jueves 21/10/21
SALUD

¿Cómo hacer un uso responsable de los suplementos para la pérdida de peso?

El sabor de algunos tés no es igual con agua embotellada que con agua del grifo
Los suplementos para la pérdida de peso se pueden clasificar en función de muchas variables

La fórmula más sana para perder peso es aprender a llevar unos hábitos alimenticios equilibrados, con la ingesta de alimentos de alta calidad nutricional, dejar a un lado la práctica de la comida emocional, y completar todo esto con buen descanso y la práctica de ejercicio físico moderado de manera periódica, junto con un estilo de vida activo.

Esto, que parece sencillo anunciado en cuatro líneas, es lo que promulgan nutricionistas, dietistas, endocrinos y profesionales de la salud en general, pero no es nada fácil llevarlo a cabo.

Hay otras fórmulas que pueden resultar efectivas, como iniciar dietas y regímenes alimenticios muy estrictos, con privación de ciertos grupos de alimentos, pero que tienen como contrapartida el temido efecto rebote.

Los expertos son claros con este tema, la situación ideal es alcanzar el peso deseado, siempre que este sea saludable, a través de buenos hábitos alimenticios, pues son los que se van a poder mantener por más tiempo y llevan aparejado una mejora en la salud, o al menos una menor incidencia de diversas enfermedades.

En todo este proceso, ¿en qué lugar quedan los suplementos nutricionales? Los hay de todo tipo, energizantes, para adelgazar, para ganar en masa muscular, los destinados a cubrir ciertas carencias de la dieta… Muchos de ellos ofrecen resultados muy potentes, pero su consumo para la pérdida de peso puede ser contraproducente si no se llevan a cabo ciertas pautas. Te contamos cómo hacer un uso responsable de estos suplementos.

¿QUÉ SON LOS SUPLEMENTOS ALIMENTICIOS?

Los suplementos alimenticios o nutricionales son pastillas, gotas, comprimidos o polvos que se añaden a la dieta y ayudan a conseguir determinados objetivos. Nunca han de plantearse como elementos sustitutivos de un régimen alimentario, sino una ayuda extra para cubrir algunas deficiencias.

Su ingesta debe ser aprobada, o al menos recomendada, por un profesional sanitario o un nutricionista titulado, ya que el exceso de algunos nutrientes puede ser tan peligroso como el defecto. Existen suplementos para cubrir varios objetivos: compensar dietas faltas de nutrientes o vitaminas esenciales o ayudar en la pérdida de peso, ente otros.

Dentro de los suplementos para adelgazar, que son muy populares, un apunte importante es que la simple ingesta de ellos, en dosis recomendadas, no garantizan la pérdida de peso, pero sí contribuyen a ello cuando se combinan con dieta sana y una mayor actividad física. Lo hacen por el efecto saciante, porque bloquean la absorción de grasas o hidratos de carbono y porque activan el metabolismo. Fortikux es uno de esos suplementos interesantes por sus componentes, que muchos de ellos son muy conocidos por sus efectos demostrados empíricamente.

LA CAFEÍNA, EL TÉ Y LOS BATIDOS DE PROTEÍNAS

Los suplementos para la pérdida de peso se pueden clasificar en función de muchas variables, pero una de ellas es atender a cuál es su componente mayoritario. La cafeína, por ejemplo, es un elemento esencial en estos productos.

Esta sustancia está presente en el café, el té, la yerba mate, el guaraná y otras muchas hierbas. Es un estimulante que acelera mucho el metabolismo de las grasas y activa la demanda de energía. Además, en dietas equilibradas pero con bajo nivel de calorías, ayuda a aliviar la sensación de cansancio.

No obstante, su ingesta debe ser moderada, pues el exceso de cafeína produce insomnio y genera excitación nerviosa. Con este producto hay que dosificar bien las tomas, atendiendo siempre a las indicaciones del fabricante y de los expertos en nutrición.

Otro grupo de suplementos adelgazantes son los que tienen al té verde como componente esencial. El té verde, más allá de contener cafeína, tiene también propiedades antioxidantes y diuréticas. A su vez estimula la actividad termogénica, la quema de grasas.

El té verde ayuda a que el tejido adiposo de movilice y que no haya retención de líquidos. Es habitual encontrar esta sustancia formando parte de comprimidos, pero también para su consumo en infusiones, con otras hierbas aromáticas.

Una última opción son los batidos de proteínas. Aunque pueda parecer que su uso es solo recomendado para personas que quieren aumentar el nivel de masa muscular, su ingesta para adelgazar es apropiada en periodos de tiempo cortos, porque sustituye la ingesta de grasas e hidratos de carbono, que son los nutrientes energéticos del organismo, y obliga a sacar la energía de las proteínas y catabolizar los depósitos de grasas.

Con estos suplementos es posible perder peso, pero siempre que se ingieran de manera responsable, entendiendo que aprender a comer de manera sana es más importante que adelgazar. Es más aconsejable tardar más en llegar al objetivo pero hacerlo de manera correcta que tomar atajos que puedan llevar de nuevo al punto de partida.

Comentarios