco lo van a entender nunca. Eso es un gran error: las personas mayores tienen todas las capacidades de estar al día de la informática y estos estereotipos solo aportan aspectos negativos y denigrantes hacia ellas.

Pueden comenzar con una ayuda de manera más autónoma (a muchos mayores les encanta ser autodidactas e ir viendo cómo se realiza algo a lo que quieren llegar) o con clases específicas de alguna herramienta o pautas para la navegación. Así, serán conscientes de su progreso y capacidad de cómo han podido llegar a hacer sin ayuda un guardado de imágenes, renombrar documentos o editar un texto de manera autónoma, comprendiendo todas las posibilidades.

No deberíamos inculcar a alguien que, por el mero hecho de ser mayor, no pueda hacer algo. Lo más viable para que los mayores estén internetizados e inmersos en el mundo virtual que hoy en día nos atrapa es empezar con lo que más les llame la atención e ir incluyendo cada vez más contenido: reconocimiento de sistemas operativos, software de base, conexión wifi o el entendimiento del manejo del teclado; gracias a guías de ayuda disponibles en internet.

Comentarios