miércoles 25/5/22

UGT ha denunciado que uno de cada tres contratos de trabajo en concreto 99.643 o el 38,6% de los 257.844 registrados, fue de menos de siete días en Cantabria en 2018 y por quinto año consecutivo pese a que descendieron por primera vez en la región desde 2009.

Así lo precisa un informe de la Secretaría de Empleo de UGT elaborado con las últimas estadísticas oficiales del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en el que el sindicato recalca que los contratos de trabajo de menos de una semana de duración disminuyeron en Cantabria algo más de un 5% en 2018. Concretamente, hubo 5.663 menos (3.402 de hombres y 2.261 de mujeres) que en 2017, cuando por primera vez se registraron en la región más de 100.000 (105.306) que representaron más del 40% de toda la contratación regional.

EL DATO DE CANTABRIA, DOCE PUNTOS POR ENCIMA DE LA MEDIA

Pese a esta reducción, el porcentaje de contratos de trabajo de menos de 7 días en Cantabria supera en más de 12 puntos a la media nacional en el mismo concepto, un 26,7% (5.948.078 de un total de 22.291.681 contratos), y no evita que la región sea junto con Extremadura la única comunidad autónoma española con más de la mitad de sus contratos con una duración no superior a un mes.

UGT puntualiza al respecto que el año pasado un 50,14% de los contratos de trabajo acumulados en Cantabria fueron de una vigencia no superior a los 30 días, en concreto 129.277, un porcentaje sólo superado por Extremadura (53,06%), y que también es doce puntos superior a la media nacional, ya que en España se registraron un total de 8.512.770 contratos de no más de un mes, el 38,2% de todos los contabilizados.

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha señalado que es "la primera vez en ocho años" que desciende el número de contratos de menor duración.

CUARTA AUTONOMÍA CON MÁS CONTRATACIÓN TEMPORAL

El informe de UGT subraya que en 2018 los contratos temporales se redujeron en Cantabria un 0,5 %, con 1.122 menos que en 2017 (de 239.806 a 238.684), lo que no sucedía desde 2012, aunque esta disminución no impide que la región concluyera el año pasado con una tasa de temporalidad contractual de un 92,6%, casi tres puntos más que la media nacional en el mismo concepto (89,7%) y la cuarta más alta de todas las autonomías españolas, sólo superada por Extremadura (95,9%), Andalucía (94,8%) y Navarra (93,3%).

El sindicato agrega que esta "elevada" tasa de temporalidad de los contratos de trabajo en Cantabria en 2018 se produjo pese a que la contratación indefinida se incrementó el año pasado en la región casi un 12%, con 2.051 contratos más que en 2017 (de 17.109 a 19.160), aunque más de la mitad de ese incremento corresponde a conversiones de contratos temporales en indefinidos que "en muchos casos sólo vienen a transformar un contrato eventual que debería haber sido indefinido desde el principio".

Con esta contratación tan temporal, de escasa duración y de jornada parcial no es de extrañar que cada persona contratada en Cantabria firme una media de más de tres contratos cada año

El año pasado se registraron en Cantabria 8.032 conversiones de contratos temporales a indefinidos, casi un 15% (+1.037) más que en 2017, de las que 1.477 fueron obligadas por la Inspección de Trabajo tras comprobar que esos contratos eran en realidad indefinidos encubiertos como temporales.

El responsable regional de Empleo de UGT ha señalado que, en todo caso, el "incesante incremento" anual del número de contratos suscritos en Cantabria en los últimos años --con 105.000 contratos más que los que había en 2009-- se ha basado en un "espectacular crecimiento" de casi 99.000 temporales y, dentro de ellos, de los de menor duración, que casi se triplican tanto en el caso de los de menos de 7 días (+192,74% ó 65.605 más) como en el de los de menos de un mes (+139% ó 75.219 más)".

Ibáñez ha añadido que la tendencia actual es que "ese ritmo frenético de incremento" de contratos temporales y "muy efímeros" en duración o en jornada "se está frenando y parece haber llegado a su techo". Pese ha ello, ha lamentado que no por ello la contratación en Cantabria ha mejorado en calidad y se mantiene "como una de las más precarias de todo el país". En este sentido, el sindicalista ha recordado que, desde el 2010, la tasa de contratos temporales no ha bajado en Cantabria del 92% e incluso superó el 93% entre 2015 y 2017, lo que siempre ha situado a la comunidad "entre las primeras autonomías españolas con mayores niveles de contratación eventual".

CASI UN 38% DE CONTRATOS A JORNADA PARCIAL

El informe de UGT ha apuntado que la misma tendencia creciente de los contratos temporales se da en los suscritos a jornada parcial, que supusieron casi el 38 por ciento de los suscritos.

Concretamente 2018 un 37,8% ó 97.528 contratos registrados en Cantabria fueron a jornada parcial y en el caso de la mujeres casi un 48% (62.194 de un total de 129.816 contratos), lo que casi duplica los poco más de 43.000 que había en 2009, cuando representaban menos del 25% de toda la contratación. "Con esta contratación tan temporal, de escasa duración y de jornada parcial no es de extrañar que cada persona contratada en Cantabria firme una media de más de tres contratos cada año", ha señalado.

Al término de 2018, Cantabria sumaba su tercer año consecutivo con una rotación neta (media de contratos firmados por la misma persona) superior a los 3 contratos por persona, en concreto 3,13 ó 257.844 contratos suscritos por 82.885 contratados; ligeramente inferior a la de 2017 (3,24) y similar a la de 2016 (3,13).

Comentarios