jueves. 23.05.2024

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha asistido en San Vicente de la Barquera a la fiesta de La Folía, declarada de Interés Turístico Nacional y Regional, que hoy ha celebrado su día grande con la tradicional procesión terrestre y marítima de la Virgen de la Barquera.

En ella ha debutado, por primera vez como presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, que se ha mostrado “encantada” de poder compartir con centenares de vecinos y visitantes una de las celebraciones “más populares y tradicionales” de la comunidad autónoma.

La presidenta ha reconocido la implicación de los vecinos en esta fiesta que, según ha dicho, combina la tradición marinera con la religiosa y que es un reflejo de la historia y la cultura de San Vicente de la Barquera. “Son ellos los que dan alegría y color a una fiesta que todo el sabor de esta histórica villa marinera”, ha afirmado.

Por último, ha destacado que la localidad “luce hoy sus mejores atractivos” en una jornada, además, muy propicia en lo climatológico, que anima a los presentes a disfrutar también de su buena hostelería y de sus paseos con vistas al Cantábrico y a los Picos de Europa.

A primera hora de la tarde, María José Sáenz de Buruaga ha participado en la misa en la iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles y en el posterior recorrido de la patrona hasta el Muelle Viejo, amenizado por las picayas y la Banda de Cornetas y Tambores.

A continuación, ha embarcado en el pesquero ‘Nuevo Hermanos Cortabitarte’ para presenciar la ofrenda floral en aguas de la costa de San Vicente de la Barquera, ofrenda que ha congregado a buena parte de la flota local. Finalmente, la celebración ha concluido con el regreso de la virgen al santuario, al son de los cánticos de las picayas y la Salve Marinera.

Buruaga ha estado acompañada por la alcaldesa de San Vicente, Charo Urquiza; otros miembros de la Corporación municipal y diferentes representantes institucionales de la comunidad autónoma.

ORÍGENES

Los orígenes de la Folía se remontan a la Edad Media. Cuenta la leyenda que durante la invasión sarracena, un martes de Pascua, los vecinos de la localidad vieron cómo se acercaba a sus costas una barca sin tripulación, sin remos, sin velas, sin timón, envuelta en resplandores y guiada por la imagen de la Virgen de la Barquera. La barca llegó hasta el puerto y, tras descargar su cargamento de grano, se hundió en el mar.

En agradecimiento a la Virgen por salvarlos de la invasión, los vecinos de San Vicente de la Barquera decidieron celebrar una procesión marítima en su honor, tradición que se mantiene desde entonces.

San Vicente de la Barquera celebra la fiesta de La Folía, declarada de Interés...
Comentarios