miércoles. 28.02.2024

La jueza que instruye la causa contra el ex empleado de Novo Banco en la sucursal de Santander que supuestamente estafó cerca de 50 millones de euros a casi 80 clientes ha rechazado que la entidad financiera se auto avale a sí misma y exige al respecto que la fianza de 19 millones impuesta sea otorgada por un tercero. Así lo establece la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santander, que dirige la investigación, en una resolución dictada a mediados de este mes y notificada esta semana, de la que ha tenido conocimiento Europa Press por fuentes jurídicas.

En ella, la magistrada estima el recurso interpuesto por diversas partes personadas en el caso y deja sin efecto una anterior providencia, con lo que obliga a Novo Banco -que tiene la doble condición de acusación y responsable subsidiario en este proceso- a prestar una fianza por más de 19 millones de euros. En este sentido, indica a la entidad que no puede auto afianzarse, sino que ha de presentar una fianza "auténtica", otorgada por un tercero. Y es que el banco aportaba una fianza prestada por él mismo, cuando el propio concepto de fianza implica que la tiene que prestar un tercero, que era lo que alegaban las partes recurrentes.

La jueza exigió la fianza a Novo Banco por su posible responsabilidad en el caso del exempleado de Santander Jacobo Vidal, investigado por presunta administración desleal, falsedad en documento mercantil y estafa. Él mismo denunció los hechos a la Fiscalía y los admitió ante la jueza, implicando también al banco al asegurar que sabía lo que hacía pero carecía de "controles" y "miraba para otro lado" por los beneficios que su actividad le reportaba.

Es decir, la jueza impuso los 19 millones de fianza a la entidad financiera en su condición de investigada en este proceso, como obliga la ley en estos supuestos y conforme a la petición del fiscal Y aunque el banco portugués recurrió la fianza exigida, también se auto avaló, extremo este último que fue cuestionado por otras partes implicadas en el proceso, que alegaron que un aval es una garantía que presta un tercero, otra entidad financiera por ejemplo.

DENUNCIA DE JACOBO VIDAL

Este caso se destapó a principios de 2020 cuando el propio implicado -que permanece en libertad- trasladó a la Justicia las supuestas irregularidades cometidas cuando trabajaba en la oficina de Novo Banco en Santander.

La instrucción se inició con la práctica de una serie de diligencias, entre ellas informe del patrimonio del denunciado, embargo de sus bienes y rentas, su declaración en calidad de investigado o el requerimiento a la entidad de la documentación e información relativa a las operaciones realizadas.

En paralelo a la investigación, la entidad ha mantenido conversaciones con clientes afectados para tratar de mitigar los efectos causados, y ha defendido que la cuantía supuestamente estafada está "muy alejada" de la manifestada por el procesado, como así se desprendería de un informe independiente aportado a la causa.

La jueza rechaza que Novo Banco se auto avale y pide que la fianza de 19 millones la...
Comentarios