martes 30/11/21
SANTANDER

El PP le coge el gusto a apoyarse en un tránsfuga de Cs

David González vuelve a 'salvar' al equipo de gobierno, al evitarle paralizar el MetroTUS, un “frankenstein” con el que según la oposición el PP se está “cavando su propia tumba política”, e instar al Ministerio de Medio Ambiente a paralizar los diques para estabilizar las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis.

davidgonzalez
David González, el tránsfuga de Cs en el que se apoya el PP en el Ayuntamiento de Santander

David González, tránsfuga de Cs en el Ayuntamiento de Santander, ha salvado de nuevo al equipo de gobierno municipal (PP) en el Pleno celebrado este jueves, al evitar la paralización del MetroTUS que pedía el edil de Santander Sí Puede Antonio Mantecón y que ha sido rechazada con los votos en contra del PP y de González, que ni siquiera ha intervenido en este punto del orden del día para explicar su postura. David González. El PP también se ha apoyado este jueves en este tránsfuga para rechazar una moción del PRC que instaba al Ministerio de Medio Ambiente a paralizar las obras de los diques que se están construyendo para estabilizar las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis por su "evidente" e "intolerable" impacto paisajístico.

Mantecón: "Este chanchullo de MetroTUS es una porquería"

González ha evitado pronunciarse sobre el MetroTUS, pero quienes sí han usado su turno de palabra han sido el resto de miembros de la oposición, y lo han hecho para criticar el proyecto, al que se han referido como "un frankenstein" que ha sido "creado" por el PP y con el que este partido se está "cavando su propia tumba política". También han tildado de "engendro" el nuevo servicio de transporte urbano de la ciudad, que entró en funcionamiento el pasado mes de febrero y que obligó a la reordenación de líneas y frecuencias del autobús municipal, aunque en apenas quince días se han introducido "once cambios", es decir, que en dos semanas ha habido más modificaciones en el TUS que "en toda su historia", por lo que, a sus ojos, es ya "un proyecto de facto rectificado". De todas formas, PSOE, PRC, IU Ganemos y el propio Mantecón (la otra edil que dejó Cs, Cora Vielva, no ha asistido al Pleno) han pedido a los dirigentes locales que dejen de "parchear" el servicio y "marear" a los usuarios, porque "la están liando". "Este chanchullo de MetroTUS es una porquería", ha espetado el edil promotor de la moción, que el PSOE ha intentado enmendar en vano, y cuyo debate ha sido seguido en el Salón de Plenos por representantes de la Plataforma Transporte Santander, que engloba a asociaciones vecinales y colectivos ciudadanos que piden igualmente la paralización del proyecto. Anoche, de hecho, se reunieron con el equipo de gobierno aunque no llegaron a ningún acuerdo y se han emplazado a un nuevo encuentro.

"Los vecinos están todos hasta las narices, del MetroTUS y de ustedes", ha manifestado Mantecón a los del PP, que, por boca del concejal de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós, ha reafirmado que no van a "desechar" el modelo introducido, sino que van a seguir trabajando para que sea "el mejor para Santander". Y es que, a su juicio, que algo "no funcione desde el primer día" no quiere decir que "no sirva" En este punto, el responsable en la materia ha defendido que el MetroTUS, que ha supuesto una inversión de más de 7 millones de euros, requiere "adaptación" y "ajustes", tras una modificación en el servicio municipal que llevaba "doce años" sin experimentar "cambios" y que como ha reconocido el edil funcionaba de manera "satisfactoria". En este punto, y tras justificar los introducidos ahora para "acompasar" la evolución de la sociedad, ha reconocido respecto a las quejas de usuarios que "en muchos casos no les falta razón". Pero por eso precisamente, ha defendido, el equipo de gobierno trabaja en la búsqueda de alternativas y soluciones, para lo que también ha pedido "colaboración, paciencia y comprensión". Sin embargo, según Mantecón, los ciudadanos "no quieren más dilaciones" sino que desean volver a la situación anterior al MetroTUS, es decir, a como estaba el servicio el 31 de enero de este año, "y a partir de ahí hablar" de cambios. Cree este concejal que el proyecto es un "engendro" que pese a su coste solo ha servicio para "arruinarles el día a día" a los santanderinos. "Muevan el trasero y vayan a los barrios", ha instado el concejal a los del PP, a los que ha afeado que solo mantienen reuniones "cuando ustedes quieren y donde ustedes quieren". Respecto a las modificaciones, considera que se han implantado "por encima de la voluntad popular", y con todo ello han contribuido a tener la ciudad "patas arriba". Por eso, este edil está dispuesto a hacer "todo lo posible para echar abajo este modelo", incluso aunque tenga que "esperar un año para echarles (al PP) del (equipo de gobierno del) Ayuntamiento".

