viernes. 27.01.2023

Desde sus comienzos, Leche Cudaña ha apostado por una manera diferente de trabajar con su ganadería. Los mismos se remontan a la década de los 70, cuando el padre de Carolina, que ahora se encarga del área de comercio y marketing de Granja Quesería Cudaña, recuperó la granja de los abuelos, que en esos momentos estaba arrendada. Ya entonces decidió que allí se trabajaría de una manera diferente a la habitual. No quería depender del carro y la yegua y por ello marchó hacia Holanda, donde compró vacas para poner en marcha una granja profesionalizada, se asoció a ANFE y empezó a acudir a diversos concursos regionales y más tarde nacionales.

Tienen una apuesta en firme por la economía circular; los productos caducados y el desperdicio alimentario

Una vez sus seis hijos fueron siendo mayores, ayudaban hasta la edad de prejubilación de los padres. Más tarde se quedaron a trabajar tres hermanos a título principal y por último la granja es copropiedad de Ivón y su hijo Adrián, desde hace 4 años, que decidieron hacerse cargo de la misma. 

En el año 2009 se decidió diversificar la ganadería. Se instalaron máquinas expendedoras de leche, con la que ellos podían manejar los precios de la leche sin depender de la industria. Se llegaron a tener diez de ellas a lo largo y ancho de todo Cantabria, que se mantuvieron durante ocho años y de las que aún quedan dos situadas en Cabezón de la Sal y San Vicente de la Barquera.  

En ese momento decidieron expandir el negocio y empezaron a hacer queso, enseñados por los mejores maestros queseros de la zona. Apoyados por sus furgonetas de reparto, vieron la gran aceptación que tenían sus productos, por lo que en 2018 llevaron a cabo una gran ampliación de la quesería, lo que les permite tener una importante capacidad de transformar su leche. 

A todo esto se suma que desde hace siete años, se organizan visitas guiadas turísticas en las que se enseña la historia y se cuenta su filosofía de Bienestar Animal, “Cow Confort”, donde las vacas duermen en arena de playa porque es inerte, comen dos veces al día, con carro mezclador, que funciona como un robot Thermomix. Esta comida es el forraje de sus dos granjas, beben agua hasta 100 litros al día, la comida se arrima con un robot, como si fuera una Rumba, y se ordeñan con dos robots de ordeño, Lely Astronaut.

Tienen una apuesta en firme por la economía circular; los productos caducados y el desperdicio alimentario como el suero es para los cerdos. Hay una zona de juegos, para los niños, degustación de todos los productos con sidra SOMARROZA y una pequeña tienda por si se quiere comprar. También cuentan con una página web donde se hacen las reservas y se ofrece una tienda online, donde envían todos los productos, a toda España en 24 horas.

Las visitas están disponibles en temporada alta, puentes y fines de semana festivos, y en invierno ofrecen otras visitas como colegios, asociaciones de mayores, y otros grupos privados. En estos momentos cuentan con una producción de 4.000 litros de leche, ya que han reducido el número de animales, debido al sacrificio de estos, pero pronto esperan volverá a contar con las 120 vacas que tenían hasta el año pasado y que producían cerca de 5.000 litros, con una media de 40 litros. En Leche Cudaña colaboran estrechamente con productores de la zona que transforman su leche en yogurt, arroz con leche, Tu Cocina Tradicional y sobaos, quesadas Torrecartes, comercialización productos de otros proveedores de la zona como la mermelada de Monte Corona, que se presenta con su marca o la miel de Apícola Tejedor Óscar.

En Santa Cruz de Bezana también cuentan con otra granja (Las Minas), en régimen de alquiler, que cuentan con el mismo sistema, con dos robots de ordeño y cuya leche se dedica de manera íntegra a la industria.  Para recibir más información sobre el trabajo que se realiza en Granja Quesería Cudaña, puedes ponerte en contacto con ellos a través de los teléfonos 615987131 o 639426809 o en el correo electrónico [email protected]. En el futuro nos muy lejano, nos cuenta Carolina, esperan poder madurar los quesos junto con los demás productores de la zona Saja-Nansa, en una parte de la cueva del Soplao, en el Ayto. De Valdáliga, concretamente en una zona llamada Las Ligorias.

Comentarios