miércoles 22/9/21
PESCA

Más de 29.000 pescadores deportivos resultan perjudicados con la nueva regulación del cebo en Cantabria

El BOC publica una orden que impone numerosas restricciones a la captura de las especies utilizadas para esta actividad, algo “muy negativo” para los pescadores y para los que poseen negocios relacionados que dependen de ella.

Cantabria restringe el acceso al cebo de la pesca deportiva
Cantabria restringe el acceso al cebo de la pesca deportiva

El Gobierno de Cantabria quiere “preservar las especies marinas” que se utilizan como cebo en la pesca deportiva. Así lo recoge una Orden publicada en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) para regular la captura y las zonas autorizadas para su extracción. Pero la decisión no parece tener en cuenta a los propios pescadores y a los negocios que viven de esta práctica, o al menos eso es lo que denuncian varios afectados, que ven limitada su afición y que no tienen la posibilidad de hacerse mariscadores.

Esta nueva norma surge como respuesta a los resultados de los estudios técnicos realizados por la Consejería, que aconsejan limitar la explotación de especies destinadas a cebo, como las gusanas o cangrejillos, debido a que se ha detectado una disminución considerable de las poblaciones de algunas de las más utilizadas.

Así, según ha informado el Gobierno en un comunicado, la nueva normativa ha dispuesto una serie de restricciones que tienen como objeto lograr una explotación racional y sostenible de estos recursos, de manera que se permita a los pescadores recreativos disfrutar de la actividad sin poner en peligro ninguna de las especies que utilizan como cebo.

La impresión de muchos pescadores deportivos es que “es una decisión muy negativa que nos deja sin opciones”

El problema de estas restricciones es que perjudican tanto a los titulares de una Licencia de Pesca Marítima de Recreo de Primera Clase como a los negocios que viven de esta actividad. Más allá de las limitaciones cuantitativas de la materia prima que se pueda recoger, lo más destacado es que solo se podrá extraer el cebo tres días a la semana: martes, viernes y sábados.

Esto implica que los más de 29.000 pescadores deportivos que hay en Cantabria deben limitar sus horarios a esos tres días, teniendo en cuenta que no se dedican por entero a esta actividad, mucho menos de forma profesional.

Malestar entre pescadores

La decisión del Gobierno regional ha generado un notable malestar entre muchos pescadores. Según han explicado a este diario Santi, propietario de La tienda del pescador, en Santoña, “la gente no se lo cree, se lleva las manos a la cabeza”.

El problema es que “sin el cebo no hay pesca”, es decir, la gente no compra el resto del material necesario para esta práctica. Y eso, en última instancia, afecta también a nuestros negocios, que viven exclusivamente de la pesca deportiva. “Otros negocios alternan la venta de ropa o de otros productos, pero a nosotros nos afecta completamente”, ha lamentado.

Al ser un “producto muy perecedero”, el cebo debe utilizarse el mismo día que se consigue, por lo que los pescadores deben limitarse a los días concretos de la semana marcados por el Gobierno, algo que dificultará esta afición al tener prohibida la venta del cebo conseguido. La impresión general es que “es una decisión muy negativa que nos deja sin opciones”.

Sin embargo, el mayor problema es la restricción a las licencias de mariscadores, que serían los que ahora mismo podrían extraer el cebo y venderlo. Cantabria hace tiempo que no expide más licencias de mariscadores, algo que en opinión de Santi sería “muy positivo”, pues permitiría crear empleo autónomo que cotizaría a la Seguridad Social y abriría a muchos pescadores deportivos una salida a la situación creada con esta Orden.

Limitación de cantidades

Las principales novedades que introduce el Gobierno son la limitación de los cupos de extracción de las gusanas y el coco, que pasa de 100 a 50 unidades, así como la veda total del cangrejillo, un crustáceo que ya estaba vedado en la Bahía de Santander y que, a la vista de los resultados, se ha hecho necesario extender la restricción al resto de estuarios.

Todas estas medidas tienen como objetivo final la conservación de las especies empleadas como cebo, a la vez que tratan de preservar el recurso para que pueda seguir siendo explotado en el futuro.

La Consejería continuará con evaluaciones periódicas de todos los recursos explotables, de tal modo que cuando los informes técnicos arrojen datos de recuperación de las poblaciones de especies objeto de veda, las medidas de gestión puedan ser adoptadas.

Comentarios