jueves. 01.12.2022

El verano es sinónimo de descanso, tiempo libre y relax, pero también supone un cambio en nuestra rutina y por lo tanto en nuestros hábitos, por lo que solemos bajar la guardia y cometer pequeños excesos que afectan a la salud y belleza de nuestra piel y nuestro cuerpo.

La zona del escote es fina y delicada, más incluso que la piel del rostro. Exponerla constantemente a los rayos ultravioletas y a otros agentes, como el exceso de sol, el aire acondicionado, el agua salada del mar o el cloro de las piscinas, la deterioran, provocando un envejecimiento prematuro, que se manifiesta en forma de pequeñas
arruguitas o líneas verticales y antiestéticas manchas, que no sólo afectan a nuestra belleza, sino que pueden ser muy negativas para nuestras a salud, especialmente estas últimas, no olvidemos que la piel tiene memoria y en algún momento nos recordará los excesos que cometimos. La piel del escote es una zona muy frágil que con el paso
del tiempo y con las agresiones externas, puede ir perdiendo su firmeza y tersura.

Por ello, después de las vacaciones, hay que prestar mucha más atención y comenzar un tratamiento de recuperación profunda.
Poniéndolo en marcha, se conseguirá normalizar las funciones fisiológicas de esta zona de nuestra piel, restaurando la luminosidad y su aspecto saludable. Nutrir, hidratar, combatir los radicales libres inducidos por agentes externos y cuidarla con productos específicos, es básico para contrarrestar los efectos negativos del verano. . Además, estos cuidados hay que continuarlos en los meses de frío para recuperar nuestra piel y prepararla para lucir un escote 10 durante todo el año. 
     * SALUD EN NUESTRA DIETA. Somos lo que comemos y por ello, para este tratamiento de recuperación, es necesario ampliar la dosis de fruta y verdura. Son alimentos naturales con vitaminas A, C y E.
     * HIDRATACIÓN Y NUTRICIÓN, UN BÁSICO: No sólo se debe aumentar el agua que se ingiera en el día a día para una mayor hidratación, también es fundamental el uso de cremas específicas para combatir las arrugas, es también imprescindible para recuperar estas zonas tan delicadas tras el verano. Además, de la realización de peelings para revitalizar la piel y nutrirla.
     * MÍMATE Y EJERCITA PECHO Y ESCOTE. Masajéate la zona al aplicarte los productos específicos con movimientos suaves, así mejorarás la circulación y darás mayor firmeza y tono a tu piel. La realización también de ejercicios pectorales suaves, además de algunos movimientos para el cuello, ayudan a una mayor elasticidad de la piel: apretando el busto fortaleces la musculatura de los senos. Esto mejora la tensión y actúa en la prevención de las arrugas del pecho.
     * PROTECCIÓN SOLAR EN TODO MOMENTO. Protégete del sol utilizando protector solar en cara y cuello, a pesar de que el verano haya terminado. Su uso evita la deshidratación que refleja los rayos del sol pueden producir sobre la piel.

La formación de las pequeñas arrugas en el escote producidos por el sol, entre otras cosas, se agrava especialmente por las mañanas, cuando nos levantamos. La caída de los pechos es proporcional a la pérdida de firmeza de la piel del escote, su único soporte. La formación de arrugas se acentúa con determinadas posturas y movimientos, como las que se adoptan durante los períodos de sueño o descanso.
 
No olvides estas rutinas de cuidado y aplícalas para conseguir en otoño un escote y un pecho perfecto y rejuvenecido.

 

Comentarios