domingo 29/5/22

La planta de Saint-Gobain PAM, en Nueva Montaña (Santander), ha parado esta semana su producción por falta de suministro de algunas materias primas, como arena o cemento, necesarias para la fabricación de tubos de fundición dúctil, como consecuencia de la huelga en el sector del transporte. Así lo ha informado en declaraciones a Europa Press Santiago López (CCOO), miembro del comité de empresa, que ha explicado que la factoría tuvo "algún problema" a la hora de recibir materias primas durante la semana pasada, en la que han entrado camiones "a cuenta gotas" y hubo un "percance" con un camionero, a quien los piquetes "le tiraron con piedras".

De esta forma, la Dirección ha decidido parar la producción de la fábrica desde este lunes, 21 de marzo, y hasta el próximo viernes, día 25, manteniendo labores de limpieza y mantenimiento. Si bien, López ha destacado que esta parada no ha implicado la solicitud de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para sus más de 220 empleados tras llegar ambas partes a un acuerdo, que contempla días de descanso pendientes y jornadas de formación durante estos días.

Asimismo, ha señalado que hasta el momento la planta, aunque no tenía falta de suministro, ya venía padeciendo "problemas" por el incremento de los precios de las materias primas provenientes de Rusia y Ucrania debido a la guerra. Y ha indicado que ahora sí hay "problemas" de suministro con alguna de las materias primas, que están paralizadas en el puerto porque los transportistas "no quieren jugársela".

Por otra parte, la planta de Global Steel Wire (GSW), en Nueva Montaña (Santander), parará su producción durante cuatro días, del 24 al 27 de marzo, por falta de materias primas, como espumantes o chatarra, debido a la huelga en el sector del transporte. Así lo ha anunciado en declaraciones de Europa Press el presidente del comité de empresa, Joaquín Cifrián (UGT), que ha señalado que la Dirección les acaban de comunicar dicha decisión, que afecta a unos 350 o 370 trabajadores de los cerca de 640 que tiene la fábrica.

Según ha explicado, la factoría tiene en estos momentos un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) abierto de 66 días al año, a los que se manda a estos empleados del departamento de producción durante los cuatro días que dura el parón. En cuanto al resto, continuarán trabajando en labores de administración y de mantenimiento.

Respecto a los elevados costes de la energía, Cifrián ha indicado que estos precios "están afectando" a la empresa, aunque no ha sido "el detonante" de que se produzca la parada de la producción. Así, desde la planta esperan "como agua de mayo" los acuerdos que se tomen el próximo viernes, 25 de marzo, fecha en la que está prevista una reunión entre el Gobierno central y las principales organizaciones empresariales del sector del transporte para especificar la bonificación de 500 millones de euros a partir del 1 de abril para el pago de los carburantes. "Todos estamos pendientes de que lleguen a un acuerdo", ha concluido Cifrián.

Comentarios