sábado 23/10/21
ENTREVISTA

“Podemos Cantabria no apoyará a nadie en Vistalegre II, pero yo apoyaré a Pablo Iglesias”

Julio Revuelta, secretario general de Podemos Cantabria, dice que la formación “tiene que tener autonomía para poder desarrollar la herramienta política como considere necesario de aquí a 2019, tanto a nivel autonómico como municipal”.

“Mi trabajo como secretario general acabaría con la conformación de una herramienta que trascienda a Podemos y que sea capaz de competir de tú a tú con el PP en las elecciones”.

“PP, PSOE, Ciudadanos y PRC hacen las mismas políticas, pero la cuestión del PRC es muy especial, porque siempre va a estar con el que le dé el sillón a Revilla; luego, gestionan otros…”.

juliorev02
Julio Revuelta, durante la entrevista

Los próximos 11 y 12 de febrero Podemos celebrará Vistalegre II, su Asamblea Ciudadana Estatal. Julio Revuelta (Santander, 1984), secretario general de Podemos Cantabria, es entrevistado por 'eldiariocantabria.es' el día en que se confirma que el documento político de la candidatura de Pablo Iglesias recogerá uno de los puntos por los que más ha peleado Podemos Cantabria: que la decisión sobre cómo presentarse a las autonómicas y municipales de 2019 no dependa de Madrid sino de la Asamblea Ciudadana Autonómica y de las locales.

¿Qué sensaciones tiene de cara a Vistalegre II?

Todos tenemos claro que Podemos tiene que estar en el Gobierno para hacer políticas que beneficien a la gente, lo que pasa es que para lograrlo hay distintas alternativas, y la prensa en ocasiones las está exacerbando. Hay grandes consensos –el 95% de los distintos documentos y de las distintas alternativas es igual–, pero el zoom se está poniendo en el otro 5%. En todos los casos se habla de la necesidad de ser mayoritarios y de descentralizar y democratizar el partido, las diferencias están en cómo hacerlo. Lo que va a hacerse en Vistalegre II es consultar a la Asamblea Ciudadana Estatal, y con lo que salga de ahí vamos a trabajar y a crecer.

Si las diferencias de fondo no son tantas, ¿qué hay detrás de esa lucha que existe en Podemos? ¿Personalismos, un intento de controlar los resortes del partido...?

Todo partido nuevo siempre va a correr el riesgo de volverse como los partidos anteriores. Eso ya lo vimos en Cantabria, pero de eso hay que huir. Los territorios debemos demandar que no se hable de eso, sino del objetivo común que tenemos y de cómo alcanzarlo.

¿Pero el riesgo de ruptura existe?

No lo creo. El antagonismo que algunos medios han presentado entre Pablo [Iglesias] e Íñigo [Errejón] no es tal, y se parece mucho al que presentaron en su momento entre Pablo y Echenique, y ahora ya vemos quién es el secretario de Organización de Pablo: Echenique. Se habla mucho de autoritarismo y demás, pero la persona que en Vistalegre I presentó la alternativa a la de Pablo es ahora el secretario de Organización del partido. Esta es una prueba de que podemos discutir y plantear alternativas distintas, pero luego vota la Asamblea, lo aceptamos e intentamos trabajar con ello de la mejor manera posible, como hicimos también en Cantabria.

Pero Iglesias abandonará la Secretaría General de Podemos si no gana…

Eso ha dicho él. Yo creo que va a ganar.

¿A quién va a apoyar Podemos Cantabria?

Podemos Cantabria como tal no apoyará a nadie, los apoyos son individuales. Hay gente que apoya la propuesta de Íñigo, hay gente que apoya la propuesta anticapitalista, yo personalmente apoyo la propuesta del equipo de Pablo –de hecho, estoy en ella– y hay algunos compañeros que presentan incluso un documento [respaldado por el secretario político de Podemos Cantabria, Jon López] centrado en Cantabria, que –aunque no tenga mi firma– también tiene mi apoyo, porque hay una cuestión básica: de aquí al 13 pero sobre todo después del 13, en Cantabria necesitamos trabajar para nuestra sociedad y para nuestra tierra, con independencia de a quién hayamos apoyado o de cuál creamos que es la mejor alternativa, y en eso estamos todos.

¿A qué nivel de autonomía aspira Podemos Cantabria tras Vistalegre II?

