lunes 6/12/21
SANIDAD

Revilla dice que las responsabilidades políticas por las “incidencias” en el SCS ya han sido asumidas con las dimisiones de los dos subordinados de la consejera

"No voy a cesar a la consejera de Sanidad de ninguna manera", advierte el presidente autonómico, cuyo Gobierno ha remitido a la Fiscalía el informe definitivo de Intervención que corrobora las irregularidades en la contratación.

revilla2
Revilla sostiene el informe definitivo de la Intervención durante su comparecencia de este lunes ante el Pleno

El presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha insistido este lunes en que no cesará "de ninguna manera" a la consejera de Sanidad, Luisa Real (PSOE), y ha asegurado que las responsabilidades políticas por las "incidencias" detectadas en la contratación en el SCS (Servicio Cántabro de Salud) ya han sido asumidas con las dimisiones de los dos subordinados de la consejera: el anterior gerente del SCS, Julián Pérez Gil, y el subdirector de Gestión Económica del Servicio, Javier González, algo con lo que no se ha mostrado de acuerdo la oposición, que ha insistido en seguir reclamando la dimisión o el cese de Real. "No voy a cesar a la consejera de Sanidad de ninguna manera porque hacerlo sería una injusticia absoluta", ya que "no hay nada" que apunte a que ha cometido delito. El presidente autonómico, que ha asegurado que se ha leído "enterito" el informe tras recibirlo el pasado jueves, 13 de septiembre, ha explicado que éste señala "irregularidades administrativas" en una "mínima parte" de contratos, pero sin que haya "atisbo" de delito. "Nada de trama de corrupción, ni chanchullos", ha subrayado. Revilla ha asegurado que Real es una persona "honorable" y no hay "una sola pega en ella". También ha defendido que la actuación del Gobierno autonómico (PRC/PSOE) ha sido "absolutamente impecable" desde "el mismo instante" que tuvo conocimiento de la supuesta existencia de presuntas irregularidades y ha sido "absolutamente seria" y "en aras" a "esclarecer" el asunto. "Tengo la conciencia absolutamente tranquila", ha aseverado.

Revilla sostiene que no hay indicios de corrupción ni "prestación de favores a nadie"

Revilla ha señalado asimismo que ahora será la Fiscalía la que tendrá que dilucidar el alcance de las "incidencias contractuales" encontradas, en las que, según ha dicho, no hay indicios de corrupción ni "prestación de favores a nadie", ni perjuicio para la Administración o voluntad. Además, ha explicado que el informe "evidencia" que existen "discrepancias" entre la Intervención y los representantes del SCS sobre los procedimientos de contratación. Revilla ha insistido también en que, tanto en el informe provisional como en el definitivo, se indica que la gestión de los procedimientos contractuales se adecúa "en general" a la normativa. No obstante, ha anunciado que tras el informe de la Intervención ha ordenado que "sin demora" se implanten las recomendaciones dadas por este órgano y las "medidas correctoras" para evitar que este tipo de incidencias se vuelvan a dar. Así, ha anunciado que el Gobierno autonómico va a desarrollar un plan para reforzar los controles en estos procedimientos de contratación no solo en el SCS sino en otros ámbitos. Tras conocer el informe definitivo, Revilla ha ordenado que se remitiera a la Fiscalía, algo que, según ha dicho, se ha hecho este mismo lunes, y también al Parlamento, algo que algunos de los diputados de los grupos han reclamado que se haga "de inmediato". "Mañana", le ha reclamado el diputado de Podemos José Ramón Blanco, tras lo que el presidente autonómico ha señalado que el documento ya está en la Cámara.

