sábado 29/1/22

Llegó hace dos años. Nunca estuvo invitado ni en nuestras casas, ni en nuestra mesas, ni en nuestros hospitales. Pero le dio igual. Desde entonces todos vivimos con más incertidumbre y miedo que nunca. Ahora, con la nueva variante Ómicron, parece que nos está costando todo mucho... Solo nos queda cuidarnos y que esta Navidad en nuestras reuniones familiares con responsabilidad, no se siente el virus. 

Comentarios