La propuesta básica, que coincide con el planteamiento del Consejo Ciudadano Autonómico y con mi propio planteamiento, es que Cantabria –y todos los territorios pero en nuestro caso Cantabria– tiene que tener autonomía para poder desarrollar la herramienta política como considere necesario de aquí a 2019, tanto a nivel autonómico como municipal. La iniciativa debe venir de las bases territoriales, porque los territorios somos los que mejor conocemos cómo tenemos que organizarnos. Cantabria tiene muchas diferencias con otras partes del Estado; una receta que funciona en Madrid igual aquí no funciona, y una que funciona aquí igual no funciona en Andalucía, por eso necesitamos esa autonomía. Teresa Rodríguez habla de federalización. Es una vía. La clave es la autonomía, y a eso se puede llegar por varias vías, pero la clave es esa.

¿Sigue dividido Podemos Cantabria?

No. Hace un año sí había división y muy clara, pero hay que poner en valor lo que hemos hecho. En este año, gracias al esfuerzo de todos –y cuando digo todos, es todos–, hemos reconducido la situación hasta ser un ejemplo de estabilidad. En mayo logramos estabilizar la herramienta política y desde septiembre creo que estamos yendo todos bastante a una.

¿Cuál es el objetivo ahora?

Hacer políticas centradas en las necesidades de la ciudadanía, y para eso necesitamos liderar un Gobierno en 2019. Y para liderar un Gobierno necesitamos el apoyo de la población, y para lograr ese apoyo la condición necesaria, pero no suficiente, es que estemos unidos, que se acaben las rencillas, que haya distintas opiniones y discusión interna pero que se acabe el choque de trenes. Ahora tenemos campo para ganar en 2019, y ganar significa ser primero o segundo pero liderar gobiernos en Cantabria, Santander, Torrelavega, Castro, Camargo, Bezana… Podemos hacerlo, y esa posibilidad nos lleva a ceder en muchas cosas para que todos tengamos sitio y podamos avanzar juntos, y yo creo que eso es lo que estamos haciendo.

Decía usted que esa unidad es necesaria pero no suficiente.

No es suficiente, como tampoco es suficiente la confluencia con IU y Equo. También tenemos que sumar a la sociedad civil. Necesitamos politizar a la sociedad para que sea consciente de que tiene que entrar en las instituciones, porque donde nos quieren los políticos de siempre es fuera y protestando, no aquí haciéndoles la competencia y quitándoles el sitio para hacer políticas que beneficien a la mayoría y no a sus redes clientelares. Hay que incluir a sindicatos que no hayan caído en dinámicas de redes clientelares, a asociaciones culturales, de lucha por los derechos y las libertades, feministas, vecinales, de afectados por determinadas políticas de la Administración… Hay una constelación de asociaciones de la sociedad civil que tenemos que intentar vertebrar entre todos para ir todos a una y decir señores, se acabó. Se acabó la fiesta, disfruten de los dos años y medio que les quedan, porque a partir de ahora, las facturas de sus fiestas las pagarán ustedes mismos. Eso es lo que hay que hacer. Tenemos una mayoría de indignación pero todavía no se ha transformado en una mayoría de creación. Hay mayoría en lo destituyente pero necesitamos crear un movimiento constituyente y creo que estamos en ello, pero en Podemos no tenemos que mirarnos el ombligo, tenemos que ser conscientes de que solos no vamos a poder.

¿Entonces aspiran a ganar al PP de Cantabria en 2019?

Es muy ambicioso, pero si no a ganar, sí a quedar segundos y liderar un Gobierno de cambio, como Carmena. A veces no hace falta ser primero –que se lo digan a Revilla–, sino poder liderar un Gobierno para desarrollar esas políticas que hay que desarrollar.

¿Cree que aquel Gobierno que el PSOE y Ciudadanos intentaron fraguar tras el 20D y para el que pidieron el apoyo de Podemos también era un Gobierno de cambio o no? Porque tanto en Podemos como en IU se produjo cierto debate…

No, eso era un Gobierno de gatopardismo, como se está viendo. PP, PRC, PSOE y Ciudadanos hacen las mismas políticas. Hasta ahora, la política española se ha movido en un péndulo: gobernaba el PSOE, gobernaba el PP, gobernaba el PSOE… pero realmente hacían políticas muy similares. Y en Cantabria gobernaba el PP, gobernaba el PRC con el PSOE… pero es que el PRC también ha gobernado con el PP, porque en ese péndulo el PRC está donde le conviene estar. Nosotros vamos a intentar romper ese péndulo, no queremos ser muleta de nadie, porque lo que impugnamos son las políticas que se han llevado hasta ahora. Queremos romper ese péndulo y plantear una tercera alternativa, que es lo que ha decidido aquí la Asamblea Ciudadana Autonómica. Por eso vamos a ser aún más activos en la oposición. El Gobierno de Cantabria nos ha decepcionado enormemente, porque sus políticas son de continuismo con las del PP.

¿Entonces se arrepienten de haber investido a Revilla?

