domingo. 25.02.2024

Un total de 25 pasajeros del tren de larga distancia Santander-Alicante se vieron afectados este viernes por la avería que dejó sin tensión un tramo de vías en la provincia de Cuenca que deparó la interrupción de todo el servicio que circulaba por este punto, lo que provocó que algunos trenes llenos de pasajeros quedaran detenidos durante horas.

Renfe ha retomado esta mañana, desde las 6.30 horas, las circulaciones en los trenes AVE y Avlo por la línea de alta velocidad Madrid-Valencia/Alicante/Murcia, afectada ayer viernes por varias incidencias.

Las incidencias del día de ayer comenzaron a las 8:20 horas, en las instalaciones de Monteagudo de las Salinas (Cuenca) y continuaron a las 8:47 horas, con falta de tensión eléctrica en la catenaria entre Monteagudo y Bifurcación Albacete, lo que obligó a circular en vía única en este trayecto. Derivado de esta falta de tensión, un tren del operador francés Ouigo quedó detenido en el trayecto.

A las 11:56 horas, una nueva incidencia afectó al sistema de electrificación (pantógrafo/catenaria) y provocó la detención de un tren AVE de Renfe, lo que generó el corte total de la circulación por las dos vías en el mismo tramo, Monteagudo-Bifurcación Albacete, de la línea de Alta Velocidad Madrid-Valencia/Alicante/Murcia.

Desde ese momento, se están analizando las causas concretas de las diferentes incidencias, investigación que no ha concluido y cuya información va a ser elevada, tanto por Renfe como por Adif, al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), que desde el primer momento pidió a las empresas públicas integradas en el Ministerio (Adif y Renfe) la máxima diligencia posible.

La concatenación de todas estas incidencias provocó la suspensión total de las circulaciones desde esa hora. En ese momento, Renfe tenía en circulación nueve trenes, que estaban realizando diversos recorridos en los dos sentidos en los trayectos Valencia-Madrid, Madrid-Alicante, Santander-Alicante y Madrid-Murcia. Los nueve trenes estaban ocupados por un total de 1.824 viajeros, que quedaron detenidos en el trayecto.

Para todos estos viajeros, Renfe dispuso desde el primer momento un dispositivo de trenes y autobuses que consistió en: cinco autobuses, para los viajeros del tren AVE detenido, que fueron trasbordados por carretera hasta Cuenca; estos mismos cinco autobuses sirvieron posteriormente para transportar viajeros por carretera desde Cuenca a Valencia; tres autobuses que han realizado varios viajes, a modo de lanzaderas, entre Albacete y Cuenca, para posibilitar transbordo entre trenes que estaban en ambas estaciones y poder continuar a destino.

Asimismo, dos autobuses en Madrid, para llevar a viajeros con destino Valencia y Alicante, para trasladar viajeros que venían del norte de España en trenes pasantes hacia Levante. Estos trenes no podían circular desde Madrid a destino por la avería en la línea.

Para esos viajeros se dispusieron estos autobuses, para continuar viaje por carretera desde esta ciudad hasta sus destinos. También se pudieron a disposición 25 taxis en Madrid, para viajeros que se apearon en Madrid procedentes de esos mismos trenes y que tenían como destino ciudades cercanas a la capital; y servicios de trenes de media distancia por vía convencional, desde Albacete hacia Madrid.

Renfe, además, se puso a disposición del operador francés Ouigo, cuyo tren estaba detenido, con viajeros a bordo, desde las 8.20 de la mañana, para trasbordar a sus viajeros, tanto a un tren de socorro de Renfe como a autobuses. Finalmente, Ouigo pudo asistir a sus viajeros por sus propios medios.

Desde las 11.56 horas, momento de la suspensión total de las circulaciones en la línea, Renfe, además, se puso en contacto con todos los viajeros de los trenes cuya circulación estaba programada a lo largo del día para anunciarles la incidencia y ofrecerles la posibilidad de cambios o anulaciones de los billetes sin ningún coste.

El objetivo adicional de esta comunicación era evitar desplazamientos innecesarios de estos viajeros a las estaciones, donde no era posible el viaje ante la suspensión total de las circulaciones.

Durante todo el día, Renfe reforzó personal de información en tierra en las estaciones de Madrid, Cuenca, Albacete, Alicante y Valencia, con el objetivo de atender todas las peticiones de ayuda y transporte de los clientes de la compañía. Mientras, los trabajos continuaban, en coordinación con Adif.

Finalmente, a las 22.00 horas, Renfe pudo remolcar, con un tren con tracción diésel (ya que en el tramo en cuestión no había tensión eléctrica), al tren AVE que estaba detenido en plena vía. De esta forma, Renfe pudo poner a disposición de los técnicos de Adif la vía para que procedieran a reparar la catenaria (el tendido eléctrico) dañada. Tras los trabajos realizados por Adif, esta mañana se han retomado las circulaciones desde el inicio del servicio.

Un total de 25 pasajeros del tren Santander-Alicante se vieron afectados por las...
Comentarios