martes. 07.02.2023
SOCIEDAD

Unicaja sigue ofreciendo un "pésimo servicio" en los municipios de Cantabria

El Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera afirma que el banco ha dejado sin servicio a 20.000 vecinos, lo que se suma a las manifestaciones en diversos municipios cántabros.

Imagen de una sucursal de Unicaja Banco
Imagen de una sucursal de Unicaja Banco

El Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera ha instado a Unicaja banco a mejorar el "pésimo" servicio que, en su opinión, la entidad bancaria ofrece en el municipio. Según señala el Consistorio, "desde hace varios días" los ordenadores del banco "no funcionan" y Unicaja "ha dejado sin servicio" a 20.000 habitantes de San Vicente de la Barquera, además de la numerosa población flotante que llega en la temporada veraniega.

Desde el consistorio barquereño han exigido a la entidad bancaria a que ofrezca el servicio "que merecen sus clientes" y han insistido en que tras la desaparición de Liberbank absorbida por Unicaja, los problemas de los clientes han sido "constantes". Así, señalan que se han producido cambios de la numeración de las cuentas bancarias o la imposibilidad de obtener dinero en cajeros por "fallos de los sistemas" de la entidad bancaria.

Nada nuevo, puesto que desde hace varios meses vienen siendo habituales los problemas con la entidad y en diferentes municipios cántabros se han llevado a cabo protestas y manifestaciones en contra de los servicios ofrecidos por Unicaja. El Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo fue uno de los primeros en protestar por el servicio y el cierre de sucursales. Concretamente, desde el consistorio se invitó a los vecinos a manifestarse en contra del cierre de la sucursal de Liberbank-Unicaja en Novales, el pasado mes de abril, por desabastecer a los vecinos del municipio de un lugar donde poder pagar sus tributos y verse provistos de los servicios mínimos.

Asimismo, desde el pasado mes de mayo, en el municipio de Bareyo se han organizado varias manifestaciones y recogidas de firmas en contra del cierre de la sucursal de Unicaja -antiguo Liberbank- de Ajo, que ofrecía servicio a una gran multitud de vecinos de la zona. Las protestas solicitaban mantener el servicio que dicha sucursal ofrecía los martes y jueves al considerarlo un "servicio muy necesario".

Comentarios