De haberlo investido no, porque había que quitarles la Presidencia a Ignacio Diego y al PP de la legislatura ominosa, pero deberíamos habernos asegurado de que se cumpliera lo que se firmó, porque no están cumpliendo lo firmado y les da igual. La palabra de Revilla para mí tiene muy poco valor o nulo; ha sido una decepción completa. Nosotros ya no podemos apoyar a un Gobierno que ni cree en el cambio de modelo productivo ni cree en revertir los recortes y mejorar el Estado del Bienestar ni lucha efectivamente contra la corrupción. Nosotros no podemos seguir ahí y lo que haremos es sacar ese péndulo de su eje y cambiarlo todo.

Pero para lograr ese objetivo tendrían que crecer bastante. ¿Ya saben cómo?

A finales de marzo o a principios de abril vamos a celebrar una Asamblea Ciudadana Autonómica extraordinaria sólo para hablar de política, sin elecciones de cargos, que ya fueron elegidos en mayo. Y una de las cuestiones que voy a plantear a esa Asamblea es cómo podemos trascender a la herramienta Podemos y politizar a la sociedad civil más allá de los partidos políticos, porque necesitamos una sociedad civil politizada, que opine de política y que haga política. Podemos solo no va a poder, pero hay una serie de demandas de la sociedad civil que pueden vertebrar una herramienta política en la que Podemos participe. Eso sí que puede permitirnos hacer algo histórico, y esa es mi ambición. De hecho, mi trabajo acabaría con la conformación de esa herramienta, ése es el mandato que yo tendría en Podemos: hacer que Podemos trascienda y que se forme esa herramienta capaz de competir de tú a tú con el PP en las elecciones.

¿En qué sentido dice que su trabajo acabaría ahí?

En el sentido de que yo me vuelvo a la universidad. Cuando me presenté a secretario general, siempre dije que no iba a presentarme a nada más. Quería estabilizar Podemos Cantabria, hacerlo crecer y que haya un Gobierno de cambio, y para eso trabajo. Después, habrá que buscar a personas adecuadas para ello, pero mi trabajo es como el de los que preparan los ‘sprints’ en los equipos ciclistas. Mi compromiso es ser secretario general de Podemos Cantabria sólo hasta 2019, después tengo que volver a mi trabajo en la universidad, que me apasiona.

¿Hacia dónde debe crecer Podemos para lograr ese objetivo del que hablaba antes, hacia la izquierda, hacia el centro…?

Hay que crecer hacia donde está la gente. Ahora lo son claramente, pero el PP y el PSOE llevan siendo una gran coalición de continuidad de políticas desde hace mucho tiempo, y ambos han hecho que por ejemplo la electricidad en España sea de las más caras de Europa. Ahora mismo hay una demanda mayoritaria en el tema de la electricidad, y esa demanda de la gente es también la nuestra, la de los que tenemos que ir a trabajar y pagar el recibo de la luz, el del agua, el IBI… Eso, de una manera progresista, es capaz de vertebrar una mayoría, y tenemos que ser nosotros quienes lo ofrezcamos.

En el Congreso de los Diputados Podemos habla de una triple alianza PP/PSOE/C’s, pero en el Parlamento de Cantabria también está el PRC. ¿Qué papel juega aquí ese partido?

La cuestión del PRC es muy especial, porque siempre va a estar con el que le dé el sillón a Revilla, así que es un caso aparte: el PRC va a pactar con quien le asegure a Revilla la Presidencia, da igual quién sea. Es lo que han demostrado; luego, gestionan otros… Pero que aquí el PP, el PSOE y el PRC han hecho las mismas políticas se ve con un ejemplo muy sencillo: si juntamos el dinero que se ha perdido en el caso Racing, el que se ha perdido en GFB y el que se ha perdido en Nestor Martin –en esas tres operaciones fallidas–, habríamos tenido dinero suficiente para pagar las obras de la tercera fase de Valdecilla y no haber privatizado parcialmente el hospital. Esas tres operaciones son de PP, PSOE y PRC, que gestionan de la misma manera, mirando hacia sus redes clientelares, no hacia la gente. Luego, el PP privatiza parcialmente Valdecilla ¿y qué hacen PRC y PSOE? Decir que quieren que el hospital vuelva a ser público, pero no hacen nada, no han multado ni una vez a la empresa concesionaria. Hacen las mismas políticas: la política fiscal es la misma, los únicos que les obligamos a hacer algo más progresista fuimos nosotros. Hacen lo mismo, siguen el modelo del ladrillo y de la precariedad; vuelven a él.

¿Y cómo pretenden convencer a la gente de eso?

No vale con decirlo ni con estar en las instituciones. Si hay que ir casa por casa explicándolo con un panfleto y otra vez al mes siguiente, eso es lo que tendremos que activar.

Comentarios