sábado 16/10/21
SANTANDER

El organizador de una feria de outlet denuncia presiones para suspenderla y "eliminar la competencia"

El argumento dado a 10 días de su inauguración es que las asociaciones de comerciantes de la capital han presionado a través del Ayuntamiento.

Desde Escenario Santander se atribuye a un “fallo de comunicación”, pues no puede acoger un evento que no posea algún "componente cultural alrededor".

Escenario Santander
Escenario Santander iba a acoger la feria de outlet

Santander tenía previsto acoger entre el 27 y el 29 de enero en Escenario Santander una feria de outlet con grandes marcas de ropa, gastronomía, hogar o moda infantil. Una feria que, como muchas otras, ofrece el stock de productos que no se han podido vender a precios más rebajados y competitivos. Durante los últimos seis meses su responsable, José Alejandro Paz, ha estado trabajando para lograr todos los acuerdos necesarios y atraer los comercios, todos “de marca y fuertes”. Pero con apenas 10 días de antelación, el Ayuntamiento de Santander ha forzado para impedir que se celebre la feria.

Según ha explicado Paz a este medio, que había firmado un contrato con Escenario Santander para poder celebrar el evento en sus instalaciones, “desde el Ayuntamiento han dicho que se suspenda”. El motivo que le han dado es que el comercio de la ciudad “ha hecho presión” para evitar lo que, en su opinión, es una vía para ofrecer a los ciudadanos una alternativa a los productos y precios que suelen encontrarse en los comercios habituales.

“Lo que se quiere es blindar el comercio de Santander. No dejan que se ofrezcan otros precios”, ha lamentado Paz, para quien esta presión de comerciantes y Ayuntamiento de Santander es una forma de “eliminar la competencia”.

“Lo que se quiere es blindar el comercio de Santander. No dejan que se ofrezcan otros precios”, ha lamentado Paz

Asimismo, ha reconocido que en ningún momento el Consistorio se ha puesto en contacto con él para explicar los motivos por los que ha ejercido esta presión.

Lo más llamativo del caso es que la feria contaba con “16 comercios buenos de Santander” que ya habían contratado el espacio para poder ofrecer sus productos. El hecho de que se haya cancelado con apenas 10 días de antelación ha provocado, además, reacciones de enfado entre los comerciantes que ya lo habían contratado. “Me llaman para preguntar qué ha pasado, si no lo sabía antes”, ha detallado.

Entre esos comercios que ya habían contratado en la feria de outlet destaca, por ejemplo, Pedro Ruiz. “Son comercios de marca y fuertes, almacenes, multitiendas. No tenemos cualquier cosa”, ha defendido, asegurando además que “hay gente muy enfadada que está pensando en borrarse de las asociaciones” de comerciantes de Santander.

Fallo de comunicación

La versión dada desde Escenario Santander es muy diferente. Su responsable, Javier Palacios, ha asegurado a este medio que todo se debe a un “fallo de comunicación”. Según ha explicado, cualquier evento organizado en estas instalaciones debe tener un “componente cultural alrededor”, por lo que, cuando comprobaron que la feria de outlet “no tenía por ningún lado” este tipo de actividades, “hablamos con el Ayuntamiento”, que rechazó la posibilidad por no ajustarse al contenido de Escenario Santander.

Asimismo, ha confirmado que “hemos pedido que lo cancele y nos haremos cargo de los gastos”, aseverando que su última intención es “enfrentarnos con los empresarios o los comerciantes”.

Cualquier evento organizado en Escenario Santander debe tener un “componente cultural alrededor”, ha afirmado Palacios

Consecuencias directas y colaterales

Paz considera estas presiones un ataque contra “la libertad de comercio”, que a su juicio “en Cantabria no existe. O pagas o no lo haces, y aun así tampoco lo haces”, ha lamentado. Independientemente de estas valoraciones, lo que es una realidad son las consecuencias directas e indirectas de la decisión del Ayuntamiento.

Para empezar, el coste para el propio organizador. La feria de outlet se ha suspendido después de que José Alejandro Paz haya invertido “más de 8.000 euros en gastos”, que ahora trata de recuperar. “Encargamos publicidad en medios, cartelería, etc., y no sirve de nada”, lamenta Paz.

A esto se suman varios trastornos colaterales a los participantes de la feria. “Hay algunos que tenían pagado el hotel”, ha puntualizado, llegando a reservarse hasta 50 habitaciones entre diferentes establecimientos de Santander próximos a Escenario Santander. Además, “otros comercios han contratado gente del paro” de la capital cántabra.

La decisión tomada, una vez que todo estaba preparado para la celebración de la feria, deja en una situación complicada al organizador, que según ha revelado a este diario está tratando de encontrar un espacio alternativo para evitar el daño a los comercios que ya habían reservado el espacio.

Comentarios