martes 18/1/22

Las plazas de las principales localidades de Cantabria lucen diferente este diciembre. Los cántabros ya no contemplan las luces desde sus balcones, lo hacen desde el escenario del que nunca debieron dejar de hacerlo, la calle. Las actividades han vuelto a llenar de alegría estas señaladas fiestas, y la ilusión con la que las miran los niños se ha reflejado este año también en los adultos. Entre esos clásicos navideños que nunca deben quedar en el olvido están los mercadillos. Perderse por ellos es una de las tradiciones que más disfrutan turistas y locales, pues lo que se respira entre sus puestos, aromas y adornos es pura magia, esa que solo se puede sentir una vez al año, la auténtica esencia de la navidad. 

En familia, con amigos o disfrutando en soledad de esas compras navideñas que tanto gustan, recorrer sus callejuelas entre villancicos y ataviados con toda indumentaria invernal es un plan que nunca falla. Y ahora, más que nunca, apoyar al comercio local y recurrir a la artesanía regional para sorprender con regalos estas navidades no solo llenará de originalidad nuestras casas, sino que impulsará el consumo de cercanía tan necesario después de meses de pandemia. Destacar entre los vecinos con tu decoración navideña, renovar un año más tu hogar diciembre tras diciembre, o asombrar a esa persona especial cada seis de enero se torna cada vez más complicado, pero nada como un mercadillo navideño para encontrar la singularidad que esa persona o lugar merecen. 

En Cantabria, esta magia la puedes vivir en tres rincones con especial encanto. Desde el 3 de diciembre, Santander recuperó la belleza invernal que envuelve este mes y la plaza Alfonso XIII desprende a partir de entonces vida en todo su esplendor. El mercadillo de Navidad, que cuenta con 50 puestos de artesanía, bisutería y complementos para las fiestas, se ha convertido en una cita imprescindible para todo cántabro. Cada Navidad, artesanos y comerciantes de la región convierten esta zona de la capital cántabra en el epicentro de las particulares compras navideñas, el lugar donde cada detalle trae una historia, y regalar se convierte en un acto puramente emocional. Decoración navideña, flores de pascua, artesanía, cuadros, lienzos, manualidades y grabados, artículos infantiles, prendas navideñas, bisutería y complementos de moda… en el medio centenar de puestos podrás encontrar una gran variedad de artículos, además de un ambiente que parece sacado de un auténtico cuento de Navidad. Se podrá visitar hasta el 6 de enero en horario de 10:30 a 14:30 y de 16:00 a 22:00 horas.

Torrelavega también cuenta con su particular Feria Artesanal de Navidad, que permanece abierta desde el 11 de diciembre y hasta el 5 de enero. Ubicada en la calle Consolación, cuenta con 14 casetas, actuaciones y un photocall. Cultura, ocio y entretenimiento se unen para llenar las calles de la capital del Besaya de encanto  y convertir la localidad en el corazón de la Navidad este 2021. El horario de apertura es de 10:30 a 14:30 horas y de 16:30 a 20:30 horas. Los días 24 y 31 de diciembre estará abierto en horario de mañana; el 25 de diciembre y el 1 de enero estará cerrada; y el 2, 3, 4, y 5 de enero se podrá visitar de 10:00 a 20:00 horas.

17 puestos tradicionales orientados a oficios y artesanos alumbran ya y hasta el próximo 6 de enero la Plaza de la Barrera en Castro Urdiales. Se trata de un mercadillo que cuenta con una estética cuidada y una imagen competitiva y con el que el Consistorio participará por primera vez en la plataforma turística European Best Destinations donde se reconoce y premia a los mejores mercados de Europa. La zona oriental de Cantabria encuentra así en Castro Urdiales el lugar perfecto para disfrutar de la Navidad, que busca convertirse en una atracción turística también en estas fechas. El mercado permanecerá abierto en horario de 11:00 a 21:00 horas.

Los tradicionales mercadillos navideños recorren las principales ciudades del mundo, y muchos son los turistas que se mueven en estas fechas en busca de los más especiales. Cada vez son más las localidades, grandes y pequeñas, que se suman a contar con el suyo propio y hacen que rincones con encanto propio como Cantabria se vuelvan cada vez más mágicos cada Navidad.

Comentarios