martes. 06.12.2022
CULTURA

IU solicitará una auditoría sobre el trabajo de la Fundación Santander Creativa

Saro presenta una moción para "comprobar la necesidad" de una fundación que tiene un presupuesto de 805.000 euros anuales, un tercio de los cuales procede del Banco Santander o la Fundación Botín, y según dice, marca las directrices culturales de la ciudad, "ninguneando el trabajo de la Concejalía".

fundacionsantandercreativa02
Gema Igual y otros miembros del Patronato de la Fundación Santander Creativa, en una imagen de archivo

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Santander, Miguel Saro, ha presentado una moción para debatir en el próximo Pleno municipal con el objetivo de "obligar" al Consistorio a auditar a la Fundación Santander Creativa (FSC). El edil quiere "comprobar la necesidad" de una fundación que, según dice, marca las directrices culturales de la ciudad, "ninguneando el trabajo de la Concejalía", y "a la vista del resultado, estudiar la reducción del presupuesto de aquella para devolverlo a la gestión directa municipal", ha indicado en un comunicado de prensa.

Saro ha recordado que la FSC tiene un presupuesto de 805.000 euros anuales, un tercio de los cuales procede del Banco Santander o la Fundación Botín, "que condicionan las directrices de política cultural que decide en exclusiva la Fundación en la ciudad". El concejal ha criticado la forma de planificación de actividades culturales de la Fundación, que, en su opinión, ha pasado de ser un instrumento de mediación entre las iniciativas del sector cultural a "un concurso anual organizado por una Fundación consolidada por el Ayuntamiento con una decreciente aportación del Banco de Santander y la Fundación Botín, que regula un concurso popular de ideas y una lista de proyectos establecidos" de los que no existe una auditoría publicada que permita medir la utilidad del proceso. Y ha denunciado que mientras tanto se "quedan sin presupuesto" servicios culturales municipales, como la red de bibliotecas, que "pudieran romper la brecha entre barrios queridos en materia de política cultural por nuestro gobierno municipal, a los que se destinan todos los recursos públicos, y los barrios populares".

Saro también ha acusado al Ayuntamiento de renunciar a ejercitar de forma directa las políticas públicas, "limitándose a periódicas aperturas e inauguraciones de espacios físicos para los que posteriormente se subcontrata la gestión, a ceder las zonas más codiciadas de la ciudad, urbanísticamente hablando, a entidades privadas con fines aparentemente culturales". El resultado, ha concluido el concejal de Izquierda Unida, es "un panorama de indudable atraso" de la ciudad, en un contexto en el que el resto de capitales y ciudades de la Cornisa Cantábrica e incluso del norte de Castilla "llevan lustros apostando por políticas de fomento, no sólo de la creación y oferta cultural como atractivo hacia el exterior, sino fomentando la educación y dotación de recursos culturales de y para el conjunto de la ciudadanía".