sábado 21/5/22

El fiscal pide tres años para el administrador de una sociedad constituida para la celebración de un festival de música en el verano de 2017 en Ajo (Bareyo), acusado de apropiarse indebidamente de fondos de la misma por valor de más de 100.000 euros. El juicio se celebrará a partir del próximo día 28 en la Audiencia Provincial de Cantabria.

Según el escrito de la Fiscalía, en septiembre de 2016 el acusado constituyó, junto a otra persona, una sociedad destinada organizar el 'Delirium Festival' del 10 al 13 de agosto de 2017 en la citada localidad, convirtiéndose en titular del 50% de las participaciones y administrador único de la empresa.

Posteriormente, el socio del acusado pasó a una tercera persona el 25% de las participaciones, de modo que eran tres los socios titulares de la empresa. Éstos, junto a otros inversores, realizaron a lo largo del tiempo "numerosas aportaciones dinerarias" para la organización del festival.

El acusado "se encargó en exclusiva de la administración y gestión de la sociedad, siendo la única persona disponente y autorizada en la única cuenta bancaria

Desde la constitución de la sociedad y hasta la celebración del evento musical, el acusado "se encargó en exclusiva de la administración y gestión de la sociedad, siendo la única persona disponente y autorizada en la única cuenta bancaria de la sociedad y el único titular de la tarjeta bancaria asociada a la cuenta".

Así las cosas, el administrador "realizó numerosas disposiciones en efectivo y extracciones con cargo a la citada cuenta", por importes diversos "pero habitualmente superiores a 400 euros", hasta sumar un total de 90.759 euros, de los que "se adueñó sin que conste que fuesen destinados a fines propios de la sociedad", señala la fiscalía.

Del mismo modo, realizó "decenas de pagos y transferencias" con cargo a la cuenta de la sociedad por importes diversos, "pero generalmente superiores a 400 euros", para fines propios, como compras, viajes y restaurantes.

Además, en marzo y en julio de 2017, el acusado "ordenó dos transferencias por un importe total de 5.106 euros a favor de su excónyuge", con el fin de "abonarla las pensiones alimenticias a las que estaba obligado". El importe total de los gastos y de estas dos transferencias asciende, según la fiscalía, a 18.369 euros.

Aunque el concierto se celebró, se produjeron "numerosas pérdidas", los inversores no han recuperado las cantidades aportadas y la sociedad tiene pendientes "numerosas deudas" con terceras personas y entidades.

A juicio de la Fiscalía, los hechos constituyen un delito continuado de apropiación indebida por el que pide para el acusado tres años de prisión y multa de 4.050 euros, así como indemnizar a la sociedad en 109.126 euros por las cantidades apropiadas de sus fondos.

Por su parte, la acusación particular, que representa a los otros dos socios de la sociedad, califica los hechos como un delito continuado de apropiación indebida y otro de administración desleal, por los que solicita una condena de doce años de prisión (seis por cada delito) e indemnización de 109.128 euros para la sociedad, 105.765 euros para uno de ellos y 33.000 euros para el otro.

La defensa, por su parte, argumenta que las disposiciones o extracciones "han sido siempre para afrontar pagos de la sociedad", y en cuanto a las transferencias a su expareja "las ha reintegrado".

El juicio se celebrará a partir de las 9:30 horas en la Sección Primera de la Audiencia y está previsto que continúe el 29 y 30 de marzo y el miércoles 30 de marzo.

Comentarios