lunes. 22.04.2024

Las pinturas de la cuevas de Altamira se han convertido en un emblema universal para el ser humano. Un hito histórico, que supuso un antes y un después a la hora de entender a nuestros antepasados.

Una joya de valor incalculable, que ha situado a Cantabria en el mundo. Un tesoro, cuyo descubrimiento científico tiene mucho que ver con una pequeña niña de Cantabria.

María Justina Sanz de Sautuola y Escalante nació en Santander en 1870, tal y como figura en los archivos, siendo la hija del naturalista y prehistoriador español, Marcelino Sanz de Sautuola. Con tan solo 8 de años, acompañó a su padre en una de sus excursiones, en las que buscaban restos arqueológicos similares a los que el historiador había podido conocer en Francia.

VALENTÍA Y CURIOSIDAD

Su valentía y curiosidad sirvió para que la pequeña se adentrase en la cavidad, descubriendo de esta forma unas pinturas que son ya el emblema más importante del arte rupestre paleolítico mundial. Es incalculable la magnitud de saber que eres el primero que disfruta tras tantos siglos, de unas obras con esta antigüedad. Algo único e irrepetible.

La cueva de Altamira es la máxima representación del espíritu creador humano. Presenta un arte en grado de excelencia. Las técnicas artísticas (dibujo, pintura, grabado), el tratamiento de la forma y el aprovechamiento del soporte, los grandes formatos y la tridimensionalidad, el naturalismo, la abstracción y el simbolismo, todo está ya en Altamira. Bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos fueron pintados o grabados durante los milenios en los que la cueva de Altamira estuvo habitada, entre hace 36.000 y 13.000 años antes del presente.

Pese a la importancia de este descubrimiento, su vida se mantuvo alejada de la fama.  Además, su padre murió sin que el descubrimiento alcanzase el reconocimiento que realmente merecía en todo el mundo.

Además, fue madre de Emilio Botín y López, primer presidente ordinario del Banco Santander.

UNA HISTORIA DE PELÍCULA

La relevancia de este descubrimiento llegó a la gran pantalla en el mes de marzo de 2016, con el estreno de 'Altamira', dirigida por el reconocido autor Hugh Hudson y con Antonio Banderas como gran protagonista.

A María la dieron vida Allegra Allen e Irene Escolar. Durante la película, rodada en inglés, se puede disfrutar de la belleza de la zona.

María Sanz de Sautuola, un hallazgo para la historia
Comentarios