domingo 23/1/22
CANTABRIA

El patrimonio de Liébana, destruido para ganar dos plazas de aparcamiento junto a la carretera

Vecinos por Liébana asegura que la sacristía de la Iglesia Vieja de Espinama está catalogado como Edificio de Interés. Sin embargo, el lugar que ocupaban sus restos está ahora cubierto por hormigón. El Arcipreste de Liébana desconocía la noticia.

El muro de la Iglesia Vieja de Espinama ha sido derribado para construir un aparcamiento
El muro de la Iglesia Vieja de Espinama ha sido derribado para construir un aparcamiento

La Iglesia Vieja de Espinama, en Liébana, data del siglo XVII. A lo largo de los siglos ha vivido todo tipo de avatares, pero incluso en los últimos años se ha tratado de conservar. Eso podría haber cambiado con la construcción de dos plazas de aparcamiento al lado de la carretera general que une Potes y Fuente Dé a su paso por este pueblo, que ya supuso la destrucción parcial del edificio. Según denuncia Vecinos por Liébana (VxL), esta obra ha destruido los restos de la sacristía.

La agrupación se ha mostrado estupefacta ante lo que consideran un “atentado contra el patrimonio histórico y cultural de todos los lebaniegos”, y ha anunciado que “la mayoría absoluta de miembros” ha votado a favor de iniciar este caso para que “sirva de antecedente” y evitar así actuaciones similares. Asimismo, VxL ha revelado que el Arcipreste de Liébana, Elías Hoyal, desconoce esta actuación, lo que implica que “nadie se ha dirigido de forma oficial para pedir ningún permiso”.

En concreto, la actuación ha supuesto el derribo parcial del muro que quedaba en pie, que ha sido cortado prácticamente por la mitad para hormigonar y crear ese espacio de aparcamiento, que según fuentes de la agrupación consultadas por este diario no tiene la capacidad suficiente para acoger dos vehículos, pues tendrán una parte que asomará a la carretera.

La construcción de la carretera en 1990 supuso la destrucción de parte de la iglesia, lo que provocó las protestas de la Asociación de Arqueólogos de Cantabria

Precisamente la construcción de este vial en 1990 supuso la destrucción de parte de la iglesia, lo que provocó las protestas de la Asociación de Arqueólogos de Cantabria. Con motivo de esta actuación el Gobierno de Cantabria elevó a Bien de Interés el edificio apenas un año después, con el objetivo de conservarlo.

Sin embargo, este nuevo aparcamiento biplaza, de cuya existencia ha tenido constancia este martes VxL, supone un nuevo ataque al edificio. Aunque los vecinos consultados desconocen “si la obra partió de la iniciativa de la Junta Vecinal o del gobierno municipal”, liderados por PP y PRC respectivamente, es evidente que existe el permiso de una administración pública. Este diario no ha podido determinar cuál.

El muro de la Iglesia Vieja de Espinama ha sido derribado para construir un aparcamiento

En cualquier caso, “no creemos que Patrimonio lo haya permitido”, afirman fuentes de la agrupación, que ha anunciado que enviará escritos tanto al presidente de la Junta Vecinal como al alcalde de Camaleño y a Patrimonio de Cantabria para dilucidar “en base a qué han extendido los permisos, quién es el responsable” y que las autoridades estudien si se ha cometido delito.

“Consideramos que este caso es un monumental atropello contra los intereses de los lebaniegos, ya que pone de relieve algo que ha ocurrido muchas veces en nuestra historia reciente: destruir patrimonio con el beneplácito de las autoridades, que han mirado para otro lado a cambio de conseguir un puñado de votos”, ha criticado Vecinos por Liébana.

A su juicio, “los intereses individuales no pueden prevalecer sobre el futuro de las generaciones venideras”, y ha afirmado que “son los representantes públicos los que deben velar por el mantenimiento de lo que hemos heredado”.

Comentarios