miércoles 26/1/22

Navidad y gastronomía van de la mano, y no hay tradición más ancestral que reunirnos alrededor de la mesa recordando momentos pasados mientras contentamos al estómago y brindamos con una buena copa de vino. Quizás en estos momentos sea la comida la excusa perfecta para rodearnos de nuestros seres más queridos, pero con la certeza de que este es uno de los placeres que nunca falla. La cocina de las abuelas cántabras echó raíces, y generación tras generación muchas casas continúan evocando recetas típicas navideñas de esta pequeña comunidad al norte de España. Incluso aquellos que pasen estas fechas lejos de su Cantabria, siempre podrán recurrir a esas recetas que recuerdan a ‘la tierruca’, hogar y familia.

En Cantabria ha existido siempre una importante tradición de consumir caracoles en las fechas navideñas. Los llamados caracoles a la montañesa tienen un secreto, un sofrito muy sabroso a base de tomate frito casero, jamón, cebolla, ajos y nueces. Sin embargo, en la actualidad, aunque se conserva en algunos hogares, los menús se han diversificado mucho, y la rica gastronomía de la región con productos de calidad tanto de la mar como huerta o carnes han hecho evolucionar muchas recetas. Para los socorridos canapés, la anchoa será uno de los productos estrella, así como los quesos de la región. Otro de los platos que suelen estar presente en el norte en estas fiestas es el pudin de cabracho.

Los pescados del Cantábrico como el besugo al horno también son protagonistas de las celebraciones navideñas, así como la tradicional sopa de pescado o el marisco de nuestro Mar Cantábrico. También la región cuenta con una extensa actividad ganadera con carnes reconocidas por su sello de calidad, pero si hay un clásico de toda la vida en los hogares son las chuletillas de lechazo. 

Y si hay algo que no puede faltar para cerrar toda comida o cena navideña en Cantabria son las tostadas, conocidas en el resto de España como torrijas. Como postre o para desayunar, en Cantabria el olor a Navidad es el de una buena tostada al empezar el día. Quién visite estas navidades la región, no encontrará una casa con un aroma diferente a este.

Durante todo el mes, turrones, polvorones y mazapanes tienen un hueco especial en los hogares, al igual que en Cantabria los hojaldres tienen el suyo propio. El hojaldre cántabro hace las delicias todo el año, así como las quesadas -recurridas también en estas fechas-, pero en Navidad los artesanos de la región se han reinventado para adaptar este exquisito producto a los postres más típicos de la Navidad. Incluso el famoso Roscón de Reyes tiene su particular versión cántabra, de hojaldre. Una variedad cada vez más demandada en las principales pastelerías de la comunidad. 

Cantabria sabe especial cada Navidad, y no es raro que cada vez más personas quieran exportar su aroma a sus hogares en estas fechas. Llevar un trocito de ‘la tierruca’ aún lejos de ella es fácil, la gastronomía nos ofrece siempre la posibilidad de hacerlo y trasladarnos a donde más queremos estar en unos días tan señalados como estos.

Navidad con sabor cántabro: las comidas típicas navideñas de ‘la tierruca’
Comentarios