sábado. 24.02.2024

Hay mujeres que cada mes deben sufrir menstruaciones muy dolorosas. Pero eso no es, a priori, motivo para que pueda acceder a una revisión ginecológica. Ni siquiera si llega a sufrir mareos, vómitos, cefaleas y bajadas de tensión. Es el caso denunciado por una mujer de 45 años que durante los dos últimos ha presentado un cuadro de “malestar y fuertes dolores durante la menstruación”, que además era irregular. Sin embargo, y a pesar de que todo esto “le impide desarrollar con adecuado rendimiento su vida laboral”, le ha sido negado hasta en dos ocasiones el acceso a un especialista, a pesar de que nunca había sido revisada ginecológicamente.

La reclamación presentada por la afectada a la gerencia de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud (SCS), y a la que ha tenido acceso este diario, explica que dos facultativos diferentes del Centro de Salud Castilla-Hermida ofrecieron a la paciente remedios naturales para tratar de paliar los dolores y los “bajos niveles de hierro”, sin ofrecer en ningún caso “métodos farmacológicos”.

En concreto, y según el escrito, su médica de cabecera se negó repetidamente a solicitar la revisión ginecológica, siguiendo un protocolo de la Sanidad cántabra, y a tratar la anemia, sugiriéndole que “tomase espinacas”. Ante esta respuesta, y dado que los dolores continuaban, el pasado 23 de junio solicitó el cambio de facultativo, teniendo consulta ese mismo día con una nueva profesional.

A una mujer le ha sido negado en dos ocasiones hacerse una revisión ginecológica. Ante los constantes dolores acude a urgencias, donde es atendida  y se le recomienda una “revisión ginecológica a través de su centro de salud”

Sin embargo, esta segunda médica sugirió a la paciente “tomar soja” a pesar del estado que presentaba, y según el testimonio de la afectada, llegó a decir que “hay que aguantarse, que son los trastorno propios de la menopausia, y no hay nada que hacer. Según el protocolo de actuación, solo se deriva a una paciente al ginecólogo si presenta metrorragia” (hemorragia del útero fuera del periodo menstrual).

Ante los constantes dolores, ese mismo día por la noche acude a urgencias, donde es atendida, se le pone una inyección de Nolotil y se le recomienda una “revisión ginecológica a través de su centro de salud”.

Según han explicado fuentes próximas a la paciente, la respuesta “de palabra” del SCS a la reclamación presentada ha sido que, efectivamente “el protocolo está bien aplicado”, si bien la afectada está a la espera de la respuesta escrita, a la que este medio no ha tenido acceso.

En dicha reclamación se solicita que la paciente sea “atendida por un especialista en ginecología a la mayor brevedad posible”, “informada sobre los protocolos de actuación” del SCS, y que se adopten las “medidas oportunas si no se ha actuado correctamente” en el centro de Castilla Hermida.

Mareos, vómitos, cefaleas y bajadas de tensión durante la menstruación no son motivo...
Comentarios