IU pide un proceso de participación ciudadana "real" en torno a lo que denomina "carril bus"

Mantecón ha instado a la alcaldesa, Gema Igual, a "rectificar" este proyecto, promovido durante el mandato de su antecesor en el cargo, Iñigo de la Serna, actual ministro de Fomento, y que lo haga aunque sea "por beneficiarse a sí misma", ya que en su opinión el MetroTUS está perjudicando a la regidora desde el punto de vista político. Una idea que también ha expresado Tatiana Yáñez-Barnuevo, portavoz de Ganemos, y que ha instado igualmente a la dirigente del PP a que "recapacite" y "reconozca el error" con el MetroTUS –que ha definido como "el hermano pequeñito del PGOU", el Plan General de Ordenación Urbana anulado por los tribunales–, en vez de continuar esta "huida hacia delante" y seguir con las "ocurrencias" de los cambios. "Recapacite, aunque solo sea por egoísmo, por dejar de cavarse su propia tumba política". Desde Izquierda Unida, su portavoz, Miguel Saro, ha aprovechado este proyecto para censurar el "sectarismo" del PP, al que ha pedido un proceso de participación ciudadana "real" en torno a lo que ha denominado "carril bus". Saro ha sentenciado que este modelo "no funciona" y ha contribuido a alejar "aún más" los barrios de la periferia respecto al centro de la ciudad.

José María Fuentes-Pila (PRC) ha afirmado que "prácticamente" toda Santander, a "excepción" de catorce concejales –los 13 del PP y el ex de Cs– quieren que vuelva el modelo anterior del TUS, el que había hace dos meses. Por eso, les ha acusado de "gobernar contra los vecinos", que "por primera vez en décadas" han salido a la calle para manifestarse contra un tema "estrictamente municipal". Tras instarles a dejar de "parchear" el proyecto para intentar "calmar los ánimos", el concejal del PRC ha culpado al equipo de gobierno de haber creado un "frankenstein", "un cristo desmesurado", y les ha invitado a que admitan que "se han equivocado". "Para esto podían haber dejado el modelo anterior", ha remachado.

El PSOE lamenta que son "miles" los vecinos que han visto "empeoradas sus vidas"

Su homólogo del PSOE, Pedro Casares, ha apoyado la moción de Mantecón pese a no haberse introducido la enmienda que ha presentado, con la que proponía suprimir una consulta ciudadana planteada en el texto original, el que finalmente se ha debatido aunque ha sido rechazado. Casares ha lamentado que son "miles" los vecinos "perjudicados" con el MetroTUS, que han visto "empeoradas sus vidas" en sus desplazamientos habituales, lo que ha propiciado cambios y quejas con lo que, a su modo de ver, es ya un proyecto "de facto modificado". Y es que desde el pasado 1 de febrero ha habido "más cambios en el TUS que en toda su historia", que han contribuido a "confundir aún más" a los usuarios y sin que se haya producido "el último", ha vaticinado. Y todo ello después de haberse "tirado la friolera (cantidad) de 7 millones de euros", para introducir unos transbordos –que ha tildado de "obstáculos"– para ir al centro "innecesarios" en el autobús de Santander, y que solo se realizan en España en Madrid y Barcelona, ciudades con cerca de 6 millones de habitantes frente a los 170.000 de la capital cántabra. En este punto, Casares ha cuestionado como se puede ahora justificar que el MetroTUS es un "buen" proyecto si su principal "ventaja" era, precisamente, el realizar trasbordos, y que ahora se han suprimido en algunas líneas en horas punta. "Es ridículo", "un fracaso", y hay que dar "marcha atrás", ha remachado para terminar.

Rechazada la moción sobre los espigones

El Pleno del Ayuntamiento de Santander ha rechazado también este jueves una moción del PRC para instar al Ministerio de Medio Ambiente a paralizar las obras de los diques que se están construyendo para estabilizar las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis por su "evidente" e "intolerable" impacto paisajístico. El rechazo a la moción se ha producido también por los votos en contra del equipo de gobierno (PP) y de David González, tránsfuga de Ciudadanos, que ha justificado su 'no' asegurando que al PRC no le "preocupan" los espigones que se están levantando en la Bahía, sino "solo el acoso y boicot" a la ciudad.

