sábado. 01.10.2022
AHORRO ENERGÉTICO

Los principales edificios de Cantabria apagan sus luces para cumplir el plan de ahorro energético

El Palacio de Festivales y La Filmoteca de Cantabria apagan sus luces
El Palacio de Festivales y La Filmoteca de Cantabria apagan sus luces

Cantabria ha empezado a apagar esta noche sus principales edificios y monumentos para dar cumplimiento al plan de ahorro energético impulsado por el Gobierno central y que entraba en vigor a las 00:00 horas de este miércoles.

El Palacio de Festivales -cuando no esté en uso-, el Museo Marítimo del Cantábrico, la Casona de Tudanca o el Palacio de Sobrellano en Comillas son algunos de los espacios que dejan de estar iluminados de los que gestiona el Gobierno regional (PRC-PSOE), que acata las medidas de ahorro energético aprobadas ya que entiende la "grave" situación actual y la necesidad de hacer frente a un posible corte de gas ruso. Algunos de estos edificios ya han compartido en redes sociales su 'apagón'.

Como han venido diciendo en los últimos días los consejeros de varias áreas y el propio presidente regional, Miguel Ángel Revilla, la postura del Ejecutivo cántabro es ser rigurosos desde la Administración pero "flexibles" con los negocios a la hora de cumplir las medidas del decreto, entre las que se encuentran apagar la luz de escaparates y edificios públicos por la noche o limitar el uso tanto de aire acondicionado como de calefacción. Además, el Gobierno cántabro está de acuerdo con la medida aunque considera que debe adaptarse a cada territorio.

El presidente cántabro defiende estas medidas tanto para ahorrar energía como para combatir el calentamiento global, cada vez más visible con problemas como la sequía, y cree que los partidos que se oponen a ellas lo hacen simplemente por motivos políticos, dada la cercanía de las elecciones.

El titular de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, resumió ayer que desde el Gobierno van a ser "rigurosos y severos con nosotros y flexibles con los demás", de modo que la Administración pondrá en marcha las medidas de ahorro pero no será tan exigente con las empresas o comercios. En este sentido, aseguró que el Gobierno de Cantabria tomará "todas las decisiones posibles" para que los sectores que son "claves" en la recuperación -industria, turismo y comercio- "no sufran daño alguno", reconociendo que la aplicación de las medidas que marca el real decreto supone unos "costes inevitables sobrevenidos".

 

Por ello, y dado que muchas de las empresas cántabras que las tienen que poner en marcha "no son precisamente multinacionales", su departamento trabaja ya en líneas de ayudas para este fin. Por ejemplo, citó ayudas para los comercios que tengan que instalar puertas automáticas, una de las medidas que recoge el decreto junto al 'apagón' de escaparates, la regulación de temperatura en un máximo de 27 grados o la instalación de carteles en los establecimientos afectados por limitaciones de temperatura.

A pesar de que desde el Gobierno regional quieren ser "disciplinados" en el cumplimiento del decreto ley porque el ahorro energético viene exigido desde Europa, López Marcano también advirtió que éste tiene "lagunas" y que es necesario adaptarlo a las "peculiaridades" de cada autonomía, pues por ejemplo a Cantabria no le afectan tanto las medidas de climatización pero sí pueden hacerlo las sanciones a pequeñas empresas.

Precisamente, otra de las dudas que surgen del plan de ahorro es la relativa a las multas, pues "no tiene un código sancionador y no dice a quién le corresponde la tarea sancionadora", si bien el consejero entiende que una parte compete a Industria al verse regulada por el reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE).

Aún así, por el momento se apuesta por la flexibilidad y eso es algo que ha gustado a los hosteleros y comerciantes, que se han mostrado preocupados por los continuos cambios en las normativas que afectan al sector y han criticado la incertidumbre del real decreto, especialmente para los establecimientos que están abiertos de noche.

También los ayuntamientos deben cumplir el plan de ahorro en la misma medida que el Gobierno, y de hecho los principales municipios de Cantabria han empezado también a apagar sus edificios. 

SANTANDER Y TORRELAVEGA

En Santander se apagarán diferentes edificios significativos, incluida la sede del Ayuntamiento, si bien la alcaldesa, Gema Igual (PP), también se ha quejado de la "incertidumbre" del real decreto, que ve "muy difícil de interpretar".

Mientras, en Torrelavega el Ayuntamiento -gobernado también por la coalición PRC-PSOE- "está por cumplir la norma del Gobierno" y también comenzó anoche a apagar los edificios municipales, además de que ya se había "adelantado" tomando algunas medidas, sobre todo en materia de climatización, como dejar de usar el aire acondicionado, algo que se ha venido haciendo en las últimas comisiones. Como ha indicado el primer teniente de alcalde, José Manuel Cruz Viadero, la intención es apagar todos los edificios y monumentos sin excepción --"puede que todavía falte alguno" por apagar, al haber entrado el decreto en vigor hoy mismo, pero se está haciendo un control para que así sea--.

Únicamente puede que en algún caso haya espacios que se apaguen más tarde durante las fiestas de la Virgen Grande que comienzan esta semana, si así lo solicita la Concejalía de Festejos para dar cobertura a un determinado evento, pero "en general no".

Comentarios