domingo. 25.02.2024

El Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria ha interceptado y abordado la pasada medianoche un velero con droga a bordo en aguas internacionales, a unas 25 millas al Norte de la costa de Santander. El volumen de la carga, en principio cocaína, podría alcanzar las dos toneladas, cantidad pendiente aún de confirmar y que, en ese caso, convertirían el alijo en "histórico", el mayor incautado en la historia de Cantabria.

Se trata de una "auténtica barbaridad" que habría alcanzado "bastantes decenas de millones" de euros en el mercado, según ha destacado a Europa Press el delegado especial de la Agencia Tributaria en la región, Miguel Cárcaba, que ha reconocido que en el servicio están "muy contentos" por el "éxito" de esta operación.

La embarcación, con bandera británica, fue localizada en el marco de una operación llevada a cabo por el citado organismo de vigilancia aduanera junto a la Guardia Civil y la Policía Nacional. Tras el abordaje, sus tripulantes, un español -de origen vasco y patrón del barco-, dos venezolanos y un colombiano, reconocieron que llevaban cocaína y manifestaron la cantidad que transportaban -que a priori encaja con el número y tamaño de los fardos hallados en el interior del barco-. No opusieron resistencia al ser detenidos y han pasado a disposición de la Benemérita.

Mientras, el buque fue remolcado hasta el Puerto de Santander, donde llegó a las 8:00 horas y permanece en custodia en el Muelle de Maliaño, en el margen norte, lugar en el que se efectuará la descarga y análisis de la droga -cantidad y pureza- una vez se obtenga autorización judicial, de la Audiencia Nacional -por ser interceptado en aguas internacionales- a través del juzgado de guardia de Santander. Se espera obtener dicha autorización para esta tarde.

DOS DÍAS DE BÚSQUEDA

El Servicio de Vigilancia Aduanera localizó la embarcación, que había salido de Reino Unido y llevaba tres meses de travesía, sobre las doce de la noche, tras dos días de búsqueda y después de haber recibido una información del Reino Unido. Cárcaba ha aludido a las dificultades del hallazgo de la embarcación, de unos catorce metros, de noche y en alta mar, en condiciones meteorológicas adversas, ya que además había desconectado los instrumentos que permiten su localización y navegaba sin luces.

Fue detectada por un radar cuando estaba parada, probablemente a expensas de la llegada y auxilio de otras embarcaciones para descargar y evacuar la droga. Se desconoce hacía dónde se dirigía o en qué puerto tenía previsto atracar.

El delegado también se ha referido a la excepcionalidad de que este tipo de operaciones se lleven a cabo en aguas, aunque internacionales, cercanas a la costa, y fuera de las 'rutas' habituales para la entrada de cocaína y droga en general, como lo son las de Levante, el Estrecho de Gibraltar o las gallegas.

Así, parece -según ha dicho- que han cambiado hacia las consideradas hasta ahora "aguas tranquilas" del Norte, sobre todo de la Costa Cantábrica, donde "no estamos acostumbrados ni muchísimo menos a este tipo de operaciones". "Este tipo de mafias se adapta a los agujeros del sistema", ha advertido para concluir.

Incautadas dos toneladas de cocaína, el mayor alijo en Cantabria, en un velero a 25...
Comentarios