"Será su obra, será su legado, lo que usted consintió en el entorno más emblemático de Santander"

Los portavoces de PRC y PSOE en el Consistorio, José María Fuentes-Pila y Pedro Casares, respectivamente, han censurado el proceso de información pública seguido, que fue, en palabras del primero, un "esperpento", al ser "sesgado" y constituir una "falacia infantil", pues planteaba el "falso dilema" de que o se actuaba o no había playa. Y la "pátina" de participación ciudadana "desde el minuto uno ha sido una imposición", ha agregado. "Será su obra, será su legado, lo que usted consintió en el entorno más emblemático de Santander", ha advertido el concejal del PRC a la alcaldesa, Gema Igual, tras lo que su homólogo del PSOE ha agregado que "la obra se está haciendo porque la alcaldesa quiere que se haga", en las "circunstancias" actuales y con los "impactos" que presenta. "Hay otras soluciones, pero ustedes las obvian", ha recriminado Casares a los dirigentes del PP, al tiempo que ha señalado que los "responsables" y "culpables" son el Ministerio de Medio Ambiente, por ejecutar esta obra de "enorme" impacto –visual, paisajístico y medioambiental– y el Ayuntamiento, por promoverla. Y considerado igualmente "falsos" los procesos de participación ciudadana.

El concejal de IU, Miguel Saro, ha opinado que el coste de la obra –el "menor" de los montantes económicos posibles– no "justifica" el perjuicio que se va a causar a Santander, una ciudad en la que hay "tres meses de playa al año", y que el PP pretende convertir con esta "horrenda" actuación en "una especie de Marina D'Or", donde hay "ocho meses de playa al año".

El edil no adscrito Antonio Mantecón ha calificado de "desgracia" los procesos de participación pública en la ciudad, y ha pedido a los miembros del equipo de gobierno que "escuchen a la gente" y "rectifiquen" ya que en toda España –donde se han hecho "auténticas tropelías"– no hay "ninguna" infraestructura del "impacto" y "agresividad" de los diques y en un lugar además "tan simbólico y sensible" como La Magdalena.

Para la concejal de Ganemos, Tatiana Yáñez-Barnuevo, los espigones en estas playas son "una capricho" del PP, que planteó a los vecinos –ha dicho– elegir entre "susto o muerte", esto es, tener o quedase sin playa. A su juicio, la obra constituye "una traición sin precedentes" a uno de los "enclaves naturales" de la ciudad, y que ha atribuido también a la "dejación de funciones" del Ejecutivo autonómico. "Esto no es como el MetroTUS y se puede revertir", ha advertido para finalizar.

"No hay otra solución", dice el PP

Por su parte, el edil de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós (PP), ha defendido que "todas" las alternativas planteadas en su día para frenar la pérdida de arena por los temporales de invierno incluían escolleras, y ha añadido que la escogida es "la mejor. "No hay otra solución", ha remachado el responsable del área, después de destacar que esta actuación cuenta con el "aval" de los expertos y el "apoyo" –ha dicho– de los ciudadanos, que han tenido a su disposición a lo largo del proceso la documentación administrativa y ambiental. Así las cosas, este concejal ha dicho no entender que quienes no opinaron ni participaron presentando alegaciones al proyecto, que se empezó a tramitar hace más de una década, en 2006, "ahora promueven movilizaciones" en contra, algo que ha tachado de "oportunismo" y que tiene por objetivo "sacar rédito político" cuando no han hecho "nada durante años". Y, "si no se actúa", ha advertido Quirós, "no habrá playa la mayor parte del año". En este sentido, ha insistido en que las obras, que comenzaron a ejecutarse el pasado enero con un plazo de ejecución de siete meses y que han generado protestas en contra, son una "absoluta necesidad para la perpetuación de estos arenales" de la capital cántabra. En su intervención en este punto del orden del día –que se ha sido respaldado por PSOE, IU, Ganemos y el concejal no adscrito Antonio Mantecón (a la sesión no ha asistido la otra edil que abandonó Cs, Cora Vielva)–, el responsable de Medio Ambiente ha tachado de "grotesco" que asociaciones como Ecologistas en Acción o Arca "enarbolen" las manifestaciones cuando en la fase de consultas previas del proyecto no hicieron "el más mínimo comentario" al Ministerio. Y en paralelo, ha tildado de "tomadura de pelo" la actitud del Gobierno de Cantabria (PRC/PSOE), que presentó un recurso ante la Audiencia Nacional que retiró el verano pasado, dando así el "visto bueno" a los diques, que no es un proyecto "nuevo" ni tampoco "un capricho" del PP. "Es inadmisible", ha sentenciado, para criticar las "ocurrencias" y "bandazos" de PRC y PSOE.