martes. 21.05.2024

Un oso joven, al parecer un macho de tamaño mediano de aproximadamente año y medio, lleva varios días paseando por diferentes pueblos de la Hermandad de Campoo de Suso y la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Alimentación y la Fundación Oso Pardo han acordado poner en marcha medidas para alejarlo de los núcleos de población. El animal ha sido avistado en la zona por múltiples personas en los últimos días y han dado muestra de ello en las redes sociales.

Tanto desde la Consejería de Desarrollo Rural como desde el Ayuntamiento han hecho un llamamiento a vecinos y visitantes a tener precaución para evitar problemas a causa de estos encuentros con el animal. "La gente de Campoo lo conoce pero los visitantes... Estamos teniendo un aluvión de gente que intenta hacer una especie de safari. Y esto no es un safari ni ver a los osos en Cabárceno", ha advertido en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, el alcalde, Pedro Luis Gutiérrez.

También del tema ha hablado el consejero de Desarrollo Rural, Pablo Palencia, quien ha subrayado que un oso "es una cuestión seria" y ha insistido en la necesidad de ser cautos para evitar accidentes. De hecho, Palencia se ha reunido este viernes con el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, para analizar conjuntamente qué medidas se deben adoptar para hacer que el animal vuelva a su hábitat natural en el monte y "no se habitúe" a su presencia permanente en los núcleos de población.

PROTOCOLO

En este sentido, la Consejería ha informado de que se ha activado el protocolo de intervención ante el avistamiento de osos en núcleos de población que el Gobierno de Cantabria y el resto de comunidades autónomas de la Cordillera Cantábrica (Galicia, Asturias y Castilla y León), el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) y varias entidades conservacionistas, como la Fundación Oso Pardo, mantienen desde hace años para actuar ante este tipo de situaciones.

En concreto, el protocolo prevé el uso de balas de caucho y el lanzamiento de petardos para ahuyentar al animal, pero en caso de que el oso persista, se procedería a capturarle con el fin de instalarle un collar emisor que permita tenerlo controlado y poder adoptar medidas cuando se acerque a zonas pobladas con el objeto de ahuyentarlo.

"Vamos a colaborar en este caso concreto para que entre los agentes del Medio Natural y los bomberos forestales de la Dirección General de Montes y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria y los técnicos de la Fundación Oso Pardo realicen actuaciones en equipo que permitan ahuyentar al animal", ha explicado Palencia.

Por su parte, Palomero ha hecho también un llamamiento a la ciudadanía para recordar que "los osos son animales salvajes que no quieren hacer daño, pero en caso de detectar malos comportamientos por parte de los humanos, como acercamientos a muy corta distancia o el lanzamiento de objetos, pueden reaccionar de manera defensiva y atacar a los humanos".

Ha insistido en que no hay que dejar que el animal se acerque y ha pedido poner distancia suficiente con el oso para que cambie su itinerario y no se produzcan "accidentes innecesarios".

REFUERZO DE LA COLABORACIÓN

De una manera ya más genérica, en la reunión Consejería y Fundación Oso Pardo han acordado reforzar sus vías de colaboración para buscar un mayor equilibrio en la convivencia de la fauna silvestre y las actividades ganaderas y humanas en el medio natural de la comunidad autónoma.

En un comunicado, el Gobierno regional ha explicado que el presidente de la Fundación Oso Pardo ha mostrado su satisfacción por renovar el compromiso de colaboración con la Consejería para trabajar "de manera coordinada y más eficaz en beneficio de una mayor y más pacífica coexistencia entre los osos y las personas". En la reunión también ha participado el director general de Montes y Biodiversidad, José Causí.

Un oso joven se pasea por los pueblos de Campoo de Suso
Comentarios