lunes 24/1/22
MEDIO AMBIENTE

Vecinos de Argoños denuncian 17 años de vertidos de aguas fecales que terminan en Noja

Un cuarto de bombeo cerca de la urbanización Pueblo del Mar 1 deja de funcionar y se desborda con las lluvias, lo que provoca que parte de los vertidos se queden “en las inmediaciones” de los jardines de varios vecinos y el resto terminen en Helgueras y Trengandín.

Desde el Ayuntamiento se les asegura que no pueden hacer nada al respecto “al carecer de fondos” para las reformas que serían necesarias.

Zona en la que se produce el vertido que termina en las marismas de Helgueras y la playa de Trengandín
Zona en la que se produce el vertido que termina en las marismas de Helgueras y la playa de Trengandín

La urbanización Pueblo del Mar 1 de Argoños cuenta, como es habitual en estas viviendas, con un cuarto de bombeo para recoger las aguas pluviales y fecales de varias urbanizaciones de esta zona. Sin embargo, durante 17 años los vecinos vienen sufriendo desbordes y vertidos de aguas fecales y pluviales cada vez que llueve en abundancia. Vertidos que han sido denunciados en varias ocasiones tanto ante el servicio de aguas como ante el Ayuntamiento, pero que no han tenido una solución por respuesta. Ante esto, uno de los vecinos afectados ha decidido denunciar lo ocurrido y reclamar las “medidas y obras oportunas” para poner fin a la situación.

En concreto, en su escrito reclama que se ponga remedio al hecho de que “este cuarto de bombas no rebose cada vez que llueva con cierta intensidad”. Según explica en la denuncia, dicha instalación se encuentra “a menos de dos metros del jardín” de las viviendas número 8 y 9, y cada vez que “llueve con cierta consideración” las bombas “dejan de funcionar y las aguas “desbordan alrededor de ese recinto y se vierten en el regato que discurre paralelo al camino y van a parar a las marismas de Helgueras y posteriormente a la misma playa de Trengandín en Noja”.

La situación no solo está en conocimiento de las empresas que durante estos años han gestionado el servicio de aguas (Emilio Bolado, Oxital, Aquarbe) y del Ayuntamiento, sino también del Seprona. Según explica este afectado, “se ha venido denunciando repetidamente”, pero “hasta la fecha no se le ha dado ninguna solución”.

A modo de ejemplo, durante los días 7, 8, 9, 10 y 30 de agosto “llovió con cierta abundancia” en esta zona de Cantabria, lo que provocó “fuertes vertidos de aguas pluviales y fecales” en este cuarto de bombas. Parte de ellos quedaron “en las inmediaciones”, afectando al jardín de algunas de las urbanizaciones, y el resto fueron vertidas “en el regato” que termina en Noja.

RESPUESTA DE EMPRESA E INSTITUCIONES

En su denuncia también recoge la respuesta que en 2008 dio la empresa Emilio Bolado, en aquel entonces encargada del servicio de aguas, a las denuncias de los vecinos. Según el texto, la empresa reconoce que “el problema existe cuando hay precipitaciones” y que “el bombeo no está preparado para bombear grandes avenidas, independientemente de las bombas que entren en funcionamiento”.

Por ello, ya en aquel año señalaba que “sería necesario llevar a cabo una separación de las redes de alcantarillado y pluviales”, de modo que a dicho bombeo “solo lleguen las aguas residuales”.

Sin embargo, y aunque se estaba redactando un “proyecto para la recogida de las aguas pluviales de la zona, y su separación de las aguas residuales”, Emilio Bolado apuntaba que dado que “las instalaciones son de titularidad municipal”, la empresa es “mera gestora del servicio”, por lo que las actuaciones necesarias no podrían llevarse a cabo “sin la debida autorización municipal”.

Autorización que, según detalla este afectado, no se puede dar “por carecer de fondos”, tal y como trasladaron el alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña, el secretario y el aparejador del Ayuntamiento en una reunión mantenida con los vecinos en agosto de 2017.

Ante todo esto, entre las medidas reclamadas por los vecinos destacan que se coloquen “filtros que eviten la salida constante y continua de malos olores” y que “se limpie debidamente toda la zona anegada para evitar contaminación” y malos olores, que pueden “generar un foco de enfermedades infecto contagiosas”.

Finalmente, reclaman que “se conecte adecuada y sobradamente este cuarto de bombas con la red de alcantarillado pertinente para que dichas aguas también se recojan y depuren de manera conveniente”.

Comentarios