domingo. 25.02.2024

El cantautor catalán Joan Manuel Serrat ha recogido este martes el premio Beato de Liébana. Un galardón que también estaba previsto que recogiera el chef José Andrés, reconocido con el Premio Beato en el apartado de Entendimiento y Convivencia, pero que no ha podido acudir a la ceremonia por motivos profesionales. 

Serrat ha expresado este martes, tras recibir el premio Beato de Liébana del Gobierno de Cantabria en la categoría de Cohesión Internacional, que vivir "solo vale la pena para querer y para que te quieran", y que ese ha sido siempre su "mayor objetivo" en sus "quehaceres" y con sus relaciones más cercanas.

El artista ha recibido esta condecoración en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, un lugar que ha descrito como "hermoso y mágico" y en el que, "fruto de algo tan simple y preciado como el amor y el cariño", hoy ha podido disfrutar de este homenaje con todos los asistentes, que le han ovacionado con un gran aplauso.

El autor de 'Mediterráneo' ha recogido el premio de manos del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quien le ha agradecido que haya aceptado este galardón "importantísimo" que reconoce la figura del histórico monje lebaniego y que ahora convierte a Serrat en "embajador" de Cantabria. Y ha destacado que, con este reconocimiento, Cantabria le da las gracias a una "buena persona" y a un hombre "sencillo" y "antidivo" al que "quiere todo el mundo" y que desde hoy le da prestigio al premio Beato de Liébana.

Serrat, que ha estado estos días disfrutando de Cantabria, una tierra "hermosa y generosa", y de varios lugares que "incomprensiblemente" no había tenido la "fortuna" de visitar, se ha mostrado "encantado" de recoger el premio Beato "con los brazos abiertos" y con "gratitud", algo, ha dicho, "escaso en los tiempos que corren". Sobre esa gratitud también ha subrayado el "privilegio" que ha sido para él poder dedicarse a lo que le hace "feliz" y que le ha llevado a obtener hoy esta distinción por su contribución a la cultura, y aunque está "encantado" con el "buen concepto" que Cantabria tiene de él, cree que "más que un mérito, es una bendición que a uno le pase esto" y pueda dedicarse a lo que le "da gasolina y energía para disfrutar de la vida".

En cuanto al segundo de los méritos que se le reconocen, la defensa de los valores cívicos y humanitarios, ha reivindicado que enfrentar la discriminación y la tolerancia, así como defender el pensamiento libre y plural, "no es otra cosa que actuar en defensa propia", y ha lamentado que algo "tan sencillo" no forme "parte de nuestro AND y de nuestras relaciones cotidianas". En este sentido, se ha acordado del chef José Andrés, reconocido también con el Premio Beato en el apartado de Entendimiento y Convivencia pero que no ha podido asistir a la ceremonia por motivos profesionales, de quien ha destacado su labor "solidaria" y "comprometida" con las causas que lo necesitan como el terremoto en Haití o la guerra en Ucrania. "Gente buena en el mejor sentido de la palabra, gente necesaria que si no estuvieran esta sociedad debería inventarlos rápidamente si no quiere ser más miserable", ha añadido Serrat.

Finalmente, ha asegurado que cuando anunció su retiro de los escenarios no pensó que iban a suceder momentos "tan emocionantes" y que iba a recibir tantos premios y distinciones, aunque es algo que no tiene claro si ocurre para "agradecer su contribución" o para "festejar mi retirada", ha bromeado.

Por su parte, Revilla también ha hecho hincapié en la importancia del premio Beato de Liébana haciendo un recorrido por la figura de este personaje "único" e "histórico" que el Gobierno de Cantabria está "tratando de recuperar" y dar a conocer.

Por otro lado, el consejero de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, ha sido el encargado de leer la laudatio y de "pagar una deuda" de muchos años agradeciendo públicamente a una persona, Serrat, que es "como un familiar al que conociese de toda la vida". El acto ha contado también con la presencia de varios consejeros del Ejecutivo autonómico; el alcalde de Camaleño, Óscar Casares; el obispo de la Diócesis de Santander, Manuel Sánchez Monge, y representantes de las principales instituciones de Cantabria. El obispo ha sido el encargado de abrir el acto y la consejera de Presidencia, Paula Fernández, ha dado lectura a las actas de concesión.

Además, se han proyectado vídeos sobre los premios y sobre la trayectoria de Serrat, así como otro, enviado especialmente para esta ceremonia, por Silvio Rodríguez, Premio Beato 2019 de Entendimiento y Convivencia.

La nota musical la ha puesto la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria, que ha interpretado la canción 'Caminante no hay camino' de Serrat basada en el poema de Antonio Machado, 'Aleluya', de Leonard Cohen, y el himno regional para concluir el acto.

Serrat recoge el premio Beato de Liébana en el Monasterio de Santo Toribio
Comentarios