Revilla ha explicado que él y su Consejo de Gobierno tuvieron conocimiento en abril de esas supuestas irregularidades por un medio de comunicación de ámbito autonómico que publicó un correo electrónico –que no una "denuncia formal", ha aclarado– que la jefa de Contratación, Inmaculada Rodríguez, remitió en febrero al entonces gerente del SCS, Julián Pérez Gil, con copia a la consejera de Sanidad, Luisa Real, y a la secretaria general de la Consejería. Revilla ha relatado que el mismo día en que tuvo conocimiento de esas supuestas irregularidades pidió explicaciones a Real, que le reconoció que sabía del correo electrónico de la funcionaria desde febrero y le indicó que había pedido al gerente del SCS que investigara la realidad de lo que ésta relataba. Sin embargo, Real le informó que Pérez Gil descartó la existencia de irregularidades y atribuyó la denuncia a la "mala relación" entre la funcionaria y el subdirector de Gestión Económica.

Los grupos que apoyan al Gobierno yalgunos de la oposición recriminan al PP que no apoye la comisión para investigar la etapa 2011/18

Revilla, que ha desmentido algunas de las alusiones de los grupos de la oposición, como el PP, sobre las irregularidades detectadas, ha sacado a relucir en su intervención la comisión de investigación impulsada por Podemos, PRC, PSOE y el grupo mixto para analizar la contratación del SCS en el periodo 2011/18, tanto en la actual legislatura, con el bipartito PRC/PSOE, como en la anterior, con mayoría absoluta del PP. Ha asegurado que el PRC ha sido el "primero" en apoyarla porque "no tiene nada que ocultar" y ha señalado que no todos los grupos han actuado así, aludiendo de esta forma a la negativa del PP a apoyar esta comisión y promover una alternativa centrada solo en analizar el comportamiento de Real y del bipartito desde que la funcionaria mandó el correo electrónico. También varios de los grupos, tanto los que apoyan al Gobierno como algunos de la oposición, han recriminado al PP que no apoye la comisión para investigar la etapa 2011/18. Para defenderse, el PP ha asegurado que su etapa ya ha superado "el escrutinio" no solo de la Intervención de la comunidad sino del Tribunal de Cuentas, el "máximo órgano fiscalizador" y "no han encontrado nada" porque "no hay nada". "¿Qué más aval que eso?", ha preguntado la presidenta del PP de Cantabria y presidenta del grupo parlamentario popular, María José Sáenz de Buruaga, que ha insistido en que el hecho de que Real esté "bajo sospecha" no convierte en "sospechosos" a los que antes han estado en el cargo de consejera de Sanidad, como es su caso. Tras escuchar a Buruaga, Revilla ha preguntado cómo se van a detectar irregularidades en la etapa del PP en el SCS si no hizo "ninguna auditoría" y ha asegurado que en la comisión de investigación va a haber "sorpresas muy importantes".

Tanto Buruaga como otros diputados de otros partidos de la oposición han criticado las explicaciones de Revilla y le han acusado de ser "muy tajante" con los casos de corrupción de fuera de Cantabria y de dedicarse a dar "lecciones e impartir doctrina por toda España que aquí no aplica". Además, han cuestionado la Oficina Anticorrupción anunciada por el Gobierno cántabro, con la que, según la oposición, Revilla pretende "lavar la cara" del Ejecutivo autonómico. La oposición ha insistido en la existencia de irregularidades y Buruaga le ha recordado que afirmó que "no le temblaría la mano" si éstas se confirmaban, algo que ha ocurrido. Además, la líder del PP ha recordado a Revilla que de las "responsabilidades jurídico penales se encargan los jueces y de exigir responsabilidades políticas en su Gobierno, el responsable es usted". Revilla ha asegurado que con este asunto el PP ha pretendido "tapar" que el Gobierno actual ha puesto fin a los "recortes" en sanidad durante la etapa del PP. También ha señalado que el PP y el resto de la oposición pretenden "mover el ambiente" en esta etapa preelectoral y lo ha comparado con la polémica sobre la tesis del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

La comparecencia de Revilla ha sido seguida desde la tribuna de los invitados por los altos cargos del SCS, encabezados por su nuevo gerente, Benigno Caviedes.

Comentarios