domingo. 27.11.2022
SALUD

El Laboratorio de Radón UC, único español acreditado para calibrar los equipos de medida de este gas

En Europa, solo cinco centros alcanzan este nivel de especialización, clave para detectar concentraciones peligrosas para la salud, siendo este gas la segunda causa de cáncer de pulmón
Luis Quindós, en las instalaciones del laboratorio de Radón en la Facultad de Medicina
Luis Quindós, en las instalaciones del laboratorio de Radón en la Facultad de Medicina

El Laboratorio de Radón de la Universidad de Cantabria (UC) se ha convertido recientemente en el primero de España en lograr la acreditación ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) para calibrar los equipos de medida del radón, un gas radiactivo presente de forma natural en la corteza terrestre y que puede causar importantes problemas de salud, siendo la segunda causa de cáncer de pulmón tras el tabaco.

En toda Europa son solo cinco los centros que trabajan con este nivel de especialización y pueden certificar los equipos, cada vez más necesarios al incluir el Código Técnico de la Edificación en 2019 la obligación de controlar la concentración de radón en las viviendas de nueva construcción, ha informado la UC en un comunicado.

El Laboratorio de Radón ya estaba acreditado por ENAC desde 2016 para hacer ensayos de radón, es decir, medir el radón con dosímetros detectores de trazas. "Desde entonces hemos trabajado por conseguir también la acreditación para calibrar los equipos", ha señalado el catedrático Luis Quindós, responsable del Grupo Radón, afirmando que esto supone "un salto cuantitativo y cualitativo".

RADÓN EN CANTABRIA

El radón es la fuente más importante de radiación natural y procede de la desintegración del uranio, un elemento que existe en la corteza terrestre "desde que el mundo es mundo", en palabras de Quindós. "Aunque tengamos una tierra muy antigua, nos hemos dado cuenta de esto tan solo hace 120 años".

El profesor ha explicado que mientras el uranio y el radio son elementos radiactivos sólidos y se quedan en el suelo, el radón es un gas y sale al aire, donde tiene la capacidad de adherirse a las partículas de polvo y entrar en los pulmones sin darnos cuenta, al ser incoloro, inodoro e insípido. "Si se diluye no pasa nada, pero si construimos en bajos, sótanos y bajo sótanos, a 15 metros bajo el suelo, la probabilidad de que entre a través de grietas y fisuras es grande. Esto afecta a casas apoyadas sobre el suelo y al primer piso como mucho", porque se desintegra antes de llegar a pisos superiores.

Quindós ha indicado que Cantabria, pese a tener suelos calizos con muy poco contenido en radio, sí tiene bastante radón porque "se trata de un karst lleno de cuevas y el gas se cuela al exterior". También ha advertido del riesgo que corren los espeleólogos que permanecen muchas horas e incluso días dentro de las cavidades. "Pueden ser lugares con altísimos niveles de radón; hemos llegado a medir 50.000 Bq/m3 cuando el nivel de referencia es 300".

CÁNCER DE PULMÓN

La inhalación de radón es la segunda causa más común de cáncer de pulmón según la OMS (Organización Mundial de la Salud), muy por debajo del tabaquismo que está detrás de más del 80% de los casos. "Conocemos los porcentajes debidos exclusivamente al radón, que están en torno al 7-9%, pero no cuánto ha agravado el problema en fumadores", apunta Quindós. "Hasta ahora lo que hay son estudios epidemiológicos para saber cuánto fumaban los que enferman, pero faltaría medir el radón en viviendas de no fumadores y ver la correlación con el cáncer de pulmón", ha apuntado.

Comentarios