sábado 16/10/21
TRANSPORTE

Los sindicatos anuncian que Alsa renuncia en 2017 a las dos rutas que unen Santander con Escobedo y Maoño y a la que une Torrelavega con Santillana

UGT, CCOO y USO denuncian que el grupo, a través de la empresa Transportes Terrestres de Cantabria, ha presentado la carta de despido a tres trabajadores y apuntan a que puede haber más rutas en la misma situación.

Autobuses del Grupo Alsa
Autobuses del Grupo Alsa

Los sindicatos UGT, CCOO y USO han denunciado que el Grupo Alsa, a través de la empresa Transportes Terrestres de Cantabria, ha renunciado a prestar en 2017 las rutas de servicio regular Santander-Escobedo, Santander-Maoño y Torrelavega-Santilla del Mar y ha presentado la carta de despido a tres trabajadores.

Los sindicatos han denunciado que la empresa prestaba este servicio "desde hace mucho más de diez años", con un contrato prorrogado que finaliza el 31 de diciembre de este año 2016. El motivo aducido por el grupo es el carácter "deficitario" del servicio, del que en el caso de las conexiones con Santander transportaba entre 70.000 y 80.000 viajeros anuales. Las partes mantendrán este viernes una reunión en el ORECLA. Los sindicatos han condenado este hecho, que "es la primera vez que pasa" y que han calificado de "reprobable e indigno" porque se trata de renunciar a prestar un servicio público, y han denunciado, con carácter general, el "deterioro" del sector del transporte de viajeros por carretera en Cantabria, incluido el escolar, en el que trabajan más de 800 personas, y del que han responsabilizado principalmente a Administración autonómica, a la que han pedido una regulación garantista.

En rueda de prensa, el representante del sector de transporte por carretera de CCOO, David Estévez, ha explicado que la empresa ha presentado la carta de cese de los tres trabajadores, "que se verán en la calle si otro operador no se hace cargo de las rutas". Y ha subrayado que es "indigno" que un servicio público dependa de si es más o menos rentable para prestarse. En este sentido, ha remarcado que la Dirección General de Transporte debe "garantizar" el servicio público y "obligar" a la empresa a prestarlo para evitar que "los servicios de transporte continúen deteriorándose".

Por su parte, el secretario de Acción Sindical de USO, Miguel González, ha insistido en la idea de que los servicios públicos no pueden depender de si dan "más o menos beneficio", y ha reprobado que se utilice a los trabajadores como "ariete". Ha asegurado que el Grupo Alsa tiene "capacidad para reabsorber" a los, en principio, tres trabajadores que van a ser despedidos pero se ha preguntado qué ocurrirá con los viajeros que se beneficiaban de estos servicios. También ha apuntado a que puede haber más rutas en la misma situación. Así, ha aludido a otros "problemas" de transportes en Camargo, Castro Urdiales y Torrelavega, y ha defendido que la Administración debe elaborar unos pliegos de condiciones "atractivos" y sostenidos en el tiempo, puesto que actualmente hay empresas que "no pueden ni amortizar los vehículos". Según los sindicatos, el 90% de las rutas regulares están prorrogadas por lo que es necesario una "solución definitiva" para las mismas. "Las administraciones autonómica y locales tienen que ponerse las pilas y regular de forma garantista el transporte de viajeros por carretera" porque "no podemos estar al arbitrio de que cualquier empresa pueda repercutir en despidos o recortes salariales y de trabajo", ha dicho. Al hilo, ha denunciado un "goteo permanente de rescisiones de contratos" en el sector así como que la calidad del empleo se está viendo afectada.

Mientras, el responsable de transporte de UGT, Óscar Martín, ha lamentado que las empresas del transporte escolar –concesión que depende de la Consejería de Educación– han sufrido una bajada de precios desde 2012, cuando se produjeron 17 despidos. Martín ha pedido que "una sola Administración saque a concurso todos los transportes", de forma que no dependan unos de Educación, otros de ayuntamientos, otros de la Dirección General de Transportes, etcétera, y ha coincidido en la "degradación de todo el transporte de viajeros", así como de la credibilidad de los usuarios en el mismo, que se está "abandonando". También se ha referido a un conflicto laboral puesto que el convenio colectivo "no se está cumpliendo en muchos casos" porque las empresas concursan con bajas de hasta el 30% que repercuten en los trabajadores. "El conflicto de usuarios y trabajadores está servido", ha advertido.

Comentarios