jueves. 30.05.2024

Una madre denuncia una situación que, supuestamente, supone un chantaje por parte del Servicios Sociales de Cantabria con su hijo, que padece un trastorno de conducta severo, y por ende con toda su familia.

Son padres de tres hijos, dos de ellos mellizos. El niño en cuestión, presenta síntomas de sufrir un trastorno de conducta desde bien pequeñito y el ICASS, lejos de ofrecerles una mano para ayudar a que su hijo pueda recuperarse, han hecho todo lo contrario. “Es una entidad que está por encima del bien y el mal, la justicia no le toca”, sentencia la madre denunciante.

Diagnóstico (1)
Diagnóstico (1)
Diagnóstico (2)
Diagnóstico (2)
Diagnóstico (3)
Diagnóstico (3)

Desde que tenía cuatro años, el niño ha sido supervisado por profesionales. Ahora tiene 11 y la situación no ha mejorado. Desde pequeño ha sido imposible de controlar por su conducta y en el colegio se pusieron en contacto con sus padres para poner remedio a la situación porque no eran capaces de controlarlo.

Posteriormente, el niño ingresó en el internado de Villacarriedo y, a los tres meses de su llegada, se envió un informe al ICASS por parte del propio centro debido a la “peligrosidad” que alegaban ponía el peligro al resto de residentes del centro. Sin motivo alguno, esta familia recibe una llamada de Servicios Sociales para reclamar la tutela de su hijo. En ese momento tuvo lugar la primera de las mentiras que denuncian los padres del niño.

La condición por parte de Servicios Sociales para que esta familia pudiera ver a su hijo, ya en manos del ICASS, era la firma previa de la tutela. Esa firma se convirtió, a la postre, en el inicio de sus pesadillas. A los tres o cuatro días de firmar el documento, reciben una carta que les acusaba de abandono de su hijo. “Nos quedamos que nos pinchaban y no sangramos”, afirma la madre de la criatura.

Carta denunciando abandono por parte del ICASS (1)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (1)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (2)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (2)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (3)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (3)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (4)
Carta denunciando abandono por parte del ICASS (4)

Por si fuera poco, también incluyeron a sus otros dos hijos en la denuncia por abandono. “Es un chantaje para que pasáramos por el aro. Acudimos entonces a los abogados”. Desde esa primera conversación, la cual lamenta profundamente no tener documentada, procedió a grabar todos sus encuentros con los técnicos de Servicios Sociales.

Uno de los nombres a los que esta familia apunta directamente como culpables de la situación es uno de los mandamases del Servicio de Adopción del Gobierno de Cantabria (ICASS). “Me la trae al fresco”. “Me importa muy poco”. “¿Ustedes sienten algún mínimo aprecio por su hijo?”. Estas fueron algunas de las frases con las que se dirigía hacia ellos y que esta familia tiene recogido en su teléfono móvil.

Mientras tanto, durante el aproximadamente año y medio de calvario que esta familia denuncia, que comenzó en Navidades de 2021, se reunieron con diferentes representantes de Servicios Sociales para que les permitiesen ver a su hijo, que se encontraba tutelado, sin éxito alguno.

“No nos dejaban verlo ni hablar con él”. La familia reclamaba, al menos, que se les informase sobre cómo estaba el niño, a lo que la respuesta del ICASS era “como no colaboráis…”. Para los padres, se trataba de un chantaje en toda regla: “tienes que firmar todo lo que ellos quieren. Es indecente que hagan esto. Para mí el ICASS es sinónimo de la inquisición. Te tratan como si fueras una bruja y te obligan a firmar que eres mala madre”.

El paso siguiente fue que Servicios Sociales llevó al niño a Padre Menni. La psicóloga derivó a su hijo al psiquiatra del centro, quien le impuso un tratamiento con antipsicóticos. “Se han pasado un año entero sin llevarle a ningún profesional, diciendo que no tiene nada, y ahora dicen que es peligroso”. La madre explica que su hijo puede estar cuatro o cinco meses sin sufrir ningún episodio y, de repente, cuando pasa algo, es cuando se dan cuenta de que necesita ayuda. “Hemos perdido un año”, añade.

