martes. 29.11.2022
La vida tiene tragos amargos. Un puesto en una empresa eléctrica es llamativo cuanto menos, pero no se puede permanecer impasible ante el desorbitado precio de la luz.