jueves 19/5/22
CANTABRIA

El plan contra incendios prevé reducir un 33% la superficie afectada durante los próximos cuatro años

El proyecto para los próximos cuatro años, con una inversión de 26 millones y apoyado por todos los grupos del Parlamento, tiene como objetivo bajar a menos de 600 incendios anuales.

El Parlamento ha mostrado unanimidad en la lucha contra los incendios
El Gobierno destinará 26 millones al plan de prevención y lucha contra incendios

El Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra Incendios 2017-2020 se fija como objetivo reducir cerca de un 20% el número de incendios anuales y un 33% la superficie afectada, lo que supondría pasar de 730 incendios anuales registrados de media en el periodo 2009-2014 a menos de 600, y de 9.000 hectáreas a menos de 6.000.

También se pretende reducir un 17% la afección al arbolado hasta dejarla en un 5% por debajo de la del periodo 2009-2014, y que el 40% de los montes de utilidad pública (MUP) tengan formalizado un acuerdo de gestión entre la entidad local propietaria y la Consejería de Medio Rural.

Así lo ha explicado el consejero Jesús Oria este viernes en la Comisión de Medio Rural del Parlamento, donde los cinco grupos han mostrado su apoyo al plan, que contempla una inversión de 26 millones de euros en cuatro años, aunque PP y Podemos han trasladado algunas "dudas", sobre todo en el plano económico.

El plan se ha sometido a información pública durante un mes y será remitido "de inmediato" para su aprobación por el Consejo de Gobierno "en el menor plazo que sea posible"

"Estaremos muy vigilantes porque nuestros montes y los ciudadanos merecen que esos 26 millones vayan destinados a la prevención y lucha paliativa contra los incendios", ha dicho el portavoz del PP, Luis Carlos Albalá, tras considerar "coherente, sólido y bien construido" el plan y anunciar el "apoyo leal" del PP al mismo.

Populares y podemitas han mostrado su "preocupación" por el hecho de que los recortes por valor de 32 millones de euros anunciados por el Gobierno afecten a este área. Oria ha compartido esa "preocupación" pero les ha replicado que si el Gobierno central responde a la "demanda, muy justa" del Gobierno de Cantabria, no habría que temer por los recortes.

El plan se ha sometido a información pública durante un mes y será remitido "de inmediato" para su aprobación por el Consejo de Gobierno "en el menor plazo que sea posible". El consejero ha agradecido a los grupos su apoyo al plan y les ha ofrecido la posibilidad de realizar aportaciones al mismo antes de que sea elevado a definitivo.

Oria ha dicho que es "el primer paso de una estrategia de largo recorrido" y "el instrumento para lograr el compromiso social necesario para acabar con la lacra de los incendios forestales", un objetivo que implica "corresponsabilidad de todos los agentes".

En ese aspecto, ha destacado la importancia de los acuerdos entre propietarios de los montes, ganaderos y administración para concertar los usos de los MUP, que sufren el 85% de los incendios provocados, y ha explicado que en el marco de esos acuerdos, está previsto un plan piloto de mejora de pastos.

La mayoría de incendios son intencionados

Oria ha destacado la importancia de los acuerdos entre propietarios de los montes, ganaderos y administración para concertar los usos de los MUP

Según ha detallado, el estudio de situación del que parte el plan refleja que el 81% de los incendios son intencionados, y el 13% tienen su origen en negligencias, por lo que el 94% son atribuibles al ser humano y menos del uno por ciento tienen un origen natural. Además, el 82% de los incendios intencionados son para eliminar matorral y regenerar pastos.

El consejero y prácticamente todos los portavoces de los grupos parlamentarios han criticado y rechazado que se "criminalice" a todo el colectivo de ganaderos por la acción de "cuatro descerebrados criminales" o "incendiarios sin escrúpulos".

Oria ha destacado que el plan de prevención y lucha contra los incendios forestales ha sido fruto de "un amplio proceso de participación" articulado en torno a la denominada Mesa del Fuego, en la que han estado representadas 41 organizaciones y entidades, y que según ha dicho, seguirá vigente como órgano de seguimiento del plan.

Por otro lado, el consejero ha recalcado que el acuerdo alcanzado con los sindicatos el pasado mes de octubre para el pago de las guardias a los agentes del medio natural y la cobertura del 100% de la plantilla, con un coste de seis millones de euros hasta 2019, "no se imputa al plan", sino que es independiente.

Seis objetivos generales

El plan pretende reducir el número y la extensión de los incendios con una estrategia integral basada en la prevención, la concertación social, la información y la sensibilización; mejorar la eficacia y eficiencia de la prevención y extinción; y promover nuevos modelos de corresponsabilidad en la gestión de los montes públicos, para lo que el documento establece seis objetivos generales, 26 específicos y 77 acciones concretas.

De los 26 millones, 23,5 (90,77%) se destinan a la ejecución de las acciones contempladas en el plan y 2.390.000 euros a los equipos técnicos necesarios para el diseño y ejecución de las diferentes medidas.