“Mi marido y yo decidimos firmar lo que sea para que nos diesen visitas con nuestro hijo, pero hasta que llegásemos a juicio”. En ese momento, les permitieron tener visitas puntuales. En la primera de ellas, después de un año, el niño le dijo al oído a su madre: “me han dicho que sois malos padres”.

Por si fuera suficiente la falta de compromiso de tutelar y garantizar que su hijo iba a tener tratamiento con profesionales, que es lo que firmaron sus padres, y que, además, es la obligación de Servicios Sociales puesto que la familia presentó informes médicos; denuncian que desde el ICASS trataron de poner a su hijo en contra de los propios padres.

 “Cuando oyes hablar del ICASS piensas en familias desestructuradas, con padres metidos en la droga, y yo no digo que no hagan mucho bien y ayuden a mucha gente”. Esta madre encuentra la posible causa del interés en que firmen el abandono de su hijo en los responsables del ICASS, que según afirma cree que “son gente mayor, asentada en el puesto y que están acostumbrados a que en el 90% de los casos tengan razón”.

Hace un par de meses, aproximadamente, el doctor le comunicó a la familia que su hijo tiene un TOC severo, que es lo que los padres llevan más de un año asegurando y el ICASS ha ignorado, provocando un empeoramiento en la situación del niño durante todo este tiempo. La actitud de Servicios Sociales ahora ha cambiado. Hace tiempo, el niño solo podía quedarse los fines de semana y las vacaciones en casa.

Ahora, desde hace un mes, “nos han tirado con nuestro hijo a la cara, ya no quieren hacerse cargo porque no pueden con él”. El niño se encuentra en casa actualmente con sus padres y sus hermanos. “Lo que queremos es que nuestro hijo esté con nosotros. Nos gustaría que la coordinadora del pabellón de psiquiatría infantil en Valdecilla -que sí ha mostrado interés en ayudar a su hijo desde que fue conocedora del caso- pudiera verlo regularmente y ayudar a que se recupere”.

Actualmente se encuentran a espera del juicio contra el ICASS, puesto que la huelga de letrados ha demorado el proceso, pero ya tienen fecha fijada para finales de mayo. Previamente, esta familia ya ganó una sentencia contra un trabajador del ICASS que había pegado a su hijo, algo que el propio trabajador reconoció: “Se me fue la mano”, les reconoció. Además, asegura que hay más episodios denunciados, como una ocasión en la que su hijo se escapó del centro y las trabajadoras no hicieron nada por evitarlo hasta que tuvo que intervenir la policía.

Sentencia ganada por la familia contra un trabajador (1)
Sentencia ganada por la familia contra un trabajador (1)
Sentencia ganada por la familia contra un trabajador (2)
Sentencia ganada por la familia contra un trabajador (2)
Sentencia ganada por la familia contra un trabajador (3)
Sentencia ganada por la familia contra un trabajador (3)

El afán de esta madre es ayudar a otras familias que sufren la misma situación. Asegura que no son los únicos que denuncian estos supuestos chantajes y esta forma de proceder del ICASS, sino que hay muchas más familias sufriendo lo mismo y que, o bien por miedo, o bien porque sus circunstancias personales no les permiten costearse un abogado, se rinden. Ellos no lo han hecho y puede que este mismo mes de mayo comiencen a hacer justicia.

“No hay derecho, el ICASS es como la Santa Inquisición, pero en moderno. O firmas que eres bruja, o no ves a tu hijo. Y cuando pasan varios meses, firmas lo que sea para poder verlo”.

“Nos han tirado nuestro hijo a la cara, ya no quieren hacerse cargo porque no pueden...
Comentarios