sábado 16/10/21
LABORAL

Más de 100 familias viven con “incertidumbre” el futuro de la planta de electrolisis de Solvay

CCOO ha instado al Gobierno autonómico y a la dirección de la empresa a dar una solución a la situación de la planta.

El sindicato ha recordado que el cierre a finales de 2017 sin esperar a la creación de la nueva empresa rompe el acuerdo que tienen Solvay y CUF, puesto que todo pasa porque a Solvay se le conceda la prórroga.

Fábrica de Solvay en Barreda
Fábrica de Solvay en Torrelavega

Más de 100 familias, entre puestos de trabajo directos e indirectos, podrían verse afectadas por el cierre de la planta de electrolisis de Solvay en Torrelavega. Según han explicado la Federación de Industria de CCOO y la sección sindical de CCOO de la fábrica torrelaveguense, han instado tanto al Gobierno regional como a la dirección de la empresa a que resuelvan la situación de "incertidumbre" en la que se encuentran los trabajadores ante el futuro de la planta de electrolisis.

En nota de prensa el sindicato ha asegurado que "no entiende" que después de llegar a un acuerdo en julio de 2016, y tras meses de negociación con la compañía portuguesa CUF con más de 150 años de historia, con una aportación de inversión privada de cerca de 55 millones de euros y con el mantenimiento y creación de puestos de trabajo, "corra el peligro de no establecerse en nuestra región justo a última hora y cuando el tiempo se agota para buscar una alternativa".

En Cantabria está "en duda la legalidad" o no de la extensión de la producción con el proceso actual hasta que se construya la nueva planta

Como ha recordado CCOO, en Cantabria está "en duda la legalidad" o no de la extensión de la producción con el proceso actual hasta que se construya la nueva planta, y por lo tanto “se sigue sin los permisos necesarios para que esto se produzca”. En este sentido, el sindicato considera que la directiva europea de emisiones industriales deja claro que, si para introducir las nuevas mejoras técnicas disponibles, es decir la tecnología de membranas, hace falta un periodo mayor de lo establecido las autoridades competentes podrán fijar un plazo más prolongado en las condiciones del permiso. En España son las comunidades autónomas las que tienen la potestad de dar estos permisos.

El sindicato advierte que mientras tanto, plantas como la de Solvay en otros países de Europa como Bélgica, Alemania, Francia, Italia y Suecia "no tienen ninguna duda sobre la legalidad y han tramitado la extensión del permiso".

CCOO señala que el cierre de la planta a finales de 2017 sin esperar a la creación de la nueva empresa rompe el acuerdo que tienen Solvay y CUF puesto que todo pasa porque a Solvay se le conceda la prórroga.

"De no ser así puede suponer una pérdida importante de clientes actuales que evidentemente tendrán que garantizar su suministro en empresas de la competencia y que luego es difícil de recuperar en el caso de que CUF o cualquier otra empresa esté interesada en instalarse dentro del recinto de Solvay", advierte.

La Federación de Industria de CCOO y la sección sindical de CCOO de Solvay apelan al "buen hacer" del Gobierno regional que "hasta ahora ha demostrado un gran compromiso con la industria de Cantabria dando solución a cantidad de problemas en nuestra región", para que junto con la dirección de la empresas Solvay y CUF "busquen las soluciones necesarias para que la nueva planta de electrolisis sea una realidad y los trabajadores no pierdan sus puestos de trabajo".

INVERSIONES

Por su parte, USO ha emplazado al Gobierno de Cantabria a que "asuma su responsabilidad" y exija al Grupo Solvay inversiones para la reindustrialización del complejo industrial de Torrelavega, empezando por las instalaciones de una nueva generación de electricidad-vapor, "inversión clave que marcará sin duda el futuro y la continuidad de la compañía belga en Torrelavega".

El sindicato señala en un comunicado de prensa que la venta, esta semana, de la división de poliamida de Solvay en Blanes por 1.600 millones de euros, "supone otro recorte de empleados en Solvay España, superior a 100 empleos directos, debilitando el futuro de Solvay Torrelavega y el sur de Europa".

USO afirma que "el abandono de inversiones y la falta de nuevas líneas de producción" en Torrelavega y en España, está enmarcada en la transformación del grupo hacia nuevos productos orientados a la aeronáutica y automoción, "deslocalizando inversiones de Europa, España y Torrelavega hacia EEUU y Asia".

El sindicato añade que los "diques de contención" en Europa para reducir la deuda del grupo con la compra de Cytec se acaban, y "crece el riesgo y la incertidumbre" para los trabajadores de Solvay-Torrelavega ante la "falta de inversiones" para la reindustrialización del complejo industrial para resolver el "cuello de botella" que tiene Torrelavega, a diferencia de las inversiones que se están realizando en Bulgaria e Italia.