jueves 23/9/21
UNIVERSIDADES

La rectora de la UIMP admite la “complicada” situación de la Universidad por la herencia recibida y la pandemia

La rectora de la UIMP. María Luz Morán, en rueda de prensa en Santander
La rectora de la UIMP. María Luz Morán, en rueda de prensa en Santander

La rectora de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, María Luz Morán, ha reconocido la "complicada" situación de la institución académica pero ha defendido su gestión al frente de la misma, que considera "positiva", así como la actividad que se está desarrollando. Además, ha asegurado sentirse respaldada por el ministro del ramo, Manuel Castells: "No tengo ningún motivo para considerar que carezco del respaldo del Ministerio", ha manifestado Morán este jueves en una rueda de prensa en Santander, sede de los cursos de verano de la UIMP, convocada para salir al paso de las críticas -en medios y a nivel político- sobre la coyuntura de la entidad y su labor.

"La UIMP ha logrado mantener buena parte del patrocinio destinado a la realización de sus actividades de verano", ha defendido la rectora

En su comparecencia ante los medios, Morán -nombrada en el cargo a finales de 2018- ha asegurado ser "plenamente consciente" de la "situación complicada" por la que atraviesa la Menéndez Pelayo, que ha achacado a la igualmente "herencia muy complicada" que recibió al ponerse al frente de la institución y, también, al contexto "extremadamente complicado" de estos dos últimos años y medio, marcados en parte por la pandemia y crisis del coronavirus.

Sin embargo, ha considerado que ella y su equipo están haciendo una gestión "positiva", que a su juicio se refleja en los "muy buenos" resultados de 2019, cuando se "revertió" una tendencia "deficitaria", manteniendo los cursos y aumentando el número de alumnos, ha valorado. El 2020, ha añadido la rectora, fue "muy duro", pero para "todas" las universidades públicas, ha matizado. Pese a ello, ha defendido los resultados obtenidos ese ejercicio y también en este 2021, "muy superiores a los que habíamos previsto".

Así, tras recordar la limitación presencial a 30 alumnos por aula en Cantabria por la incidencia del Covid, ha considerado "un éxito" haber tenido ya este verano 1.300 estudiantes en los 51 cursos celebrados en Santander -de un total de 65 previstos en nueve semanas este verano-, así como los 11.000 registrados hasta ahora en el programa de inmersión lingüística en inglés.

"Somos prácticamente la única universidad de España donde se han logrado realizar cursos de lenguas presenciales. Poquitos, es cierto. Pero en otras, seguramente por un principio de prevención y porque no tienen la singularidad de las actividades esta Universidad, se han ido directamente a lo online. Y no ha pasado nada", ha comparado la responsable de la UIMP.

En este sentido, ha reconocido que la Menéndez Pelayo -creada hace casi nueve décadas y con sedes repartidas por todo el país- se ha visto afectada "en mayor medida" que las demás universidades públicas españolas por la Covid-19 debido al carácter "estrictamente presencial de buena parte" de las actividades. Así, debido a las limitaciones sanitarias, "muchos ponentes americanos y europeos" no han podido viajar y han tenido que participar telemáticamente.

CAÍDA DE INGRESOS

Sobre los datos económicos, María Luz Morán ha reconocido que la caída de ingresos por matrículas y patrocinios ha sido "muy importante", pero ha apuntado que si se tienen en cuenta los recursos humanos y financieros de la Universidad "los datos de 2021 son claramente positivos".

"A pesar de la complejidad del contexto, la UIMP ha logrado mantener buena parte del patrocinio destinado a la realización de sus actividades de verano", ha defendido la rectora, para destacar que más del 60% de los cursos impartidos cuenta con un patrocinio que cubre "la totalidad de los gastos, sin contar con los ingresos de matrícula".

CAMBIOS Y RECUPERACIÓN

Tras indicar que al margen de las actividades de verano la Menéndez Pelayo sigue llevando a cabo "con normalidad" las demás, la rectora ha señalado los directores de las sedes de la institución académica están ultimando los cursos y actividades culturales para este otoño, y ha subrayado que aunque la programación se vio "muy afectada" por la pandemia, el número de propuestas presentadas "permite prever una clara recuperación para los próximos meses".

Para organizar esta programación, el claustro de la UIMP celebrará su reunión anual el próximo 2 de septiembre en Santander, ha indicado Morán, que ha recordado también que la entidad educativa "se encuentra inmersa en un proceso de reorganización de sus actividades".

"Los cambios en el sistema universitario español, así como la situación económica y laboral de la UIMP, justifican la necesidad de estos cambios. Esta fue la tarea que me encomendó en diciembre de 2018 el entonces ministro de Ciencia y Universidades, Pedro Duque, y que me reiteró el actual ministro de Universidades, Manuel Castells, en enero de 2020", ha manifestado. "Desde entonces -ha dicho- he trabajado siempre con total lealtad a una institución con tanta tradición y prestigio como la UIMP".

RESPALDO DEL MINISTERIO

Sobre la ausencia -presencial- de Castells en la UIMP, Morán la achacado a los límites de aforo impuestos por la pandemia, y aunque "no está prevista" su presencia, ha destacado su participación online, al igual que la de otros ministros. En este punto, ha indicado que tanto el titular de Universidades como la de Educación habían contemplado acudir a Santander, pero "por razones sanitarias" y "con 48 horas de antelación se les aconsejó no venir".

Por lo demás, ha aseverado que tiene una comunicación "muy frecuente" con Castells, su jefa de Gabinete y la Secretaría General de Universidades, indicando que el ministro está "al corriente" de la situación de la UIMP, y al que de forma previa a su comparecencia ante los medios ha enviado un informe con el contenido de su intervención.

DIMISIONES

En otro orden de cosas, sobre las dimisiones y renuncias en el seno del equipo rectoral en los últimos meses -vicerrectores, secretarios y el gerente de la UIMP, el único junto a ella que tiene dedicación completa-, Morán lo ha achacado a esta situación "singular" de la entidad y también al contexto económico, ya que quienes están a tiempo parcial "en el mejor de los casos" cobran 500 euros al mes, según ha dicho. Así, ha considerado que "esto funcionaba razonablemente en época de bonanza económica", de modo que en opinión de la rectora el "problema de personal" de la UIMP se ha "agudizado" con la crisis económica.

Y aunque ha admitido "discrepancias" en algunos casos con miembros del equipo de gobierno, así como "mucho cansancio", en general ha atribuido las marchas a razones como mejora profesional y promoción laboral, en tanto que la del secretario han sido de índole "estrictamente personal". En cualquier caso, ha confesado que le hubiera gustado tener un equipo "más estable".

Finalmente, sobre los cambios previstos en la UIMP, su rectora se ha referido, por ejemplo, a la aprobación por unanimidad de un plan de trabajo para que la oferta de postgrado sea online, a la apuesta para convertir a esta institución en un lugar "real" de difusión de investigación científica o donde acoger jóvenes creadores y mostrar también propuestas culturales innovadoras en distintos campos. Se trata, como ha concluido María Luz Morán, de "hacer lo que hemos hecho siempre", porque "somos muy buenos en eso", pero "no queremos ni podemos quedarnos como una universidad convencional tradicional".

Comentarios