sábado 21/5/22

La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la empresa pública MARE, ha implantado ya el quinto contenedor en los cuatro municipios del Valle de Iguña, que cuentan ya con más de 270 contenedores marrones para la recogida orgánica.

Una parte de los residentes ya ha recibido los cubos domésticos para su separación en origen, tras haber asistido a las sesiones vecinales de información y sensibilización, previstas en el proyecto, ha informado el Gobierno de Cantabria en nota de prensa.

Las primeras sesiones vecinales de información y sensibilización se han desarrollado en Arenas de Iguña, Anievas, Bárcena de Pie de Concha, Molledo y Puente Viesgo, donde MARE está implantando el contenedor marrón para la recogida de los residuos orgánicos a través de un proyecto piloto.

Estas reuniones pretenden incidir en la importancia de la recogida selectiva, aclarar las dudas sobre qué tipo de residuos van al contenedor marrón y cuáles siguen yendo en el de la Fracción Resto o a los ya establecidos para el reciclaje especial de envases, vidrio, papel y cartón.

El consejero de Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha afirmado que los habitantes de la comarca de Iguña "son los auténticos protagonistas de la transición hacia una economía circular en la que Cantabria ya está inmersa. Durante los últimos años han demostrado un comportamiento activo, con unos aumentos contantes en los niveles de reciclaje, lo cual nos permite avanzar hacia un modelo de gestión de los residuos aún más eficiente".

Monitores medioambientales explicaron los beneficios de utilizar el 5º contenedor para biorresiduos

En estas sesiones, monitores medioambientales explicaron los beneficios de utilizar el 5º contenedor para biorresiduos, incidiendo en la importancia de la colaboración ciudadana en la lucha contra el cambio climático, reduciendo nuestros residuos o reciclándolos correctamente para su posterior reaprovechamiento en nuevos recursos.

Además, a los vecinos que asistieron a las reuniones se les hizo entrega del cubo doméstico para biorresiduos, un recipiente aireado de 10 litros de capacidad para separar correctamente la materia orgánica del resto de residuos.

MARE ya está coordinando con los distintos ayuntamientos la entrega y gestión de estos cubos domésticos al resto de residentes, pues está prevista la dotación de un cubo por hogar censado en cada localidad que, en el caso de estos cinco municipios, suponen un total 2.300 cubos.

Este proyecto piloto que MARE está desarrollando en 11 municipios cántabros contempla, no solo la implantación de más de 2.000 contenedores marrones para biorresiduos, sino también el aumento de los contenedores de recogida selectiva con el fin de disminuir la cantidad de residuos reciclables que acaban, incorrectamente, en el contenedor para la Fracción Resto.

Además de proseguir con la implantación y las respectivas sesiones informativas en el resto de municipios, también se llevarán a cabo actividades en centros escolares, visitas guiadas a la planta de tratamiento de Meruelo y talleres específicos para pymes y comercios locales, hasta ahora aplazadas debido a la sexta ola de la pandemia.

Comentarios